Archivo de la etiqueta: Hamburgo

Y un día madrugamos para conocer la tradicional Fischmarkt de Hamburgo.

Cuando uno llega a la ciudad de Hamburgo y pregunta por las cosas que se pueden hacer o visitar, en general hay una respuesta que, independientemente de a quién se le pregunte, está en boca de todos. La tradicional Fischmarkt ( o Feria del Pescado, según su traducción literal) es una de las experiencias imperdibles cuando uno visita esta ciudad alemana.

Surgida hace más de tres siglos, la Fischmarkt no pierde vigencia y se la puede visitar cada domingo, desde bien temprano a la madrugada. Esto tiene que ver con su tradición de antaño, cuando el pescado debía ser vendido muy temprano, antes de que la gente fuera a la iglesia. Así es como aún hoy en día el horario al alba sigue manteniéndose, aunque cambia según la estación. Durante el verano es de 5 de la mañana hasta las 9.30 hs., mientras que por las condiciones meteorológicas (léase frío gélido) esto no es factible durante el invierno, por lo que el horario de arranque se atrasa hasta las 7 am.

Antiguamente se vendía únicamente pescado, razón por la cual la feria lleva ese nombre y se instala aún hoy en las cercanías del puerto, ya que de esta forma el producto se desembarcaba y se ponía a la venta de inmediato. Pero con el correr del tiempo se agregaron nuevos ítems a las ventas de la feria, principalmente frutas, verduras y flores. La tradicional forma de venta es a los gritos, en ocasiones haciendo subastas, y otras veces los comerciantes incluso regalan sus productos para atraer más público. Es un espectáculo digno de verse.

En este video se ve al vendedor de plantas en plena faena.

Actualmente se pueden encontrar en la feria artículos de los más variados, incluyendo quesos, fiambres, souvenirs y prendas de ropa. De hecho yo aproveché para comprar los recuerdos y regalos del viaje. El uniforme de mini marinero hamburgués no tiene desperdicio. Eso sí, siendo tan temprano a los “pancitos de pescado” no me les animé.

Ubicada en la Grosse Elbstrasse 9, llegar a la Fischmarkt en el barrio de Altona es relativamente fácil. Viajando se puede llegar con la línea U3 de subte, o bien con las S1 y S3 de ferrocarril. Las estaciones serán Landungsbrücken Reeperbahn, respectivamente. En cuanto a colectivos, la línea 112 tiene una parada llamada, precisamente, Fischmarkt. Y por supuesto se puede ir en auto, aunque quizá se complique un poco para estacionar…

Vale la pena entonces levantarse temprano y aprovechar la feria. Si tenés oportunidad y parrilla a mano no es mala idea comprar un sabroso pescado para degustarlo esa misma noche. Y sino, es un lindo paseo conociendo una de las tradiciones más características de Hamburgo, y sus simpáticas chicas.

Te espero en los próximos posts para seguir conociendo la hermosa Hamburg!

Anuncios

Conociendo Hamburgo y su fascinante historia con un Walking Tour

En el norte de Alemania, a orillas del río Elba, se encuentra la hermosa Freie und Hansestadt Hamburg, o en español, Ciudad libre y hanseática de Hamburgo, una de las más importantes urbes germanas, y de Europa.

El walking tour, como siempre caracterizado por sus clásicos paraguas de colores, comenzó puntual en la plaza principal, frente al ayuntamiento de Hamburg, que desde 1897 funciona como sede del gobierno. Se trata de un imponente edificio que, incluso cuenta con más habitaciones que el Palacio de Buckingham, cuya fachada está adornada, entre otras cosas, por estatuas que representan a los diferentes Kaisers.

Por supuesto, también reluce en el frente el escudo oficial de Hamburg, donde predomina el castillo que da origen al nombre de la ciudad, ya que allá por el año 808 Carlomagno mandó construir el Hammaburg a orillas del Elba para controlar el paso por el río, significando Burg castillo o fortaleza. Si bien al menos yo en alemán no registro el término, según nuestro guía callejero el término Hamma refería a la ciénaga sobre la cual se había levantado originalmente la ciudad, por lo que el nombre Hamburg correspondería a “fortaleza en la ciénaga”.

El castillo a orillas del río en esa época era una necesidad imperiosa porque las incursiones vikingas eran frecuentes, y entonces la ciudad necesitaba protegerse. Más teniendo en cuenta la importancia que cobró su puerto, especialmente luego de la alianza con la ciudad de Lübeck para formar la famosa y próspera Liga Hanseatica, una especie de gremio de ciudades que se unían para potenciar su comercio y, además, defenderse entre sí. La Liga le dió gran prosperidad a la ciudad de Hamburg, que obtuvo un aire de elite que aún hoy se distingue al caminar por sus calles.

Estamos en un lugar de gran tradición portuaria entonces, y que con plena vigencia ostenta el segundo puerto más grande de Europa, sólo superado por el de Rotterdam. Ya tendremos la oportunidad de navegar por estas aguas, de regreso de la fábrica de Airbus, pero eso será en un próximo post.

Se trata por supuesto de un lugar que transpira historia. Tanto es así que uno se la tropieza a cada paso, como por ejemplo con estas placas fijadas en paredes y en veredas, mostrando los nombres de las personas apresadas o asesinadas por los nazis y que vivían en aquél punto específico de la ciudad. Son placas que te hielan la sangre, como la instalada en la pared del  edificio del Deutsche Bank, que en los tiempos de la Segunda Guerra perteneciera a la firma Tesch & Stabenow, responsable de la fabricación y distribución del gas Zyklon B que se utilizaba en Auschwitz para asesinar judíos principalmente.

Hamburg tiene buena cantidad de iglesias también, y estas no quedaron exentas de las consecuencias de la Guerra. El tour pasó por supuesto por la Iglesia de San Nicolás (o mejor dicho lo que queda de ella), tristemente célebre por ser la protagonista principal de la oscura Operación Gomorra en la que los aliados bombardearon numerosos objetivos en la ciudad durante varios días, sin respiro, matando una enorme cantidad de civiles y casi destruyendo Hambirgo en su totalidad.

Actualmente la Nikolaikirche permanece en ruinas, en conmemoración y recuerdo de aquél bombardeo histórico, y el daño que causó a los hamburgueses. En su momento supo ser el edificio más alto del mundo, y aún hoy, con su aguja intacta (lo único prácticamente que quedó en pie), es la construcción más elevada de la ciudad.

Pero los nefastos acontecimientos de la Segunda Guerra no fueron los primeros en destruir la ciudad. Otro hito histórico de Hamburg es el Gran Incendio, que literalmente la consumió desde la noche del 4 de mayo de 1842 y que duró cuatro días en los que destruyó iglesias, edificios públicos y moradas particulares. Hoy en día los destrozos están reconstruidos, por supuesto, y el punto exacto en que se originó el fuego puede visitarse cuando uno va a tomarse una cerveza al local que, muy atinadamente, se llama Zum Brandanfang (Hacia el Comienzo del Incendio).

Aunque a esa hora de la mañana aún estaba cerrado, desde las ventanas pudimos ver una curiosidad característica de este bar, como son los billetes que cuelgan del techo. Según cuenta la historia, eran pegados allí por los marineros antes de partir, sabiendo entonces que cuando volvieran al frecuentado puerto de Hamburgo tendrían allí en el techo su pequeño ahorro con el que abonar la bien merecida cerveza luego de una dura jornada de trabajo.

Y ya que estamos hablando de tradiciones alegres y cuestiones características raras, podemos nombrar a esta altura a la Chilehaus, con su peculiar forma de proa de buque que se combina muy bien con su estilo típicamente neoyorkino. Actualmente sede de diferentes oficinas, el edificio debe su nombre a su dueño original, un comerciante inglés que hizo su fortuna comerciando salitre chileno. Tan cercano al río, y en una zona propensa a las inundaciones al momento de su construcción, la Chilehaus cuenta con un sótano especialmente sellado donde los equipos de calefacción están dispuestos en un dispositivo especial capaz de flotar, para evitar que se arruinaran en caso de filtraciones de agua.

El tour finaliza en la pintoresca Speicherstadt, o Ciudad de Depósitos según su traducción literal al castellano, y que tiene mucho que ver con sus orígenes. Al mejor estilo del Puerto Madero porteño, estas construcciones se levantaron a principios del 1900 a modo de zona franca en la que se podían transferir bienes sin pagar impuestos a la aduana.

Actualmente se trata de un barrio en pleno crecimiento donde los viejos depósitos han devenido en oficinas e incluso residencias particulares. Aquí mismo se encuentra el famoso y apasionante Miniatur Wunderland que, por supuesto, tendra su post (sino sus posts) más adelante en este mismo blog. Pero antaño hasta aquí llegaban las mercaderías descargadas de los buques de ultramar, a través de los canales que también le dan un aire muy característico a la ciudad.

Seguramente el edificio más emblemático del barrio sea la flamante Filarmónica de Hamburgo, que cuando yo estuve allí seguía en construcción y que finalmente se inauguró en enero del 2017, luego de seis años de retraso y escándalo por la enorme cifra por encima del presupuesto que costó su finalización (aproximadamente 10 veces más de lo planificado). Sin embargo, según se dice, especialmente diseñado, este edificio ha de poseer una de las mejores acústicas del mundo, aunque claro, este dato no basta para evitar que los pelos se le pongan de punta a cualquier hamburgues al que se le pregunte por el precio de la obra.

Así finaliza nuestro paseo por la hermosa ciudad de Hamburgo, uno de los lugares más caros para vivir en Alemania. Una ciudad que, por supuesto, no puede faltar en tu recorrida por el país germano.

Si tenés la oportunidad, no te la pierdas. ¡Andá y conocela con tus propios ojos! Eso sí, el ingreso al puente privado es bajo tu propio riesgo…

Cómo visitar la planta de Airbus en Hamburgo.

Hamburgo es una ciudad hermosa en la que el visitante encontrará cantidad de actividades para realizar y lugares por conocer. Además de ser un lugar donde “sucedió” la historia, con sus canales es una ciudad arquitectónicamente bella, con una interesante movida cultural, amplios parques y mucho atractivo. Y para aquellos a los que nos fascinan los aviones, tiene un detalle #avgeek muy particular: es una de las sedes del constructor europeo Airbus. Por supuesto, apenas llegamos y nos acomodamos en el lugar, lo primero que hicimos fue coordinar nuestra visita a la planta.

A simple vista llegar desde el centro no parece sencillo, ya que Airbus está ubicada en las afueras, cruzando el Río Elba en la región de Hamburg Finkenwerder donde dispone de un aeropuerto propio. Sin embargo el sistema de transporte público alemán funciona de maravillas, no sólo vas a poder moverte bastante bien, sino que la demora que te indique por ejemplo el Google Maps es lo suficientemente certera como para que puedas calcular bien cuánto vas a tardar. En mi caso viajé en tren hasta la estación Altona y desde allí tomé el colectivo 150 que te deja en la puerta.

Por una cuestión de cupos y de estadía en Hamburgo yo me registré en la última excursión del día. Luego de charlar con otras personas que hicieron la visita la conclusión es que ese horario no es el más recomendable: a última hora de la tarde son pocos los operarios trabajando, por lo que no se ve gran movimiento en la planta. Por otro lado, en la puerta hay un gift shop donde todo #avgeek se va a volver loco, pero al momento en que la última tanda de visitantes sale de la recorrida ya está cerrado, así que uno se queda con las ganas.

Las fotos de la planta y los aviones en ensamble se las debo porque están prohibidas. Uno puede llevar la cámara pero no usarla. Y para asegurarse que todos cumplan las normas cada grupo va acompañado por un guardia de seguridad además del guía. Dentro de la planta nos trasladamos grandes distancias a bordo de los micros de la empresa, pero igualmente luego hay que caminar bastante y subir y bajar escaleras, por lo que la visita no está recomendada para personas con movilidad reducida.

Se comienza viendo un video introducción a lo que es Airbus como empresa, con información muy genérica, luego del cual hay un espacio para una ronda de preguntas al guía. Pero claro, nadie está demasiado interesado en eso: todos queremos entrar en los hangares y ver cómo se construye un avión.

Mientras que las aeronaves se diseñan en Toulouse, Francia, en Hamburgo se realiza el ensamblado y equipamiento de la familia 320, que incluye al avión más vendido en la historia de la compañía, el A320, además del A318, A319 y A321. Claro que los fuselajes que tuvimos oportunidad de ver en los hangares corresponden a la nueva versión A320 NEO (New Engine Option) que son más livianos y mejoran la performance consumiendo menos combustible.

Además Hamburgo funciona como centro de ensamblado de ciertas partes, y de pintura para los A380, e incluso como punto de entrega a los clientes de Europa y Medio Oriente. Así es que en la última parte de la excursión pudimos ver cómo se construye el avión de pasajeros más grande del mundo. Mientras que en el hangar de la familia 320 se trabajaba sobre unos diez aviones, en la bahía del A380 había en construcción dos para Emirates (el principal cliente global de este producto) y uno para Qatar Airways.

Según la explicación del guía, en Hamburgo se opera sobre unos 18 aviones a la vez, y el tiempo de producción de cada uno es de 9 meses aproximadamente. Los compenentes de los aviones vienen de diferentes plantas situadas en Europa, como ser los estabilizadores verticales que llegan desde Stade, Alemania; mientras que las alas llegan desde el Reino Unido y el fuselaje desde Getafe, España. Todo esto implica una logística increíble, que incluye no sólo camiones y buques, sino también barcazas especiales que remontan los ríos con los motores a bordo, y hasta el transporte de partes de fuselaje por avión, en el impresionante carguero A300-600 más conocido como “Beluga” que despega y aterriza en el aeropuerto de la planta, como pudimos apreciar cuando salíamos de la excursión.

La visita a la planta de Airbus es una excursión recomendable para todo el mundo, e imperdible para todo fanático de la aviación. Para realizarla hay que reservar por web indicando día y horario en la página de la Agencia Globetrotter, a la que se puede acceder clickeando aquí. Es sólo con reserva, y es todo muy estricto, así que no olvidar este paso fundamental si no quieren quedarse afuera. El costo es de EUR 23.90 y si estás reservando sobre la fecha, lo podés pagar en el lugar.

Y recordá dentro de lo posible organizarte para reservar un horario durante la mañana, donde seguramente vas a ver la planta en plena actividad.