Archivo de la etiqueta: Monumentos

Memorial a la Invasión de Bahía de Cochinos, en Miami.

La última vez que viajé a Miami por cuestiones laborales me tomé el fin de semana para hacer un poco de turismo y despuntar el vicio aeronaútico en un escenario totalmente diferente al que estoy acostumbrado. La intención era visitar el Wings over Miami Museum, y a pesar de la reprogramación de mi itinerario por mal tiempo, que derivó en que el único día que podía ir a visitarlo el museo figurara en el web como «cerrado», me dirigí al Miami Executive Airport para probar suerte. El museo estaba efectivamente cerrado, pero pasé un rato viendo el movimiento de los aviones y cuando ya estaba emprendiendo el regreso, esto me llamó tanto la atención que estacioné y bajé a mirar de qué se trataba.

b-26

Era ni más ni menos que un viejo bombardero B-26 emplazado en el Bay of Pigs Memorial, dedicado a recordar uno de los eventos armados resultantes de la Guerra Fría que se dieron en suelo americano: la  invasión de Bahía de Cochinos.

A consecuencia de la declaración de Fidel Castro como comunista y el alineamiento de Cuba con la Unión Soviética a pocos kilómetros de Estados Unidos, el presidente Eisenhower decidió intervenir militarmente para resolver la situación, por lo que ordenó a la CIA que diseñara una acción encubierta para derrocar al régimen socialista.

1-explicacion

Así es como en abril de 1960 agentes de la CIA viajaron a Miami para reclutar exiliados cubanos que estuvieran dispuestos a realizar tal aventura, y los entrenaron secretamente en una isla de la zona a fin de formar la Brigada 2506. El plan consistía en llevar a cabo una serie de bombardeos para destruir el poder aéreo cubano y asimismo cubrir el desembarco de la brigada en Trinidad. Sin embargo la operación no se realizó antes del cambio de presidencia y fue John F. Kennedy el encargado de dar la orden, aunque con algunas variantes que condenaron la invasión al fracaso.

b-26-lateral

La mayor preocupación de Kennedy era mantenerse fiel al estilo norteamericano de intervención en Latinoamérica y cubrir todo rastro de participación de los Estados Unidos en la agresión armada contra la isla. En ese sentido, se cambió el punto de desembarco a uno mucho más alejado: la Bahía de Cochinos que le da nombre histórico al evento. Además, a último momento se cancelaron los bombardeos, cuestión primordial para argumentar que los norteamericanos no habían tenido nada que ver, ya que el involucrar a la U.S. Air Force en forma directa echaba por tierra todo intento de lavarse las manos. Sólo la primer tanda de ataques aéreos se efectuó con pilotos de la Brigada, los cuales fueron insuficientes para desactivar el sistema defensivo de Castro, y además, lo alertó sobre lo que se venía, poniendo en marcha el plan de defensa, incluida las acciones diplomáticas en el seno de la ONU.

b-26-de-frente

Lo que curiosamente no se canceló fue la invasión por tierra, que sin el apoyo aéreo de los bombardeos quedó aislada y condenada al fracaso.

Lo que quedó de aquellas tristes acciones militares estadounidenses en tierra latinoamericana fue este monumento, que recuerda y honra a los valerosos pilotos cubanos que perdieron la vida atacando a su propio país en lo que pensaban era una acción heroica para liberar a su tierra de las garras de un dictador comunista, pero que en la práctica fueron manipulados por el poder político de turno (y librados a su suerte por el del turno que le siguió), en pos de sus propios intereses que poco tienen que ver con el bienestar del pueblo cubano. En fin, un recuerdo de la nefasta intervención norteamericana en Latinoamérica, cuyo resultado fue miles de muertos y desaparecidos a lo largo de todo el continente.

Las Estatuas de Madrid y sus curiosas historias.

Durante el walking tour por la ciudad de Madrid visitamos los puntos neurálgicos del centro y observamos varias estatuas de las cuales Karen, la guía, nos contó historias sorprendentes.

Quizá la más curiosa sea la de la estatua ecuestre del rey Felipe III ubicada en el centro de la Plaza Mayor. Durante los tiempos de la República se consideró que no era una buena idea mantener ese símbolo de la monarquía en un punto tan concurrido de Madrid, por lo que se trasladó el monumento fuera del alcance del público. Sin embargo, para 1931 durante la Segunda República no sucedió lo mismo, y la estatua fue atacada por los manifestantes.

estatua-con-luna

En los festejos por la proclamación de la Segunda República uno de los simpatizantes introdujo un petardo por la boca del caballo, única abertura de la estatua. Al estallar, el petardo destruyó el vientre del caballo esparciendo miles de pequeños huesos de pájaros alojados en su interior. De esta forma se descubrió que la estatua había sido durante años un cementerio de pájaros, los cuales entraban por la boca del caballo y luego, impedidos de caminar de regreso o volar por la inclinación del cuello, quedaban atrapados en el interior de una trampa mortal.

plaza-mayor-de-madrid

La escultura ha sido restaurada tal como la conocemos hoy, pero aún se pueden detectar signos de la Guerra Civil si uno mira con atención.

Otra estatua ecuestre de importancia es la de Felipe IV, ubicada en la Plaza del Oriente frente al Palacio Real. Según nos contó Karen, Felipe estaba celoso de la magnífica estatua de la Plaza Mayor que retrataba a su padre, Felipe III, y mandó a construir una aún más imponente, sobre la base de un retrato suyo que había pintado el genial Diego Velázquez, y que se puede ver en el Museo del Prado.

jardines-frente-al-palacio

Pero este trabajo fue todo un problema para el escultor Pietro Tacca, ya que la pintura mostraba al monarca sobre el caballo, y este parado sobre sus dos patas traseras, con las delanteras en el aire. Ni Tacca ni Velázquez encontraban forma alguna para montar la estatua en esta posición, y así se lo plantearon al rey, quién no aceptó cambios al respecto. Ambos artistas viajaron a Florencia entonces, en busca del hombre considerado como el más inteligente del mundo en esa época. El mismísimo Galileo Galilei los asesoró indicándoles que la solución era realmente simple: sólo había que construir maciza la mitad de abajo de la estatua, dejando la parte superior hueca. De esta forma el peso quedaría balanceado y el caballo podría ser eternizado sobre sus dos patas traseras.

estatua-ecuestre

Para finalizar la recorrida de monumentos madrilenses, en la misma Plaza del Oriente, a metros de la estatua de Felipe IV, hay una serie de esculturas que representan a diferentes monarcas relacionados con España. En total se construyeron 108 estatuas que estaban originalmente destinadas a decorar la fachada del Palacio Real, pero nunca llegaron a esos balcones. El motivo no se conoce bien, pero la leyenda dice que la reina Isabel era una persona muy supersticiosa, y que vio en un sueño cómo estas estatuas se le caian encima y la mataban. Así fue como se decidió distribuir las obras por diferentes puntos de España, algunas de las cuales se instalaron justo frente al Palacio Real, a metros de lo que era su ubicación originalmente planeada.

estatuas-frente-al-palacio

Así descubrimos un poco más sobre la hermosa Madrid y su historia, esta vez, a través de sus monumentos.

Espero que te haya gustado. ¡Hasta la próxima!