Archivo de la etiqueta: Mendoza

La Laguna Diamante, un paraíso escondido entre los Andes mendocinos.

Enclavada en medio de la Coordillera de los Andes, en la provincia de Mendoza y muy cerca de la frontera con Chile, la Reserva Natural Laguna del Diamante ofrece uno de los paisajes más lindos que uno pueda soñar.

del-otro-lado

A casi 3300 m.s.n.m., la Laguna Diamante es uno de los principales reservorios de agua dulce de la provincia de Mendoza, de cuya capital dista unos 200 km. El espejo de agua de un increíble color turquesa se posiciona a los pies del famoso Volcán Maipo, ya Chile, y saber eso y contemplarlo tan cerca a uno le genera sensaciones especiales: allí mismo, el General San Martín con su ejército libertador libraría una de las batallas decisivas para la independencia chilena.

volcan-maipo

Por allí mismo pasa el gasoducto hacia Chile, que atraviesa la coordillera y que fuera construido hace varios años atrás a pesar de las fuertes protestas en contra. Hoy en día el ojo inexperto del turista no puede distinguir las marcas de esa obra monumental enterrada varios metros bajo tierra, y que por encima de la superficie cortó las montañas al medio a fuerza de dinamita y cambiando la fisonomía de la coordillera, pero allí están los carteles, de tanto en tanto, advirtiendo que no debe excavarse sin preguntar.

gasoducto-debajo

Allí mismo también se estrellaría un avión de la mítica Aeropostale en junio de 1930, y se desarrollaría una de las primeras historias de supervivencia de la historia aeronáutica argentina, en un escenario paradisíaco pero a la vez tan desolado que convierten a la hisotoria en verdaderamente heróica por sus condiciones extremas. Un monumento conmemorativo del accidente nos lo recuerda, pero esa historia será cuestión de otro post.

azules-y-marrones

A la Laguna Diamante no solo se la puede visitar, sino que HAY que visitarla. Es uno de los lugares más alejados, serenos y hermosos que podrás encontrar. Caminar lentamente, sintiendo y escuchando el viento, es un verdadero placer. Almorzar un sandwich sentado en las piedras a la orilla del agua, uno de los mejores momentos que puedas experimentar.

entre-las-rocas

En la reserva la conservación y la limpieza son primordiales. Sin ser un paso fronterizo, un puesto de gendarmería custodia el lugar, además de los guardaparques que están a cargo. En el puesto de ingreso se cobra la entrada, te toman los datos y te dan una bolsa numerada por grupo, la cual debe utilizarse para almacenar todos los desechos y traerlos de vuelta. Nada de lo que llevemos puede quedar en la laguna. Al regreso, habrá que presentar la bolsa al guardaparques, aún si estuviera vacía.

bolsa-numerada

Por si no te quedó claro con la explicación del guardaparques, hay carteles en los que el mensaje queda clarificado.

mensajes

Ese puesto en sí está aún alejado de la laguna, por lo que se deberá seguir manejando por el camino sinuoso hasta llegar al segundo puesto, fácilmente identificable por la especie de tambor gigante que hace las veces de refugio para los guardaparques que, alertados de tu llegada, te están esperando para explicarte las normas de la reserva.

croquis-laguna

Deade allí el camino es en bajada hasta la orilla de la laguna propiamente dicha. Se realiza en auto, con el cual se puede acceder y recorrer la reserva por los caminos dispuestos, hasta tanto nos topemos con un espacio de estacionamiento que marca el fin del camino vehicular.

el-estacionamiento

Uno puede ir a pasar el día o bien quedarse a acampar. En las zonas habilitadas se pueden armar las carpas y hacer fuego. Otra actividad es la pesca deportiva. En sus aguas de deshielo la laguna no tiene peces autóctonos, pero se han sembrado truchas pensando puntualmente en esta actividad. Por supuesto, con un paisaje tan espectacular, la fotografía será también una actividad central. Para finalizar, la reserva sirve de base para quienes pretenden escalar el imponente Volcán Maipo.

desde-lo-alto-el-refugio

Hacia uno de los extremos uno podrá encontrar la naciente del Río Diamante, que debe su nombre a la laguna. La laguna, a su vez, debe el propio al reflejo del Volcán Maipo que, siendo de forma triangular, se refleja en sus aguas como si fuera la piedra preciosa. También andando por allí se podrá observar la presencia de una segunda laguna, mucho más pequeña, y diferenciable de la principal por su color blanco. Es la Laguna Barrosa, que a juzgar por su apariencia tiene un nombre muy bien puesto.

desembocadura-del-diamante

Durante el invierno la reserva permance cerrada, o más literalmente, enterrada bajo metros de nieve, en un paraje donde el clima es extremo. Pero para estas fechas, a partir de diciembre,los pasos se abren y permanecen así hasta mediados de marzo. Siempre será importante averiguar al respecto con la gente de turismo provincial o con gendarmería. También es necesario consultar el estado del camino, que es muy difícil, y que tendrá también su post aparte.

dos-lagunas

En definitiva, se trata de un lugar increíble, imposible de describir en palabras. Así que sólo me resta decirles una cosa: vayan y conózcanlo ustedes mismos!

Una breve parada en el Embalse El Nihuil.

Dependiendo desde dónde lo arranques, el recorrido por el Cañón del Atuel puede comenzar o terminar en la Villa El Nihuil, lugar de emplazamiento del embalse homónimo que le da un atractivo singular.

Muelle

A lo lejos, el muelle se adentra en el lago artificial.

Ubicado a unos 80 kilómetros aproximadamente al sudoeste de San Rafael, este lugar debe su nombre a un vocablo indígena que tiene dos posibles significados: “agua de zorzal” o “lugar donde hay paso”.

Sobre el dique

Al dique se puede acceder caminando. En días de sol más que recomdable un buen gorro.

En este punto del mapa se decidió construir un dique para regular el caudal del río Atuel con el objetivo de optimizar sus aguas para el riego, y para la generación de energía hidroeléctrica, alrededor del cual fue creciendo la villa que hoy se ha convertido en un punto turístico más de la provincia de Mendoza.

Paredon Dique

El dique se encuentra a 1325 m.s.n.m. y la pared alcanza una altura de 115 metros.

Este enorme embalse forma parte y es cabecera del Sistema Los Nihuiles, conformado por otras dos represas y plantas generadoras de energía, que con una capacidad instalada de 265,2 MW representa hoy en día el 0,9% del total de la Argentina. Por supuesto estos números cambiarán en el futuro, especialmente cuando se construyan las centrales atómicas que el gobierno pactó con China.

Base Luminaria

El lago es aprovechado para la práctica de windsurf, esquí acuático y pesca deportiva, entre otros.

Por supuesto que no es sólo energía, sino que el dique y el lago artificial son una atracción en sí mismos, y como toda obra de este tipo atrae a los turistas que están por el lugar. En ese sentido las aguas del lago son aprovechadas para realizar actividades de pesca deportiva y deportes náuticos, y convierten a la Villa El Nihuil en un punto turístico más de la provincia.

Del otro lado de la pared

Con una longitud de 40 km, el Sistema Los Nihuiles genera anualmente unos 884 GWh en promedio.

Al dique se puede acceder caminando, lo cual representa un buen paseo, ya sea cierre o preámbulo de la visita al Cañón del Atuel. Por supuesto que además puede ser muy bien aprovechado para jugar con la cámara y hacer fotografía.

Abrir

¡Ojo! Mirar quién está del otro lado antes de girar la llave.

La Villa El Nihuil es más bien pequeña, y aunque estuvimos únicamente de paso se la percibe también muy tranquila, un lugar ideal para ir a relajarse. Claro que como todo lugar turístico bien puesto tiene también las comodidades correspondientes: información turística, y un kiosko donde podés conseguir de todo, hasta rollos… ¿(de fotos)?

Todo lo que necesitas

Lo que busques, lo encontrás. Así indica el cartel que si se refiere a rollos de fotos debe ser algo viejo.

Algo que conseguís seguro en cualquier alojamiento es wifi para conectarte y visitar Ahicito Nomás, así que te espero por acá la próxima semana para compartir un nuevo post. ¡Y acordate que ahora salimos todos los lunes!

Galería de Imágenes del Cañón del Atuel.

La recorrida por el impresionante Cañón del Atuel se inició en la localidad de El Nihuil, donde el asfalto desaparece y el ripio se interna en las montañas. Ese es un buen punto para apearse del auto y contemplar lo magnífico del paisaje. Claro que no es necesario irse tan al borde del precipicio, si desde donde estamos se ve bien, no?

Parejita en el abismo

A partir de allí comenzará un camino en el que predomina ampliamente la roca hasta donde uno llega a ver.

Cañon seco

Y el polvo en el camino propiamente dicho.

Camino entre las montañasPasados unos kilómetros veremos algo de agua.

Central electrica

Se trata del lecho que alimenta a la primera central hidroeléctrica del recorrido (sin contar por supuesto la del Nihuil).

Represa Hinisa

Pero es solo cuestión de tiempo para que el paisaje vuelva a convertirse en pura roca.

Pura roca

Un pequeño riacho a la vera del camino comienza a acompañarnos, y en una curva una cantidad de vehículos estacionados llama la atención. Hacemos nuestra parada también y nos adentramos en la montaña a pie.

Siguiendo el agua

Hasta encontrar la cascada.

Cascada

Para llegar hasta ese punto hubo que trepar varias rocas. Estamos casi literalmente rodeados por paredes de piedra.

Cielo encajonado

Habiéndonos refrescado en un día de intenso calor, volvemos al auto con la cabeza mojada y listos para seguir el recorrido, ahora sí, con algo más de azul líquido a nuestro alrededor.

Camino bordeando el lago

El lago propone una vista impresionante. Imposible no buscar dónde parar para contemplarlo tranquilo y disparar un par de fotos.

Aguas verdes

Lago y montañas

El lago

Finalmente se llega al dique Valle Grande, que en el momento de nuestra visita secaba literalmenet el río Atuel con sus compuertas cerradas.

El dique

El camino te lleva a pasar por sobre el dique.

Sobre el dique

Esta es la vista del lago, cuando te tomás un respiro a la sombra de los árboles.

Entre los arboles

Y esta otra es la perspectiva si te aventurás al rayo de sol sobre el dique.

lago desde el dique

Sin embargo, cuando cruzás y mirás hacia el otro lado del dique, el panorama es totalmente diferente.

El dique seca el rio

Como si no fuera real, uno trata de mirarlo con otras perspectivas para ver si se ve diferente. Pero el resultado no cambia, la emergencia hídrica hizo lo suyo y hubo que cerrar las compuertas. No hay agua para este tramo del Atuel, se lo mire desde donde se lo mire.

La ventanita

Este fue el recorrido fotográfico por el cañón. Lo que ves aca ni cerca está de la realidad que te presenta la naturaleza en San Rafael, así que aún cuando tenga poca agua, no te pierdas la oportunidad de hacerlo si estás de paseo por esa zona.

Y por supuesto no te pierdas el próximo post de Ahicito, la semana que viene. ¡Hasta entonces!

El Cañón del Atuel: un río escurriéndose entre diques y rocas.

Una de las maravillas más sobresalientes que presenta el paisaje mendocino es el Cañón del Atuel, una extensión de más de 30 kilómetros de montañas entre las cuales el río homónimo fue tallando su camino. Este es un recorrido que todo aquél que esté parando en San Rafael no puede perderse por nada del mundo.

Comienzo en Nihuil

En nuestro caso estábamos con el auto que habíamos alquilado en Mendoza, lo que facilitó en mucho el traslado. La gran ventaja del auto es que uno puede ir haciendo el recorrido a su tiempo, parando donde se le de la gana, y por el tiempo que uno quiera. La desventaja es por supuesto que falta la explicación del guía, que muchas veces suma mucho.

Al fondo Villa El Nihuil

Así es que sabemos que el agua y el viento accionaron por largos años sobre las rocas hasta ir tallando diferentes formaciones rocosas en la montaña, como ser el Museo de Cera, el Sillón de Rivadavia y Los Monjes, entre otros, y aún cuando uno divise el cartel sobre la ruta que identifica cada una, será difícil divisar la forma propuesta sin ayuda externa.

Camino de cornisa

Igualmente, esos terminan siendo detalles minúsculos, porque ya por la inmensidad del Cañón vale la pena la excursión. Con o sin guía, las imágenes serán impactantes, aún si sucede como a nosotros que fuimos durante un período de emergencia hídrica en la provincia, y por lo tanto al río se lo veía bastante seco.

Rio a la vera

Eran kilómetros y kilómetros de roca sin poder divisar dónde estaba el río que le daba nombre a todo ese paraje. Cuando finalmente se comenzaba a ver el agua azul-verdoso era señal de que nos estábamos acercando a alguna de las centrales del complejo hidroeléctrico Los Nihuiles, que generan unos 220 megavatios de electricidad.

Represa Hinisa

El Cañón puede recorrerse en un sentido o en el otro. Nuestra elección fue comenzar por El Nihuil para finalizar en la zona de Valle Grande, conocida por ser el centro de actividades de turismo aventura de San Rafael. Allí es donde se practica rafting, canopi y cuanta actividad se te ocurra que puede hacerse con el río como atractivo.

El lago

Todo esto en plena temporada, claro está. En marzo, como fuimos nosotros, no sólo pasa que la temporada amaina, sino que además, por encontrarse en emergencia hídrica la provincia, cada gota de agua es vital para pasar el invierno. Por ese motivo el dique de Valle Grande permanece abierto suministrando caudal de agua al río durante el verano, pero finalizado febrero, la compuerta se cierra para no malgastarla.

El dique

Yo hace muchos años atrás he ido a pasar unas vacaciones con amigos a esta zona de Mendoza y recuerdo los puestos a orillas del río repletos de gente dispuesta a hacer principalmente rafting (actividad que recomiendo hacer en el Río Atuel si vas con la familia porque es muy tranquilo, pero si querés un poco más de adrenalina claramente tenés que buscar hacerla en el Río Mendoza). En esta ocasión me embargó una profunda sensación de depresión al ver las estructuras vacías, sin kayacs, ni remos, ni clientes. Ni que hablar del lecho del río seco.

El dique seca el rio

En este punto corresponde hacer un paréntesis para habilitar una crítica a los trabajadores del turismo mendocino. Tengo una anécdota de un matrimonio con el que compartí la excursión a La Payunia en Malargüe, quejándose de cómo los estafaron en un hotel de San Rafael: cuando llegaron les ofrecieron cambiar su habitación por una con vista al río por (creo) $100 más, y obvio, la pareja aceptó. El problema estuvo en que cuando abrieron la ventana el río no existía: estaba seco obviamente. Esas avivadas por sacarle al turista unos mangos más y que hacen pasar a todo el mundo un mal momento (porque lógicamente se te van a ir a quejar) y determinan que nunca más vuelvan a tu establecimiento ni lo recomienden, la verdad es que son inentendibles. Por eso, el mensaje para la gente del turismo sanrafaelino es: #avivadasno!

Volviendo al paisaje del dique Valle Grande, el contraste es realmente elocuente, casi increíble. De un lado del paredón el río está totalmente seco, mientras que del otro lado el lago artificial muestra todo el esplendor del que este paisaje es capaz.

lago desde el dique

Más allá de estos sentimientos, y de que tenga mucha o poca agua, la recorrida por el Cañón del Atuel es un imperdible si estás en esta zona. Contártelo en palabras es imposible, y aunque las fotos van a quedar cortas y con gusto a poco, el jueves próximo se publica la galería de imágenes para que puedas darte una mejor idea de lo que impresionante del paisaje. Y por supuesto, para que si no lo conocés, por fin te decidas a ir.

¡Te espero por acá el jueves!

Valle Hermoso, un hermoso lugar aislado del resto del mundo.

Durante mis últimas vacaciones en la provincia de Mendoza pasé varios días en Malargüe recorriendo sus alrededores. Sin embargo es tanto lo que hay por conocer allí que algunos pendientes obviamente quedaron, aunque ese no fue el caso de Valle Hermoso. Llegar hasta este lugar se complicaba porque queda alejado y eran unas buenas horas de manejo, pero tantos comentarios hubo al respecto que no se podía dejar de ir. Así que el último día, ya habiendo hecho el check out en la hostería, en lugar de enfilar hacia San Rafael (próxima ciudad del recorrido), pusimos proa hacia Valle Hermoso para pasar el día allí.

Vacas en el camino

La Ruta Provincial 222 camino a Las Leñas no sólo tiene tránsito vehicular…

El viaje es relativamente simple, aunque hay que manejar con mucho cuidado. Hay que tomar la mítica RN40 para salir de la ciudad de Malargüe con dirección norte y a los pocos kilómetros empalmar hacia la izquierda por la RP222.

Camino a Valle Hermoso

El ripio te va internando cada vez más en la coordillera. Por momentos se pone difícil.

Pasando Las Leñas el camino se vuelve de ripio y cornisa, y es cuando comienza la aventura. A medida que uno se va internando en la coordillera hay que manejar con más cuidado, en subidas zigzagueantes que además son bastantes pedregosas. No hace falta ir en 4×4 pero sí andar con mucha precaución, y por supuesto, no tener el auto bajo y preparado para pistear: mientras más despeje, mejor.

Bienvenidos

Cartel de bienvenida al complejo Valle Hermoso.

El ascenso termina finalmente cuando se llega al “Centinela”: una enorme roca en forma de montaña que en parte tapa la vista del valle que uno tiene delante, y en particular de la laguna. Ese lugar es una especie de mirador natural que obliga a frenar y bajarse del auto para sacar una foto. Ese es también el lugar en el cual varios autos pegan media vuelta, asustados por lo complicado del camino, y por lo que se ve que falta. Los valientes seguimos adelante y descubrimos que en bajada, lo que resta no es tan pedregoso. Eso sí: mejor que tengas los frenos en condiciones y buena mano para frenar con el embrague…

Roca tapa laguna II

El Centinela custodia la laguna desde 3000 msnm. Más allá de este punto comienza a bajarse.

Finalmente uno llega al borde de la laguna Valle Hermoso donde se montó un complejo privado en el que se puede pasar el día, o incluso acampar. Allí será un placer estacionar el auto y caminar un poco para estirar las piernas.

Estacionamiento

Uno de los más lindos estacionamientos que puedas ver en tu vida.

Para el ingreso al complejo se abona un ticket por persona que en marzo 2015 estaba en $40, lo que te da acceso a las mesas de picnic y los baños básicamente. Además uno puede ir a acampar llevando su propio equipamiento o alquilando carpa, bolsas de dormir y aislantes ahí mismo. Otra opción para pasar la noche en medio de este espectacular paisaje será rentar el domo de montaña.

Refugio

El domo de montaña se alquila para pasar la noche. Los picos de atrás ya pertenecen a Chile.

Cualquiera sea la alternativa que elijas asegurate de ir bien abrigado porque la amplitud térmica en verano es enorme y en la noche de un día de calor podés llegar a tener un áspero -2°C. En invierno, por su lado, no hay opción que valga ya que el acceso a este paraje queda cerrado por la nieve (y parte del paraje también).

Acampando

Otra opción para pasar la noche: el área de camping de Valle Hermoso.

Yo por mi lado había llegado sobre mediodía después de manejar un largo tramo desde Malargüe, así que necesitaba algo contundente para calmar mi estómago. En lugar tiene un restaurant donde se me hizo agua la boca al ver el menú del día que incluía chivito con ensalada, o mi elegido, el cordero al disco.

Almuerzo

El cordero al disco estaba delicioso.

A apenas 15 kilómetros de la frontera con Chile se encuentra este lugar que transmite pura paz. Prácticamente aislado del resto del mundo es ideal para bajar 4 cambios juntos y disfrutar de un día de sol rodeado de un paisaje impresionante.

Reflejos

Las montañas de alrededor que se reflejan en el agua azul de la laguna.

Claro que según me comentaron los chicos que atienden el lugar, y que viven allí desde diciembre hasta marzo, lo más impresionante es levantar la vista y mirar el cielo estrellado en una fría noche despejada.

Los picos

Frente a la laguna, los picos más altos están cubiernos por nieve incluso en verano.

Para disfrutar del día, además, la laguna tiene una pequeña playita donde se puede acceder fácilmente al agua, aunque de seguro no está nada tibia. Los más valientes podrán intentar un chapuzón, o al menos refrescarse un poco los pies.

Playita

La playa te da acceso al agua. No apto para friolentos.

Así pasó el día en Valle Hermoso, un lugar que cuando estés por Malargüe, no podés dejar de visitar. Está alejado y cuesta un poco llegar con el auto, pero realmente vale la pena. Es uno de los imperdibles de esta zona de nuestro país.

Rocas primer plano

Me despido hasta la próxima semana, con un nuevo post. ¡No dejes de pasar!