Archivo de la etiqueta: Berlin

De Berlín a Praga en Primera Clase, por ferrocarril.

Para viajar desde la capital alemana hasta Praga, el gran objetivo del último periplo europeo, elegí hacerlo en tren. Desde la tranquilidad de mi casa, meses antes de comenzar el viaje, no me di cuenta de tomar notas de las comparaciones y análisis que me hicieron tomar esa decisión, pero recuerdo haber comparado la duración de los vuelos con el tramo en tren, y considerar que este último sale y llega al centro de las ciudades y no necesita que uno llegue con tanta anticipación al andén.

Así emití el pasaje a través de la página web RailEurope que te permite comparar en el momento las diferentes opciones para viajar en ferrocarril por Europa, y ahí mismo elegí el upgrade a primera clase porque la diferencia en ese momento era de unos pocos euros y me intrigaba saber cómo era viajar en el vagón más exclusivo de la formación.

A diferencia de otras ocasiones (incluyendo otros tramos en ferrocarril que hice en este mismo viaje), el pasaje para abordar el tren hacia la República Checa no llegó por mail para imprimir en casa, sino que la única forma de retiro disponible era imprimirlo en la estación. Para eso llegué media hora antes de la salida, y me dirigí a una de las máquinas que tiene el DB distribuidas por todo el hall de la estación.

Se puede imprimir desde cualquiera de las máquinas, incluso las del S-Bahn (el tren metropolitano que también pertenece al Deutsche Bahn), en cuyo caso bastará marcar el logo del DB en la pantalla. Las instrucciones sobre cómo imprimir el ticket sí llegan por mail al momento de la compra, y en mi caso tomé la precaución de llevarlas impresas. Hay que tener en cuenta que, como en mi caso yo había reservado asientos al momento de comprar el pasaje, la máquina imprimirá 2 cosas: el pasaje en sí, y la reserva del asiento. Por supuesto, esta última no tiene validez sin el primero. Los tickets están disponibles desde que se confirma la compra hasta el momento de la partida del tren, y para imprimirlos hay que tipear el número de referencia de la transacción, tal como cuando tramitás el boarding pass para el aéreo, o incluso cuando imprimís en las máquinas de autoservicio tu entrada para el cine.

El siguiente paso será encontrar el tren correcto y abordarlo. Para ello me encontré con otra diferencia con otros viajes en tren por Europa: el pasaje no indica el número de andén, sino que solamente muestra el número del tren asignado. Con este dato habrá que chequear las pantallas de información para encontrar a qué andén debemos dirigirnos.

Identificar el tren no será nada problemático, su color azul lo diferencia claramente del resto. Además a simple vista se ve que se trata de un tren antiguo, que nada tiene que ver con las modernas máquinas de alta velocidad a las que Europa nos tiene acostumbrados. Resulta casi evidente que esta vez nuestro destino está detrás de lo que alguna vez fue la cortina de hierro del comunismo. Cuando se ponga en movimiento, el ruido del tren (comparado con el andar silencioso de los más modernos) nos dará esa misma sensación una vez más.

Por supuesto que una vez a bordo también hay grandes diferencias. La que más salta a la vista es que no hay espacios para dejar las valijas, sino que sobre los asientos están dispuestos unos enormes y muy incómodos portaequipajes. No será fácil levantar las maletas llenas y pesadas por sobre la cabeza para acomodarlas en aquél lugar, e incluso un matrimonio mayor que viajaba cerca nuestro, ante la imposibilidad subirlas, dejó sus valijas en el pasillo hasta que llegó el guarda y les indicó que aquello estaba prohibido.

La disposición de los asientos (que aunque son mullidos, no se reclinan, a pesar de estar en primera), es de 1-2, y todos cuentan con una mesa rígida de madera en la que hay empotrado un pequeño tacho de basura hábilmente disimulado. Además cada asiento tiene su luz de lectura individual y debajo de la mesa se encuentran los toma corrientes y conexiones USB para cargar baterías. Lo que resulta francamente incómodo es el perchero, ya que en caso de colgar algún abrigo allí la prenda cairá justamente sobre tu cara.

Otro punto importante será distinguir si el asiento que tenemos enfrente está reservado o no. En caso de haberlo contratado, el ticket de reserva indicará el vagón y el número de asiento, con lo cual podremos encontrar el correcto porque está claramente identificado, pero sobre el número en sí hay un pequeño acrílico que en algunos casos contiene un cartón con información y en otros está vacío. En estos últimos se trata de asientos sin reserva, mientras que en los otros el cartón indica la estación de partida y la de destino de la reserva: entre ellas ese lugar ya está ocupado.

El viaje en sí es largo, así que más que recomendado tener a mano un buen libro para matar el tiempo. De la sed no hace falta preocuparse porque avanzado el recorrido el personal entrega una botellita de agua mineral de cortesía.

Cómo viajar en el transporte público de Berlín

Berlín es una ciudad enorme y para conocerla como se debe (y sin gastar tanto) habrá que aprender a utilizar el transporte público. La red de trenes metropolitanos (S-Bahn), subterráneos (U-Bahn) y colectivos está unificada en lo que a la comercialización de tickets respecta, lo cual es una ventaja para el usuario; pero no por eso viajar será simple. Todo lo contrario, utilizar el sistema de transporte público alemán correctamente (es decir, de la forma más conveniente) es bastante complicado y requiere de un conocimiento previo que nos permita planificar qué ticket comprar.

Bus 2 pisos

En primer lugar hay que tener en cuenta que la ciudad está divida en 3 zonas tarifarias que se van expandiendo en forma de anillos. La Zona A comprende el centro de la ciudad y toma como frontera externa el circuito del S-Bahn. Es que a diferencia de los trazados que conocemos en Argentina, el Stadtschnellbahn (o tren rápido de la ciudad) tiene justamente un circuito casi circular, como esas pistas de autos a control remoto que teníamos cuando éramos chicos. La Zona B comienza en ese punto y se extiende hasta la frontera de la ciudad. La Zona C está ya más allá de la ciudad, y se extiende aproximadamente hasta unos 15 km. desde el límite de esta, e incluye por ejemplo la cercana, bella e importantísima Potsdam.

Zonas Tarifarias Berlin

Teniendo esto en mente habrá que ubicar geográficamente los puntos entre los que uno se va a mover, para saber qué ticket comprar. Eso como base.

Así, desde el punto de vista estrictamente geográfico, existen 3 tipos de pasajes diferentes. Están los tickets AB para aquellos que se mueven dentro de la ciudad y los tickets BC para los que no ingresan al centro. Por último, para los pasajeros que se mueven indiscriminadamente por las 3 áreas, están los tickets ABC. Cada tipo de pasaje, por supuesto, tiene su precio diferencial.

Fahrkarten

Pero saber esto y tener el mapa de Berlín en la cabeza (o en el celular) para identificar en qué zona(s) vamos a estar moviéndonos, no es suficiente para decidir correctamente qué pasaje comprar. Es que si uno tiene en claro cuánto va a viajar puede generar ahorros comprando el ticket más acorde de acuerdo al uso que se le va a dar. Así, también existen diferentes tipos de pasajes, que no dependen (únicamente) de la zona geográfica. No voy a poder explicarlos todos en un post, pero veamos los más relevantes para los que vayan a visitar Berlin como turistas.

Validacion

Pero antes de eso, tenemos que hablar de otra particularidad, porque los pasajes no son válidos tal como se los compra, sino que la validez comienza en el momento en que se los “valida”. Esto es hace ingresando el ticket en las máquinas de validación (unas cajas amarillas o rojas que están ubicadas al lado de las máquinas de expendio o en los andenes) que los marcará indicando fecha y hora. Sin ese proceso, el ticket no es válido, y si bien no hay molinetes ni controles visibles en las estaciones, mejor que no se te ocurra subir sin haber validado tu boleto porque los inspectores van de incógnito (no tiene uniforme y se confunden con cualquier pasajero normal) y de la multa no se zafa.

Ticket Simple (Einzelfahrschein)

Es el pasaje tal y como lo conocemos en Argentina, válido por un viaje puntual. Puede ser un ticket AB, BC, o ABC, dependiendo de las zonas tarifarias en las que sea válido. Asimismo, la validez dura 120 minutos desde su validación.

Tramo Corto (Kurzstrecke)

Sirve para viajar durante 3 estaciones en el S-Bahn y el U-Bahn; y 6 paradas en los colectivos.

Ticket de 4 Viajes (4-Fahrten-Karte)

Cualquiera de los dos anteriores puede comprarse bajo esta modalidad, por la que se obtienen 4 tickets diferentes, pero que al ser expendidos en el mismo momento cuestan menos que comprarlos individualmente.

Ticket por el Día (Tageskarte)

Este es el pasaje ideal para un día a puro turismo en el que vas a ir de acá para allá utilizando el transporte público. Es válido desde el momento en que lo validás hasta las 3 am del día siguiente y durante ese plazo podés viajar con el mismo ticket todo lo que quieras, sin más restricción que las zonas que hayas comprado. Puede ser AB, BC o ABC.

Ticket por el Día para Grupos Pequeños (Kleingruppen-Tageskarte)

Funciona exactamente igual que el anterior pero es válido para grupos de hasta 5 personas. Ideal si estás en un día a pleno turismo urbano con tu grupo familiar o de amigos. Haciendo una cuenta rápida, conviene cuando haya como mínimo 3 personas. Parejas, mejor compren el Tageskarte individual.

Tageskarte

Tarjetas para Turistas.

Más allá de los pasajes que sirven pura y exclusivamente para viajar, la ciudad de Berlin tiene dos tarjetas que además de servir como pasaje, tienen beneficios turísticos como descuentos de hasta el 50% en atracciones turísticas y comercios asociados. Son la Berlin Welcome Card y la Berlin City Tour Card y ambas tienen versiones AB y ABC.

Haltestelle

Si bien, como dijimos al comienzo, viajar en Berlin con transporte público no es tan fácil, la intención de este post es que sirva de guía para quién visita la ciudad. Recomiendo planificar el itinerario previamente, así se podrán aprovechar los diferentes tickets y combinarlos de la forma correcta para la recorrida sea lo más económica posible.

Taxi MB

Claro que siempre estará la opción del taxi, que en el caso de Berlin son flamantes Mercedes-Benz. Recorrer la ciudad de esta forma será toda una inversión, pero en definitiva, lo importante es disfrutarlo!