Archivo de la etiqueta: Ruta 40

Entramos en la hermosa Iglesia parroquial de Molinos.

Una de las construcciones más llamativas y características del pueblo de Molinos es su iglesia. De estilo cuzqueño, con dos cúpulas redondeadas coronándola y techo de cardón, la Parroquia San Pedro Nolasco se levanta hermosa e impecable, a pesar de tener ya sus buenos años. Sus ventanas, cuya disposición está cuidadosamente estudiada, se disponen de forma tal que la luz del sol ingresa durante todo el día; y aquella luminosidad se nota apenas uno ingresa.

Comenzó a ser levantada en el año 1659 cuando el capitán español Diego Díaz Gómez ordenó construir un oratorio en aquél lugar. En el 1692 se realizó la primera reforma, de la cual aún hoy se conserva el dintel de la puerta con la fecha inscripta. Sin embargo recién en 1760 el General Domingo Severo Isasmendi, último gobernador realista de Salta, llevaría a cabo las reformas que la convertirían en parroquia.

De hecho en el interior de la iglesia, empotrado en una de sus paredes, se encuentra la tumba  con el cuerpo momificado de este personaje central en la historia de Molinos, que nacido en la hacienda familiar ubicada justo en frente a la parroquia, murió en ese mismo lugar en 1837. Una placa lo recuerda como “Señor de la Encomienda de los Molinos y Gobernador Intendente de Salta 1809-10”.

Mientras que el atrio fue primeramente patio de evangelizaciones para luego pasar a transformarse en cementerio, el balcón de entrada se utilizaba para dar la misa los días de más público en los que la cantidad de gente no permitía oficiarla en el interior del edificio. La Pila Bautismal, de tiempos inmemoriales, aún puede observarse empotrada en la pared a la derecha de la entrada.

En el altar y el retablo se ven las reminiscencias cuzqueñas, con hermosas tallas en madera. La imagen de la Candelaria, en el centro del altar mayor, tiene pelo natural y una corona de plata. Para completar el retablo aparecen San Francisco, la Virgen del Valle y San Pedro Nolasco, patrono de la iglesia.

Visten las paredes de ambos lados distintas obras de arte. Los cuadros del Vía Crucis son ni más ni menos que tapices hechos por artesanos de la zona, mientras que por otro lado resalta el cuadro San Pedro Nolasco y los nuevos Cautivos de Ramón Chocobar, que impresiona de sólo mirarla.

En 1942 la iglesia fue declarada Monumento Histórico Nacional, y definitivamente vale una visita. La simpleza de su interior resalta su belleza, lo mismo que la iluminación nocturna que da una imagen que, decididamente, merece ser fotografiada.

Una parada en San Carlos, el pueblo que quizo convertirse en capital de Salta.

Siguiendo por la Ruta Nacional 40 hacia el norte, a algunos minutos de la localidad de Cafayate, uno desemboca en un tranquilo pueblo salteño que supo ser una metrópoli de importancia en el pasado. Se trata de San Carlos, la población más antigua de la provincia, y que en su momento disputara el honor de ser la capital de la misma.

Fundado en 1551 por Juan Nuñez del Prado a este pueblo se lo conoce también como “la villa de los cinco nombres”. El primero de sus nombres fue Barco II, al momento de su fundación, pero pronto el asentamiento español fue destruido por los calchaquíes. La segunda fundación corresponde a Juan Perez de Zurita en el 1559, quién lo bautizó con el nombre de Córdoba del Calchaquí, pero una vez más el poblado siguó el mismo destino a manos de los pobladores originarios de la zona. Y así se repetiría una y otra vez, destrucción tras fundación, adquiriendo la villa los nombres de San Clemente de la Nueva Villa en 1577 y Nuestra Señora de Guadalupe en 1630. Fue finalmente en 1641 que los jesuitas instalaron en aquél lugar la Misión de San Carlos Borromeo, la que perduró y dió origen y nombre al actual pueblo.

Pero no es por eso que decimos que San Carlos supo ser una población de importancia. Efectivamente en una época adquirió gran importancia económica y política, lo que le valió tener grandes chances de convertirse en la capital provincial. Finalmente, la votación definitiva se torció en su contra y perdió por un sólo voto contra, obviamente, la ciudad de Salta.

 

Hoy en día cuando uno llega a este lugar poco podrá percibir de aquellas ajetreadas épocas. Es un tranquilo pueblo de montaña donde abundan las construcciones de estilo colonial, digno de ser visitado. Al recorrer el circuito de los Valles Calchaquíes una parada en San Carlos es obligada,  para disfrutar de la sombra en su plaza principal y conocer su iglesia, declarada monumento histórico, que es la más grande de la zona y la única en ostentar crucero y cúpula.

Pero en caso de que se tenga tiempo suficiente, San Carlos amerita también hacer noche para disfrutar del pueblo y sus alrededores. Dentro de los límites del poblado se puede visitar el museo y sus colecciones arqueológicas, y saliendo un poco más allá están la Cascada de Celia, las Peñas Blancas (donde antiguamente existía un cementerio indígena), y el Dique Las Tijeras. Incluso se pueden realizar circuitos en bicicleta, como el de los vinos artesanales, el de los talleres artesanales, o el del mirador del Cerro San Lucas.

Para los entusiastas de la pesca el Río Calchaquí que recorre el paisaje siguiendo la ruta ofrece una buena oportunidad para despuntar el vicio, y quienes gusten del arte y las culturas aborígenes podrán entretenerse también explorando las pinturas rupestres y petroglifos que se pueden encontrar en el Paraje San Lucas.

La fiesta patronal de San Carlos de Borromeo es el 4 de noviembre, pero también hay otras fechas con actividades especiales, como ser la Fiesta del Barro Calchaquí. Si se piensa en cuestiones climáticas, en cambio, la mejor época para visitar el pueblo es en invierno, ya que durante el verano abundan las lluvias en aquella zona. Igualmente, yo la he visitado en ambos momentos del año y puedo garantizar que los valles calchaquíes se disfrutan, siempre.

En los próximos posts seguiremos recorriendo esta hermosa zona que es el Noroeste Argentino, con sus imponentes paisajes, antiquísimas casas de adobe, y largas historias íntimamente ligadas a la formación de nuestro país como tal. Un lugar que ningún argentino debería dejar de conocer.