Archivo de la etiqueta: MDZ

La difícil tarea de spottear desde la terminal de Mendoza.

Para aquellos que amamos la aviación, el viajar y pasar unas horas en algún aeropuerto es siempre un buen momento para alzar la cámara y quitarnos las ganas de fotografiar cuanto pájaro de metal se nos ponga adelante. Difícilmente vayamos con el tiempo justo al aeropuerto, ya que la espera en el gate, lejos de ser deprimente, se transforma en un ir y venir en busca de la posición que nos permitirá la mejor toma de lo que sucede en la plataforma, y es algo que se disfruta tanto como el viaje.

Sin embargo, a veces no es tan simple ya que uno puede encontrarse con obstáculos insospechados como reglamentos aeroportuarios que prohiben las fotos, o como pasa en el Aeropuerto de Mendoza, con una panorámica excelente desde la terminal vidriada…¡pero enrejada!

La reja

Y ahí tenés entonces, todas las fotos de la plataforma mendocina tras los barrotes, como si se tratara de una prisión. La primera y obvia reacción es un rosario de puteadas al genio que se le ocurrió la brillante idea, pero luego de la frustración inicial uno empieza a buscar transformar esos fierros “arruinafotos” en parte de la postal aeronáutica. Y bueno, así salen algunas tomas como estas.

Un primer plano del motor de un Embraer 190 de Austral mientras los pasajeros lo abordaban.

Motor E-190

Con las rejas como marco, incluimos el morro puntiagudo en el cuadro.

Vista con el morro

Algo de zoom para meternos dentro del cockpit del Embraer.

Dentro del cockpit

Mirando un poco más atrás sale un primer plano del estabilizador vertical.

Estabilizador Vertical

Un poco más tarde, y después de bastante ir y venir buscando nuevas tomas, descubrí en la punta izquierda de la terminal un ventanal libre de rejas que apunta hacia la cabecera 18 de la pista. Ya caía la tarde y hubo que subir bastante el ISO para hacer las tomas, pero no me iba a perder la oportunidad de retratar al LV-FVM, el flamante Boeing 737 que Aerolineas Argentinas había recibido “0 horas” desde la fábrica de Seattle apenas unos diás atrás.

LV-FVM frenando

B737 AR taxeando

En este punto del post hago un paréntesis para saludar desde aquí a los amigos de @ArgIntlSpotters que estuvieron registrando la llegada del LV-FVM en Aeroparque, evento que me perdí a pesar de su invitación por estar inoportunamente de vacaciones. Así lo recibían Sabrina, Claudio y Tomás.

Presentacion III

Presentacion IV

Presentacion II

Presentacion I

Ahora sí, volviendo al spotting en Mendoza, finalmente llegó procedente de Aeroparque el A320 de Lan que decretaría el final de mis vacaciones.

A320 Lan

Mientras el LV-BFI taxeaba para acercarse hasta la plataforma, el E-190 de Austral ya había acelerado motores en la pistra principal y viraba en el aire en pleno ascenso.

E-190 virando en ascenso

El BFI tomó posición en la puerta asignada, y volvimos a buscar la forma de eludir la reja para poder fotografiarlo en medio de ese proceso.

BFI acercandose a manga

Pero reja mediante, las tomas que más me gustan son los primeros planos, como este de la turbina aún girando del motor aún encendido. (Editado en base a la corrección que me hizo el lector Mauricio).Motores encendidos del A320

Así, junto a mis vacaciones mendocinas, se terminó también este post spotter. Pronto llegarán otros, con nuevo material tomado en Aeroparque. ¡Hasta la próxima!

Reporte de Vuelo: Regreso a AEP desde MDZ con Lan.

El vuelo de regreso a Buenos Aires fue el LA 4249 con horario de despegue para las 20:30 hs. del domingo 22 de marzo, por lo que dos horas antes estaba en El Plumerillo listo para pasar raudamente todos los controles y aprovechar el sol del atardecer para spottear un poco desde la sala de preembarque. Sin embargo, hubo un problema.

Dos horas antes del despegue sólo había un operador de Lan chequeando el vuelo, por lo cual, tanto los que teníamos hecho el web check in (y sólo debíamos entregar el equipaje) como aquellos que tenían que hacer el proceso de cero en el mostrador, terminamos todos haciendo la misma cola.  No sólo eso, sino que la familia que se estaba chequando cuando llegué, evidentemente algún problema tenía, porque 20 minutos después, el solitario operador la seguía chequeando… Por supuesto que la cola comenzó a crecer, empezó la confusión y se armó otra cola paralela, con un común denominador con la nuestra: las caras largas y la creciente impaciencia.

El BFY en plataforma AEP

El LV-BFY ya arribado a Aeroparque y desembarcando al pasaje.

Dudo que mi twitt de queja arrobando a Lan Argentina haya tenido que ver (ya que hasta el ahora no ha tenido respuesta), pero momentos después apareció un ejército de empleados que comenzaron a intentar ordenar el proceso (no de la mejor forma posible, por cierto) y finalmente lograron agilizarlo para el resto de los pasajeros. Realmente me llamó poderosamente la atención la ineficiencia del personal de tierra de Lan, ya que nunca me había pasado, pero está claro que, al menos en Mendoza, es un punto a mejorar por parte de la aerolínea.

Lan en el celu

Lan publicita su aplicación para celulares en la cabida de sus aviones.

Yo ya había chequeado a través de la aplicación para celular de Lan y por ese motivo no me imprimieron un boarding pass en papel, y en este punto me quiero detener. La app de Lan resultó muy buena, chequear el vuelo es un proceso muy simple y te deja en el mismo celular una “boarding screen” que incluye un código QR (creo que se llama así), el cual es leído por el personal de embarque con una pistola scanner. Además ya te queda en el celular toda la información sobre el vuelo y el asiento. Muy práctico y ágil, recomiendo plenamente bajarla y utilizarla.

Una vez pasado los controles de PSA me encaminé a preembarque con toda la intención de sacarle fotos a los aviones en plataforma. Pero me encontré con esto…

LV-BFY tras la reja

El ventanal de la sala de preembarque de MDZ está surcado por esta tremenda reja.

La tremenda reja anti-spotters me amedrentó un momento, pero luego de un rato de frustración puse todo mi empeño en pasar un buen rato fotográfico y, si no se podían evitar los fierros, incorporarlos a la foto. Todo esto hasta que descubrí un ventanal libre de reja en una punta, desde donde se ve claramente la cabecera 18 y algunas calles de rodaje. Desde ahí sí se pudo aprovechar.

LV-BFY rodando recien aterrizado

El LV-BFY procedente de AEP rodando hasta la manga asignada.

Considerando que quién llega en horario tiene más de una hora de espera en el aeropuerto, la sala de preembarque de Mendoza resulta “poco feliz”. Al menos la sala de puertas 1 y 2 donde embarqué. Hacía mucho que no pisaba este aeropuerto, del que tengo malos recuerdos esperando hacinado en una sala atestada de gente y sin asientos. En ese aspecto ha mejorado mucho, como se puede ver en la foto, pero simplemente no puede ser que no haya ni un kiosko dónde comprar un agua mineral. Como se ve en la ilustración, lo único que hay es una Tienda de Café cerrada… Esto se suma a lo que les comentaba en el post del vuelo de ida, donde se ve que MDZ, siendo un aeropuerto internacional no tiene cartelería en inglés en la zona de cintas. Muy poca cosa para un aeropuerto alternativa a Ezeiza.

Preembarque MDZ

Si querés comer o tomar algo en MDZ, mejor comprá antes de pasar a preembarque.

El vuelo embarcó en horario y estuvo a cargo del A320 LV-BFY comandado por el capitán Gorosito (si mal no recuerdo), quién fue muy cordial y correcto en sus comunicaciones con el pasaje. Lo mismo para los TCP que se manejaron muy bien en un vuelo que, sorprendentemente (por ser domingo de un fin de semana largo) estaba según mis cálculos con por lo menos un 80% de ocupación.

El catering fue idéntico al del vuelo de ida, por supuesto, con la única variante de que, además del jugo de naranja tomé un café negro para combatir el cansancio de 15 días de andanzas. Por lo demás todo igual, así que no valió la pena tomarle foto. Lo que sí valía la pena fotografiar (a pesar de la mugre que tenía la ventanilla) es Buenos Aires de noche, desde el cielo. Un espectáculo de luces impresionante que nunca me cansaré de contemplar.

BUE desde el cielo de noche

Impresionante vista de mi Buenos Aires querido desde el avión, versión nocturna.

El vuelo aterrizó unos 12 minutos adelantado con respecto al schedule y nos depositó en una plataforma de Aeroparque bastante más fresca que la que habíamos dejado hacía dos semanas atrás, por lo que agradecí haberme dejado un buzo a mano. El recupero de equipaje fue muy rápido, aunque en mi caso quedé para lo último y me frenaron la cinta bastante antes de que mi mochila llegara hasta donde la estaba esperando, así que tuve que caminar un poco. Nada a lo que no me haya acostumbrado en estas vacaciones, como ya verán en los próximos posts.