Archivo de la etiqueta: Everglades

Big Cypress Gallery: El lugar de Clyde Butcher en los Everglades.

Mientras uno maneja por la U.S. 41 Tamiami Trail con dirección hacia Everglades City en busca de uno de esos lugares donde poder embarcarse en un Airboat para ver cara a cara algún cocodrilo, en un punto de la ruta uno se cruza con una pequeña cabaña en la que todo amante de la fotografía debe hacer un alto. Se trata ni más ni menos que de la Big Cypress Gallery: el lugar donde el gran Clyde Butcher expone su obra.

Clyde saludando

A la vera de la ruta, un Clyde Butcher de caño te saluda, cámara en mano.

Nacido en 1942, Clyde Butcher es uno de los más importantes fotógrafos de paisajes, habiéndose dedicado especialmente a retratar y difundir increibles imágenes de los Everglades, lugar donde practicamente se aisló luego de que su hijo fuera atropellado por un conductor borracho.

Bosques alrededor

La galería está ubicada en medio de los Everglades, donde la vegetación es tupida y abundan los cocodrilos.

Sus imágenes son simplemente impresionantes: dominando a la perfección el arte de la fotografía en blanco y negro logra resultados que te dejan sin aliento, y frente a los cuales uno se podría pasar horas admirando los detalles. A eso se le agrega que su trabajo se destaca también por el tamaño; y no me refiero a la cantidad, sino a las dimensiones: Butcher imprime sus fotos en tamaño mural, lo que hace que el expectador pueda sentirse casi como si realmente estuviera frente al paisaje que el artista propone.

Dont Feed Alligators

Complicado alimentar cocodrilos: Aplican multas de hasta USD 500 y hasta 90 días de cárcel para infractores.

Enclavada en medio de los Everglades, en un lugar donde (a juzgar por los carteles) es factible cruzarse con algún cocodrilo, la Big Cypress Gallery puede visitarse los 7 días de la semana de 10 a 17 horas. Allí se pueden apreciar sus fotografías en diferentes dimensiones (las más impresionantes son las de tamaño mural, por supuesto); se pueden comprar sus libros, recuerdos, y también apreciar la obra de su esposa Niki, que se dedicó a ponerle color a las fotografías en blanco y negro de su marido, basada en las sensaciones que las imágenes le imprimían y el color que estas le inspiraban.

Ingreso en la ruta

La Big Cypress Gallery está señalizada en la ruta: Imposible pasar de largo sin frenar a visitarla.

Pero este post no estaría completo si no te mostrara al menos una pequeña muestra de  la obra de la que te estoy hablando. Así que van aquí algunas de las impresionantes fotos de Clyde, cedidas gentilmente por la gente de Big Cypress Gallery para ser publicadas en Ahicito.

La hermosa Biscayne Bay, vista desde el lente de Clyde:

Biscayne Bay 4 - Biscayne National Park 6x10 (2)

Vista del Everglades National Park:

Conservation 5 - Everglades National Park 6x10 (2)

Ochopee -Big Cypress National Preserve:

Ochopee -Big Cypress National Preserve 6x10 (2)

Y una que me gusta mucho, la veo y quiero ir allí: Fort Jefferson – Dry Tortugas National Park

Fort Jefferson - Dry Tortugas National Park 4x10 (2)

Y por supuesto, para cerrar, no podía faltar una foto del propio Clyde Butcher, preparándose para entrar en acción.

Clyde Butcherpress (2)

Si querés conocer más sobre la obra de Clyde Butcher te invito a visitar su web oficial, y este link en particular donde podés ver algunas de sus obras online. Aunque por supuesto, esto no se compara con pasar por la galería, verlas en persona, en su tamaño original, y por qué no, llevarte uno de los murales en blanco y negro para decorar el living de tu casa.

Almuerzo en un restaurant de película: Oyster House de Everglades City.

Luego del viaje desde Miami Beach, y de haber pasado un buen rato recorriendo el pueblo de Everglades City como te conté en este post que podés ver haciendo click aquí, se hacía imperioso encontrar un lugar dónde almorzar. Uno de los carteles indicadores en las esquinas del pueblo nombraba al Oyster House Restaurant, así que sin más referencia ni preferencias, seguí la flecha y comencé a salir del pueblo por una ruta diferente que parecía casi internarse en los Everglades, hasta que finalmente lo encontré.

El edificio

Desde afuera el restaurant parece una casa de madera, pero se distingue por los carteles luminosos.

Tal como se ve en la foto se trata de uno de esos clásicos restaurantes norteamericanos que uno está acostumbrado a ver en las películas, con una edificación basada en madera que cruje bajo tus pies al subir las escaleras, los carteles luminosos en las ventanas y, por supuesto, con la puerta mosquitero que hace el característico chirrido cuando la abrís, y un golpe seco y repetido al rebotar cuando la soltás para que cierre sola.

Galeria

Una galería de madera separa el mosquitero de la puerta principal vidriada.

Dentro del mosquitero ya, la ambientación con barriles distribuidos a lo largo y hasta un semáforo colgado a un costado le da al lugar un aire especial. Cuando se ingresa al local, esta sensación se multiplica: estás entrando al set de una película.

Interior Salon

El interior es todo de madera y tiene las paredes cargadas al extremo con cuadros y adornos.

El salón principal, íntegramente revestido en madera, está plagado de fotos, cuadros, pieles y cabezas de animales o, directamente, animales enteros que en un principio parecen reales y embalsamados.

El oso

Hasta tienen un oso trepando hacia el techo…

Los únicos comensales en el lugar eran dos caballeros que hablaban un inglés con acento fuerte, vestidos con camisa a cuadros y sombreros de ala ancha que parecían salidos de una película de cowboys moderna. La mesera por su lado es una chica muy amable y dinámica, anda de aquí para allá sin parar. La carta ofrecía varios tipos de hamburguesas, pero considerando que yo ya había cenado en una famosa cadena hamburguesera la noche anterior, busqué algo para variar, y terminé eligiendo una “Grilled Chicken Salad”. Por recomendación de la mesera me incliné tambíen por la vinagreta balsámica como aderezo, que realmente resultó una elección muy acertada.

Barra y pool

En el salón contiguo está el bar, con una barra de lujo, mesa de pool y al fondo, un piano.

Algo que me llamó la atención es que promediando la comida, la mesera se acercó a preguntarme cómo estaba todo, y si quería algo más. La indiqué que no, que estaba bien, y al rato me trajo la cuenta cuando yo todavía estaba comiendo. Me quedé con la duda de si es algo habitual, o si en inglés nos entendimos mal, pero como ya tenía que seguir viaje para ir a montar el Airboat no me detuve a preguntar demasiado.

Alligator

La réplica del cocodrilo con las fauces abiertas, amenazando comerte a vos, antes que vos a la comida.

Lo que sí consulté es si podía hacer algunas fotos al lugar, a lo que me respondió positivamente con una sonrisa, y me indicó que fuera también al salón de al lado, donde tenían un Alligator (una réplica por supuesto), símbolo de los Everglades donde nos encontrábamos. Hice lo propio, y además del cocodrilo me encontré con un bar de barra enorme y mesa de pool, ideal para ir a tomar algo luego de la cena.

Cabezas

Cabezas colgantes en las paredes: algunas son mansas pero otras no parecen muy amistosas…

El lugar resultó ser muy cálido y la comida buena y relativamente económica, considerando el lugar dónde me encontraba. Claro que al cambio argentino terminé gastando unos $100 por una ensalada con pollo, pero con precios en dólares resulta difícil gastar menos de eso en un almuerzo.

Ahora sí, caía la tarde y tenía que llegar al Airboat antes que cerraran, así que me despedí rápidamente del World Famous Oyster House Restaurant y seguí viaje. Si algún día pasas por Everglades City, acordate de este post y de este recomendable lugar para ir a comer.