Archivo de la etiqueta: Turismo Gastronómico

Almuerzo con Protocolo en La Celestina de Cardales.

El domingo pasado hubo festejo. No era cuestión de dejar pasar inadvertido el inicio de la cuarta década, y aprovechando que ya desde hace algunas semanas varios lugares comenzaron a trabajar con protocolos, comenzamos a buscar y dimos con este interesante post de Amar Viajar con diferentes opciones para salir a comer y pasar un día fuera de la ciudad.

A partir de allí conocimos La Celestina, Casa de Campo, una hermosa quinta ubicada en Cardales, a menos de una hora de viaje desde casa, que está trabajando con un protocolo bien armado. Las fotos en el Instagram, al que accedés desde el link, con mesas bien espaciadas y al aire libre, nos dieron la idea de que ir a almorzar allí es seguro.

Por supuesto que el primer paso fue contactarlos por WhastApp para averiguar los detalles y concertar la reserva. En La Celestina están bien organizados, incluso en los detalles: las reservas se realizan para llegar en 3 horarios diferentes (12:30, 13:00 y 13:30 hs), con lo que logran que la gente no se amontone en la entrada.

Cuando llegas te miden la fiebre y si está todo bien, te acompañan hasta la mesa que te corresponde. Pueden ser de hasta 8 personas de un mismo grupo familiar, o hasta 4 personas en el caso de no convivientes. Las mesas, espaciadas, y a la sombra de los árboles. Cuando te empieza a pegar el sol no tienen inconveniente en trasladar alguna de las sombrillas diseminadas por el parque, o armarte una. Las mozas, obvio, con barbijo, y se sugiere a los comensales que también lo usen cuando se levantan de la mesa y van a espacios comunes (como el baño), algo que en general se cumple bien.

 

Hay música en vivo (al menos el día que fuimos nosotros, tranquila, ideal para acompañar la comida) y en la mesa tenés un sobre para poner la propina para los músicos.

El protocolo incluye también el alcohol en gel en cada mesa, y hasta que la empanada venga en sobre!

Vamos ahora con lo más interesante, porque en definitiva esta fue una salida gastronómica, así que queremos comer! El menú consta de una empanada de carne al disco (que es realmente un lujo), parrilla (chorizo, morcilla, asado, vacío, cerdo y en nuestro caso hasta algo de pollo) y ensaladas (que vienen bien abundantes). Las berenjenas al escabeche que nos sirvieron con la entrada, estaban de antología.

También hay una opción vegetariana (la empanada es de humita y el principal son canelones caseros de ricota y verdura) e incluso una alternativa para celíacos e hipertensos (sin sal). Pero no fue nuestro caso, que le entramos con ganas a esto que ves en la foto. Muy buena calidad en toda la mercadería, así que aplausos para el asador!

Para el cierre hay almendrado, y luego si querés tenés café e infusiones libres, que podés acompañar con alguna porción de torta (que esa sí, se abona aparte).

Luego si querés podés quedarte a pasar la tarde, hasta las 18 hs. El parque es grande y ahí se pueden aprovechar los livings que ya tienen armados, o incluso están los que se llevan sus reposeras. El quipo de mate lo podés llevar y te dan agua caliente, aunque sólo podés compartirlo con convivientes, lógicamente.

La Celestina resulto una excelente opción para escaparse de la cuarentena, respirar algo de aire de campo y comer algo rico a precio accesible. Sumamente recomendable. Hasta el domingo pasado, incluso, había que sacar un permiso especial de circulación para cada uno de los comensales, pero con el paso de ASPO a DISPO este requisito quedó obsoleto, así que ahora es más fácil llegarse hasta esta quinta de Cardales a disfrutar de un día de sol.

¡A aprovecharlo!

Ellis Gourmet Burger: Unas hamburguesas diferentes en Bélgica.

Cuando llegamos a Gante, luego de pasar la mañana en Brujas, ya había pasado el mediodía y nosotros todavía no habíamos almorzado, por lo que buscamos una opción que nos permitiera comer rápido pero a la vez rico. Fue entonces cuando en el celular apareció un nombre que nos llamó la atención: Ellis Gourmet Burger.

Una hamburguesa era sin lugar a dudas la opción más práctica, pero el que se tratara de una hamburguesa gourmet nos dio curiosidad, al tiempo que nos hacía imaginar que no íbamos a tener que relegar sabor para conseguir agilidad. Y la verdad que fue un gran acierto.

Ubicado en la Grote Markt, al 12 de la calle Korenmarkt, la cadena de restaurantes tiene uno de sus locales en un lugar estratégicamente céntrico. De ambiente tranquilo y agradable, el restaurante ofrece varios tipos de hamburguesas en su carta, pudiendo diferenciarse entre las clásicas y las especiales, que hasta incluyen una opción vegana que, según ellos, se ve y satisface como si fuera carne. Para los amantes del picante, está también la Red Hot Chili, cuyo nombre no deja lugar a dudas.

En mi caso fui con la más clásica de todas (¿cuándo no?), la típica cheese & bacon bien cocida (ya que te consultan en qué punto la querés, y siempre que se trate de carne picada así la prefiero). Se trata, tal como se ve en la foto, de una hamburguesa enorme, de estilo casero y con pan levemente tostado, en un conjunto delicioso que no te va a dejar con hambre. Para beber, fuimos con las sugerencias de la mesera, y como toda cerveza belga estas no tuvieron desperdicio.

Un detalle de esta hamburguesería es que no venden el típico combo que te trae la guarnición incluida en el precio, sino que tenés que agregarla aparte. ¡Pero qué guarniciones! La papa rústica con crema estaba espectacular y era un complemento ideal para la hamburguesa, que además te permite salirte de las clásicas fritas. También probamos una ensalada que estaba exquisita, y otra opción eran las batatas fritas.

Los productos que probamos hacen honor a su nombre. En el caso de Ellis, hace referencia a Ellis Island, el lugar cercano a New York donde se concentraban los inmigrantes europeos que llegaban a Estados Unidos, el país en el que según ellos la hamburguesa se perfeccionó en las últimas décadas. En cuanto a lo gourmet se nota en la combinación de los sabores, no solo en el plato principal, sino también en las guarniciones. Y muy buenos precios, rondando los EUR 10 o EUR 15 por persona.

Una excelente alternativa para comer rápido, rico, barato y, sobre todo, diferente.