Archivo de la etiqueta: San Rafael

Una breve parada en el Embalse El Nihuil.

Dependiendo desde dónde lo arranques, el recorrido por el Cañón del Atuel puede comenzar o terminar en la Villa El Nihuil, lugar de emplazamiento del embalse homónimo que le da un atractivo singular.

Muelle

A lo lejos, el muelle se adentra en el lago artificial.

Ubicado a unos 80 kilómetros aproximadamente al sudoeste de San Rafael, este lugar debe su nombre a un vocablo indígena que tiene dos posibles significados: “agua de zorzal” o “lugar donde hay paso”.

Sobre el dique

Al dique se puede acceder caminando. En días de sol más que recomdable un buen gorro.

En este punto del mapa se decidió construir un dique para regular el caudal del río Atuel con el objetivo de optimizar sus aguas para el riego, y para la generación de energía hidroeléctrica, alrededor del cual fue creciendo la villa que hoy se ha convertido en un punto turístico más de la provincia de Mendoza.

Paredon Dique

El dique se encuentra a 1325 m.s.n.m. y la pared alcanza una altura de 115 metros.

Este enorme embalse forma parte y es cabecera del Sistema Los Nihuiles, conformado por otras dos represas y plantas generadoras de energía, que con una capacidad instalada de 265,2 MW representa hoy en día el 0,9% del total de la Argentina. Por supuesto estos números cambiarán en el futuro, especialmente cuando se construyan las centrales atómicas que el gobierno pactó con China.

Base Luminaria

El lago es aprovechado para la práctica de windsurf, esquí acuático y pesca deportiva, entre otros.

Por supuesto que no es sólo energía, sino que el dique y el lago artificial son una atracción en sí mismos, y como toda obra de este tipo atrae a los turistas que están por el lugar. En ese sentido las aguas del lago son aprovechadas para realizar actividades de pesca deportiva y deportes náuticos, y convierten a la Villa El Nihuil en un punto turístico más de la provincia.

Del otro lado de la pared

Con una longitud de 40 km, el Sistema Los Nihuiles genera anualmente unos 884 GWh en promedio.

Al dique se puede acceder caminando, lo cual representa un buen paseo, ya sea cierre o preámbulo de la visita al Cañón del Atuel. Por supuesto que además puede ser muy bien aprovechado para jugar con la cámara y hacer fotografía.

Abrir

¡Ojo! Mirar quién está del otro lado antes de girar la llave.

La Villa El Nihuil es más bien pequeña, y aunque estuvimos únicamente de paso se la percibe también muy tranquila, un lugar ideal para ir a relajarse. Claro que como todo lugar turístico bien puesto tiene también las comodidades correspondientes: información turística, y un kiosko donde podés conseguir de todo, hasta rollos… ¿(de fotos)?

Todo lo que necesitas

Lo que busques, lo encontrás. Así indica el cartel que si se refiere a rollos de fotos debe ser algo viejo.

Algo que conseguís seguro en cualquier alojamiento es wifi para conectarte y visitar Ahicito Nomás, así que te espero por acá la próxima semana para compartir un nuevo post. ¡Y acordate que ahora salimos todos los lunes!

Anuncios

Galería de Imágenes del Cañón del Atuel.

La recorrida por el impresionante Cañón del Atuel se inició en la localidad de El Nihuil, donde el asfalto desaparece y el ripio se interna en las montañas. Ese es un buen punto para apearse del auto y contemplar lo magnífico del paisaje. Claro que no es necesario irse tan al borde del precipicio, si desde donde estamos se ve bien, no?

Parejita en el abismo

A partir de allí comenzará un camino en el que predomina ampliamente la roca hasta donde uno llega a ver.

Cañon seco

Y el polvo en el camino propiamente dicho.

Camino entre las montañasPasados unos kilómetros veremos algo de agua.

Central electrica

Se trata del lecho que alimenta a la primera central hidroeléctrica del recorrido (sin contar por supuesto la del Nihuil).

Represa Hinisa

Pero es solo cuestión de tiempo para que el paisaje vuelva a convertirse en pura roca.

Pura roca

Un pequeño riacho a la vera del camino comienza a acompañarnos, y en una curva una cantidad de vehículos estacionados llama la atención. Hacemos nuestra parada también y nos adentramos en la montaña a pie.

Siguiendo el agua

Hasta encontrar la cascada.

Cascada

Para llegar hasta ese punto hubo que trepar varias rocas. Estamos casi literalmente rodeados por paredes de piedra.

Cielo encajonado

Habiéndonos refrescado en un día de intenso calor, volvemos al auto con la cabeza mojada y listos para seguir el recorrido, ahora sí, con algo más de azul líquido a nuestro alrededor.

Camino bordeando el lago

El lago propone una vista impresionante. Imposible no buscar dónde parar para contemplarlo tranquilo y disparar un par de fotos.

Aguas verdes

Lago y montañas

El lago

Finalmente se llega al dique Valle Grande, que en el momento de nuestra visita secaba literalmenet el río Atuel con sus compuertas cerradas.

El dique

El camino te lleva a pasar por sobre el dique.

Sobre el dique

Esta es la vista del lago, cuando te tomás un respiro a la sombra de los árboles.

Entre los arboles

Y esta otra es la perspectiva si te aventurás al rayo de sol sobre el dique.

lago desde el dique

Sin embargo, cuando cruzás y mirás hacia el otro lado del dique, el panorama es totalmente diferente.

El dique seca el rio

Como si no fuera real, uno trata de mirarlo con otras perspectivas para ver si se ve diferente. Pero el resultado no cambia, la emergencia hídrica hizo lo suyo y hubo que cerrar las compuertas. No hay agua para este tramo del Atuel, se lo mire desde donde se lo mire.

La ventanita

Este fue el recorrido fotográfico por el cañón. Lo que ves aca ni cerca está de la realidad que te presenta la naturaleza en San Rafael, así que aún cuando tenga poca agua, no te pierdas la oportunidad de hacerlo si estás de paseo por esa zona.

Y por supuesto no te pierdas el próximo post de Ahicito, la semana que viene. ¡Hasta entonces!

El Cañón del Atuel: un río escurriéndose entre diques y rocas.

Una de las maravillas más sobresalientes que presenta el paisaje mendocino es el Cañón del Atuel, una extensión de más de 30 kilómetros de montañas entre las cuales el río homónimo fue tallando su camino. Este es un recorrido que todo aquél que esté parando en San Rafael no puede perderse por nada del mundo.

Comienzo en Nihuil

En nuestro caso estábamos con el auto que habíamos alquilado en Mendoza, lo que facilitó en mucho el traslado. La gran ventaja del auto es que uno puede ir haciendo el recorrido a su tiempo, parando donde se le de la gana, y por el tiempo que uno quiera. La desventaja es por supuesto que falta la explicación del guía, que muchas veces suma mucho.

Al fondo Villa El Nihuil

Así es que sabemos que el agua y el viento accionaron por largos años sobre las rocas hasta ir tallando diferentes formaciones rocosas en la montaña, como ser el Museo de Cera, el Sillón de Rivadavia y Los Monjes, entre otros, y aún cuando uno divise el cartel sobre la ruta que identifica cada una, será difícil divisar la forma propuesta sin ayuda externa.

Camino de cornisa

Igualmente, esos terminan siendo detalles minúsculos, porque ya por la inmensidad del Cañón vale la pena la excursión. Con o sin guía, las imágenes serán impactantes, aún si sucede como a nosotros que fuimos durante un período de emergencia hídrica en la provincia, y por lo tanto al río se lo veía bastante seco.

Rio a la vera

Eran kilómetros y kilómetros de roca sin poder divisar dónde estaba el río que le daba nombre a todo ese paraje. Cuando finalmente se comenzaba a ver el agua azul-verdoso era señal de que nos estábamos acercando a alguna de las centrales del complejo hidroeléctrico Los Nihuiles, que generan unos 220 megavatios de electricidad.

Represa Hinisa

El Cañón puede recorrerse en un sentido o en el otro. Nuestra elección fue comenzar por El Nihuil para finalizar en la zona de Valle Grande, conocida por ser el centro de actividades de turismo aventura de San Rafael. Allí es donde se practica rafting, canopi y cuanta actividad se te ocurra que puede hacerse con el río como atractivo.

El lago

Todo esto en plena temporada, claro está. En marzo, como fuimos nosotros, no sólo pasa que la temporada amaina, sino que además, por encontrarse en emergencia hídrica la provincia, cada gota de agua es vital para pasar el invierno. Por ese motivo el dique de Valle Grande permanece abierto suministrando caudal de agua al río durante el verano, pero finalizado febrero, la compuerta se cierra para no malgastarla.

El dique

Yo hace muchos años atrás he ido a pasar unas vacaciones con amigos a esta zona de Mendoza y recuerdo los puestos a orillas del río repletos de gente dispuesta a hacer principalmente rafting (actividad que recomiendo hacer en el Río Atuel si vas con la familia porque es muy tranquilo, pero si querés un poco más de adrenalina claramente tenés que buscar hacerla en el Río Mendoza). En esta ocasión me embargó una profunda sensación de depresión al ver las estructuras vacías, sin kayacs, ni remos, ni clientes. Ni que hablar del lecho del río seco.

El dique seca el rio

En este punto corresponde hacer un paréntesis para habilitar una crítica a los trabajadores del turismo mendocino. Tengo una anécdota de un matrimonio con el que compartí la excursión a La Payunia en Malargüe, quejándose de cómo los estafaron en un hotel de San Rafael: cuando llegaron les ofrecieron cambiar su habitación por una con vista al río por (creo) $100 más, y obvio, la pareja aceptó. El problema estuvo en que cuando abrieron la ventana el río no existía: estaba seco obviamente. Esas avivadas por sacarle al turista unos mangos más y que hacen pasar a todo el mundo un mal momento (porque lógicamente se te van a ir a quejar) y determinan que nunca más vuelvan a tu establecimiento ni lo recomienden, la verdad es que son inentendibles. Por eso, el mensaje para la gente del turismo sanrafaelino es: #avivadasno!

Volviendo al paisaje del dique Valle Grande, el contraste es realmente elocuente, casi increíble. De un lado del paredón el río está totalmente seco, mientras que del otro lado el lago artificial muestra todo el esplendor del que este paisaje es capaz.

lago desde el dique

Más allá de estos sentimientos, y de que tenga mucha o poca agua, la recorrida por el Cañón del Atuel es un imperdible si estás en esta zona. Contártelo en palabras es imposible, y aunque las fotos van a quedar cortas y con gusto a poco, el jueves próximo se publica la galería de imágenes para que puedas darte una mejor idea de lo que impresionante del paisaje. Y por supuesto, para que si no lo conocés, por fin te decidas a ir.

¡Te espero por acá el jueves!