Archivo de la etiqueta: Ferias y Mercados

Y un día madrugamos para conocer la tradicional Fischmarkt de Hamburgo.

Cuando uno llega a la ciudad de Hamburgo y pregunta por las cosas que se pueden hacer o visitar, en general hay una respuesta que, independientemente de a quién se le pregunte, está en boca de todos. La tradicional Fischmarkt ( o Feria del Pescado, según su traducción literal) es una de las experiencias imperdibles cuando uno visita esta ciudad alemana.

Surgida hace más de tres siglos, la Fischmarkt no pierde vigencia y se la puede visitar cada domingo, desde bien temprano a la madrugada. Esto tiene que ver con su tradición de antaño, cuando el pescado debía ser vendido muy temprano, antes de que la gente fuera a la iglesia. Así es como aún hoy en día el horario al alba sigue manteniéndose, aunque cambia según la estación. Durante el verano es de 5 de la mañana hasta las 9.30 hs., mientras que por las condiciones meteorológicas (léase frío gélido) esto no es factible durante el invierno, por lo que el horario de arranque se atrasa hasta las 7 am.

Antiguamente se vendía únicamente pescado, razón por la cual la feria lleva ese nombre y se instala aún hoy en las cercanías del puerto, ya que de esta forma el producto se desembarcaba y se ponía a la venta de inmediato. Pero con el correr del tiempo se agregaron nuevos ítems a las ventas de la feria, principalmente frutas, verduras y flores. La tradicional forma de venta es a los gritos, en ocasiones haciendo subastas, y otras veces los comerciantes incluso regalan sus productos para atraer más público. Es un espectáculo digno de verse.

En este video se ve al vendedor de plantas en plena faena.

Actualmente se pueden encontrar en la feria artículos de los más variados, incluyendo quesos, fiambres, souvenirs y prendas de ropa. De hecho yo aproveché para comprar los recuerdos y regalos del viaje. El uniforme de mini marinero hamburgués no tiene desperdicio. Eso sí, siendo tan temprano a los “pancitos de pescado” no me les animé.

Ubicada en la Grosse Elbstrasse 9, llegar a la Fischmarkt en el barrio de Altona es relativamente fácil. Viajando se puede llegar con la línea U3 de subte, o bien con las S1 y S3 de ferrocarril. Las estaciones serán Landungsbrücken Reeperbahn, respectivamente. En cuanto a colectivos, la línea 112 tiene una parada llamada, precisamente, Fischmarkt. Y por supuesto se puede ir en auto, aunque quizá se complique un poco para estacionar…

Vale la pena entonces levantarse temprano y aprovechar la feria. Si tenés oportunidad y parrilla a mano no es mala idea comprar un sabroso pescado para degustarlo esa misma noche. Y sino, es un lindo paseo conociendo una de las tradiciones más características de Hamburgo, y sus simpáticas chicas.

Te espero en los próximos posts para seguir conociendo la hermosa Hamburg!

Anuncios

Refrescándome con sandía en el Mercado La Boquería de Barcelona.

Una tarde durante mi estadía en Barcelona, luego de andar paseando por la ciudad en pleno verano, subí hasta la calle por las escaleras del metro en la estación Liceu, ubicada en medio de La Rambla, y aparecí justo frente a la entrada del famoso Mercado La Boquería, así que crucé la calle y entré para conocerlo.

el-mercado

El mercado en sí tiene sus orígenes en 1840, momento en el que estaba ubicado fuera de la ciudad (en esos entonces cercada por murallas), a fin de evitar el cobro del impuesto al ingreso de mercaderías que habría aplicado en caso de comerciar paredes adentro. Luego de que se incendiara el convento que funcionaba en el lugar donde hoy está el mercado, se construyó allí una plaza y se decidió mudar a ese lugar a los comerciantes. Si bien se trataba de una medida provisoria, más de 150 años después el mercado permanece allí.

cansaladeria

Como era de esperar, estaba lleno de gente. No solo locales que van a hacer allí sus compras, sino gran cantidad de turistas también. Adentro uno se encuentra con locales alimenticios de lo que se quiera: carnicerías, pescaderías, chocolaterías, puestos de frutas secas y, lo que más se ve, frutas frescas. Llama poderosamente la atención los excelentes colores que tienen las frutas, que dan ganas de comprar y consumir allí mismo.

los-pescados

En ese sentido ayudan también los jugos naturales (llamados allá zumos) y las ensaladas de fruta ya preparada que te venden en vasitos de plástico. Los precios son económicos, pero así y todo, caminando me di cuenta que los primeros puestos son también los más caros: si uno se mueve hacia los de los costados encuentra precios más bajos. Así es como un mismo zumo pasa de EUR 1,50 a EUR 1.

eur-1

Lo mismo sucedió con el horario. Después de la larga caminata yo quería algo para tomar, así que primero pensé en comprar un jugo, pero la verdad que ver las sandías generosamente trozadas y dispuestas en los vasos de plástico me tentó y opte por una de esas. Compré en un local por el que ya había pasado y había visto que el cartel rezaba EUR 1,50. Luego de la recorrida por el mercado volví y le pregunté a la chica que atendía, quién me contestó que estaba todo por EUR 1. Eran las 19:30 hs y estaban cerca del cierre (incluso algunos puestos comenzaban ya a guardar todo) así que evidentemente tenían que vender lo que quedaba y los valores iban bajando.

las-frutas

Los colores son impresionantes, y al menos con la sandía que comí yo, los sabores también. Una parada que vale la pena hacer en Barcelona. Si te dedicás a la gastronomía seguramente puedas encontrar productos frescos con los que preparar alguna especialidad; y sino, una ensalada de fruta luego de andar caminando toda la tarde por la ciudad va a ser un cierre más que refrescante.

La tradicional Feria El Rastro de Madrid.

Durante mi estadía en Madrid me alojé en el OK Madrid Hostel, en pleno barrio La Latina, donde además tiene lugar un acontecimiento tan tradicional como centenario: el mercado callejero El Rastro.

chapitas

Ya me lo había adelantado la gente del hostel cuando me dieron el primer panorama sobre la ciudad y los puntos a recorrer: las mañanas de los domingos (y los feriados) hasta las 15 horas, lo importante sucedía en la esquina del hostel. En esa calle se instalaban los puestos ambulantes de la antigua feria madrileña,  y uno no se lo puede perder. ¡Y puedo decir que tenían razón!

posters-a-la-venta

Ya en el siglo XV los ropavejeros se apostaron en esa zona de la ciudad para sus actividades de comercio. A ellos se sumaban los mataderos de la zona, que se supone que le dan nombre al lugar y a su mercado, basado en “el rastro de sangre que dejaban allí los animales sacrificados”. Luego los mataderos fueron trasladados a otra zona de la ciudad y hoy en día sólo queda el nombre de la feria para recordarlos.

todos-los-juguetes

El Rastro es un mercado por demás multitudinario que abarca largas cuadras de puestos ambulantes, donde tanto locales como turistas pueden buscar, revolver y comprar cualquier tipo de artículos. Incluso se sabe que en el pasado hasta se podían encontrar allí objetos robados, que se vendían a cualquiera que pasara por la calle.

te-gusta-este

La ropa y las artesanías son por supuesto un clásico, pero también se pueden encontrar puestos que ofrecen juguetes, posters, cuadros, sombreros y hasta máscaras exóticas para adornar las paredes del living. Yo particularmente antes de salir de Buenos Aires olvidé meter en la valija un gorro, así que terminé comprando una boina, no tanto para estar a la onda española sino para burlar un poco al tremendo sol del verano madrileño.

mascaras-por-doquier

Incluso, en un costado, detrás de las tiendas montadas en plena calle, hasta uno puede encontrarse con un simpático grupo haciendo música. Ubicarlos no es nada difícil, ya que la música se escucha desde alguna distancia, pero lo que sí es difícil es irse antes del final, porque son simplemente geniales. En su momento transmití en vivo por Periscope, y aquí te dejo un video de lo que hacen estos cuatro muchachos.

Mientras algunos disfrutan del show musical y le dejan sus merecidas propinas a los chicos, otros buscan a ver si encuentran algún disco que valga la pena.

eligiendo-el-vinilo

La gente mira, busca y se prueba una y otra vez lo que le gusta, antes de hacer la compra.

el-blanco-o-el-azul

Total, todo está a 2 pesos…. ah, no, pará! Allá es todo a 5 euros!

todo-a-eur-5

E incluso si venías paseando el domingo por la mañana y te topaste de imprevisto con la feria, y sin efectivo en el bolsillo, no tenés de qué preocuparte, porque aceptamos tarjetas!

con-tarjeta-tambien

El que no se si acepta plástico es el Joven Manos de Tijeras que anda por ahí haciendo algunos cortes de pelo. Mejor preguntale antes de que empiece con la faena…

corte-de-pelo-callejero

En definitiva, y como te contaba, la feria El Rastro es un evento que, si estás el domingo en Madrid, no te podés perder. Se realiza en el barrio La Latina, y para llegar podés tomarte el metro: con la línea 5 llegás hasta la estación del mismo nombre del barrio, y hasta Puerta de Toledo. Entre ambas se desarrolla la feria.

musica-en-el-rastro

Si no te molestan los amontonamientos de gente y el día está lindo, vas a pasar un buen momento viendo artistas callejeros y revisando precios para ver qué te podés llevar de recuerdo. Y de paso conocés algo bien tradicional de Madrid.

iconos

Eso sí, por mi parte, no me podía despedir de la feria con otra cosa que no fuera un detalle #avgeek, como corresponde!

avion

¡Hasta la próxima!