Visitamos Chichén Itza: La Imponente Ciudad Sagrada Maya.

Sin lugar a dudas, cuando uno visita la Rivera Maya hay un lugar al que no se puede dejar de ir, por nada del mundo. Ubicada a unas 3 horas de manejo desde Playa del Carmen, la ciudad maya de Chichén Itzá es un imperdible del Yucatán.

Pudiéndose traducir como “Boca del Pozo de los Brujos del Agua”, Chichén Itzá alguna vez fue una de las ciudades más importantes de la cultura maya, levantada en sus épocas de esplendor, lo que aún puede apreciarse hoy en día en las ruinas que luego de cientos de años siguen tan imponentes como habrán sido cuando estaban habitadas.

En nuestro caso hicimos la visita con una excursión contratada en el hotel Fiesta Inn de Playa del Carmen, cuyo post podés ver haciendo click aquí. El servicio fue muy bueno, incluyendo traslado, entradas, almuerzo y bebidas, con lo cual se lo disfruta. Único detalle es que, como en toda excursión, los horarios están atados a un itinerario y por supuesto durante el paseo surgirán cuestiones que a uno le interesan más y querría quedarse más tiempo, cosa que no va a poder ser. De todas formas está bien organizada y permite conocer bastante bien la ciudad, y luego hay un tiempo libre para recorrer por cuenta propia lo que más haya gustado.

Por supuesto parte de ese tiempo se lo llevará El Castillo, la pirámide principal y símbolo por excelencia de Chichén Itzá, que con sus 24 metros de alto tiene varias particularidades.  En cada una de sus cuatro caras cuenta con una escalinata de 91 escalones, que sumados al último peldaño por el que se accede al templo de la cima, dan un total de 365 escalones: los días del año. Además, construido a 17° con respecto al sol, El Castillo se encuentra torcido en referencia al resto de las edificaciones de la ciudad, y así logra que a las 17 hs de los días de solsticio el reflejo del sol dé la sensación de una serpiente que baja desde lo alto de la pirámide.

La serpiente emplumada fue una de las principales deidades, compartida por varias de las culturas de la región, y evidentemente tenía gran importancia ya que se la puede ver incluso en las casas de la ciudad, donde flanquea las escaleras de ingreso, una serpiente subiendo y la del otro lado bajando, para finalmente entrelazarse. De esta forma los mayas representaban el apareamiento del animal como símbolo de prosperidad y fertilidad. Aunque se trata de serpientes de cascabel y por tanto extremadamente peligrosas, no eran un símbolo de muerte, sino todo lo contrario.

Frente al Castillo se ubica el palco real desde el cual el rey dirigía los discursos a su pueblo, que lograba escucharlo con total claridad por la extraordinaria acústica que genera su posición con respecto a El Castillo. No te asustes si ves un grupo de personas gritando o haciendo palmas; no se volvieron locos sino que el guía los está instruyendo a probar el sonido, que ingresa por la pirámide, rebota en las paredes interiores y vuelve a salir multiplicado sin necesidad de enchufar un sólo micrófono. Increíble.

También alineado con el sol, otro de los edificios emblemáticos de la ciudad es el Observatorio. No hará falta que durante tu visita a Chichén Itzá ningún arqueólogo experto te señale la cúpula indicándote que “es ese”. El Observatorio es inconfundible.

Desde allí los sacerdotes mayas estudiaban el cielo y lograron descubrir el ciclo de Venus alrededor del sol, observando todos los días a las 5:30 de la mañana el punto exacto del cielo donde aparecía la “primer estrella de la mañana”. Según nuestro guía, el Observatorio también tiene su efecto particular durante el equinoccio, momento en que parándose en la puerta uno podría ver una línea de sol perfecta que atraviesa el interior del recinto.

En Chichén Itzá hay una tercer construcción famosa: la cancha de pelota. Si bien hay varias en la zona, la de Chichén Itzá es la más grande de Mesoamérica y cuenta con un palco desde el que el rey observaba el juego, que más que un deporte era un ritual. Aparentemente el juego tenía lugar en épocas de sequía y enfrentaba a dos equipos. El capitán del ganador sería el que tendría el honor de morir decapitado, ofrendando su vida a los dioses para el bienestar de su pueblo.

De excelente acústica también, la cancha permitía escucharse entre ellos a los jugadores que desarrollaban las mejores estrategias para vencer al oponente. En la paredes perfectamente conservadas aún se aprecian los aros por los que debía pasar la pelota para marcar los tantos.

Otras construcciones impresionantes son el Templo de los Guerreros, con su gran cantidad de columnas, y el Tzomplantli, la plataforma de piedra donde se clavaban las cabezas de los enemigos, adornada de forma acorde con figuras de tenebrosas calaveras.

Si uno logra abstraerse de la gran cantidad de gente, y en particular de los vendedores, la visita a esta ciudad sagrada maya parece transportarte a otra época. El tema de los vendedores le saca mucha magia, es verdad, ya que no solamente están al ingreso del predio, sino dentro de él. Rodeando los caminos que llevan de una ruina a la otra hay puestos de ambos lados cual feria artesanal en la plaza del barrio, con vendedores al constante acecho empecinados en que les compres algo, ya sea por MX$ 5 o por USD 5. El sonido de los jaguares (unos adornos que emulan el animal salvaje al soplar) será constante y por momentos, intolerable. Pero aún así, Chichén Itzá es imponente, una parte de la historia prehispánica aún en pie, que no se puede dejar de visitar.

Aunque tengas que esquivar vendedores, no te vas a arrepentir. No lo pienses dos veces, andá.

 

 

Anuncios

Crónica del vuelo LA339 y la odisea de volver a casa por Aeroparque.

Habíamos llegado al Aeropuerto Internacional de Santiago, en Chile, a bordo del B787 de Latam Airlines que operó el vuelo desde México, pero siendo las 5:30 de la mañana aún nos faltaba el último tramo para llegar a casa, que si bien es más corto, esta vuelta no sería por eso menos estresante.

En el Nuevo Pudahuel daba toda la sensación de que un vuelo se había cancelado, porque por todos lados alrededor del gate 7 por el que abordábamos había cantidad de gente durmiendo. Pasamos un rato allí ya que nuestra conexión estaba programada para las 8 de la mañana y el paso por los scanners de seguridad había sido muy rápido, así que luego de tomar algunas notas para estos posts y leer un poco, llegó el momento de comenzar el embarque que se realizó por plataforma, permitiéndome fotos como la de la portada.

El abordaje del A321 se complicó un tanto ya que había problemas con los asientos: había 2 pasajeros que reclamaban exactamente la misma butaca. Cuando logramos subir nos dimos cuenta de que la pareja que viajaba a nuestro lado estaba implicada en el problema, pero luego de un par de idas y vueltas de los TCPs y el personal de tierra, el malentendido quedó aclarado y cada cual se pudo ubicar donde le correspondía.

Con algo más de 2 años de antigüedad, el matriculado CC-BEI estaba en muy buenas condiciones, salvo por el único detalle de la Curita en la salida del aire acondicionado. Definitivamente ese implemento no forma parte de la MEL, la lista de equipamiento mínimo que determina si un avión puede despegar con algo roto, o no. Tercera vez que vuelo en un A321, y realmente es un avión que me gusta, me resulta cómodo para viajar, mucho más que los habituales A320 que operan el cabotaje argentino.

Después de una pequeña demora luego del push back, y de un exageradamente largo carreteo hasta la cabecera (tardamos unos 20 minutos en llegar a la pista) el LA439 levantó vuelo con casi 40 minutos de atraso y puso morro hacia el este, hacia Argentina, y hacia la cordillera de los Andes. Con, obviamente, señal de abrocharse cinturones prendida, Iván, el jefe de servicio de abordo se encargó de recordar por altoparlante que durante el cruce de cordillera debíamos quedarnos sentados.

Y entonces lo impensado, lo increíble, lo inexplicable. ¿O quizá a esta altura lo lamentablemente esperable? Un pasajero moviéndose lentamente por el pasillo, hacia adelante, a escasos minutos de la advertencia de la tripulación, que por supuesto estaba atada a sus asientos como correspondía. Desde mi asiento pude escuchar la discusión, la cagada a pedos y ver cómo el pasajero volvía a su asiento, con cara de pocos amigos y sin haber podido entrar al baño. A pocas semanas del accidente de Southwest, esta anécdota cobra más sentido aún. Señores: en el avión siempre con el cinturón abrochado. Y cuando la señal está prendida, no se levantan. No es tan difícil seguir normas tan básicas. Y no es tan difícil prestar atención los dos minutos que dura la demostración de seguridad, que son dos minutos que te pueden salvar la vida.

Habiendo dejado atrás la cordillera llegó el momento del servicio abordo, y acá es donde Latam muestra la pobreza en la que viene inmersa desde hace algún tiempo, al menos a compararlo con otros tiempos. El muffin es gigante, pero de mala calidad: apelmazado y sin gusto a nada. Lo probé y lo dejé por la mitad, contentándome únicamente con el jugo de naranja.

El aterrizaje en Aeroparque se dió por pista 13 y ahí comenzó otra historia, la de acá, la argentina y nuestros eternos problemas de infraestructura. Para hacer migraciones la fila de argentinos era enorme y demoró el trámite una media hora, pero el problema real estuvo una vez oficialmente dentro del país. El área de recupero de equipajes estaba absolutamente colapsada. Con gente prácticamente abalanzada sobre las cintas, personal de las líneas aéreas que sacaba valijas de las cintas y las estibaba a un costado, y la fila de carritos para hacer aduana haciendo giros inverosímiles siguiendo el contorno de las cintas y metíendose entre la gente que aún esperaba que llegara su equipaje, uno no sabía ni dónde estaba parado. Y el tema es muy simple: Aeroparque no tiene espacio físico suficiente entre el área de cintas y los scanners de aduana: cuando se juntan varios vuelos llenos sobreviene el mismísimo caos. Eso sin contar cuando se equivocan de cinta, te anuncian en una y luego nadie avisa que en realidad tus valijas están llegando por la de la otra punta, hasta que un empleado de la línea se aviva y empieza a anunciarlo a viva voz…

No recuerdo cuánto tardé en salir. Sí recuerdo el malhumor y el agotamiento con que lo hice. Y la expresión en la cara del guarda de aduana que, cuando nos tocó canal verde en el semáforo, nos indicó que encaráramos la salida enseguida, preocupado en hacer circular a la gente, ir desalojando el hall lo más posible y mantener la situación (y el humor de los cientos de pasajeros) bajo control.

Tome nota el Ministro Dietrich, porque sino algo extremadamente simple le puede llegar a complicar la tan ansiada revolución de los aviones. Y tomen nota los muchachos de AA2000, que cada vez sorprenden más con las innovaciones que implementan y nos hacen preguntarnos dónde estudiaron la “planificación de infraestructura aeroportuaria” porque están años luz de lo que deberían.

Hay obras planificadas en los aeropuertos argentinos, y otras que ya se están ejecutando. Esperemos ver pronto solución a estos problemas (y a los que no vemos, y que son aún más graves). Soluciones serias y no lavadas de cara. El extranjero que nos visita se merece otra imagen al llegar a nuestro país. Y nosotros, los argentinos que vivimos y trabajamos aquí, también.

El tradicional Café de Tacuba y la historia de su fantasma.

Si bien la idea de visitarlo estaba desde el comienzo, durante el viaje en taxi del aeropuerto Merino Benitez hasta el departamento donde nos alojábamos se consolidó y se convirtió en un imperdible de la ciudad. Estoy hablando del centenario Café de Tacuba, uno de los restaurantes más tradicionales y reconocidos de México, que además de servir los más ricos platos, le diera nombre a la famosa banda de rock homónima (aunque con v en lugar de u tradicional).

Pero no es por las canciones de Café Tacvba que queríamos ir sí o sí al Café de Tacuba (valgan todas las redundancias), o al menos no solamente por eso. Es que durante ese recorrido el taxista nos habló de platos, aromas y sabores mexicanos que deberíamos probar, y en particular nos contó de este lugar, que fundado en 1912 tiene una historia propia (sino muchas) que contar.

A apenas unas cuadras del Zócalo, sobre la calle que a su vez le da nombre, se emplaza este mítico local desde tiempos inmemoriales en los que don Dionisio Mollinedo lo instaló en aquél lugar. Lleva más de cien años agasajando a sus clientes con los mejores platos de la ciudad, entre los que se cuentan tanto comida mexicana como internacional.

Pasaron por allí cantidad de personalidades, como ser artista el mexicano Diego Rivera quien anduvo con motivo de su casamiento, o Anthony Quinn que fue a filmar una película basada en un libro inspirado por uno de los empleados del antiguo café. Pero seguramente la más impactante haya sido del arco político, ya que Manlio Altamirano, hombre fuerte del PNR, fue asesinado allí cuando cenaba con su familia en junio de 1936.

Sin embargo, la historia sobre el café que nos decidió a visitarlo sí o sí no tuvo que ver con políticos ni con bandas de rock, y es incluso anterior al restaurante en sí. Se trata de la historia del lugar propiamente dicho, de esa vieja casona que desde hace un siglo alberga el local pero que anteriormente fuera parte del hospital psiquiátrico de la ciudad, a cargo de las monjas Clarisas.

Una de esas monjas era Sor María del Sacramento, hija del acaudalado que había donado la propiedad para instalar el hospital; y que incluso había cedido a su propia hija a favor de la Iglesia, convirtiéndola en monja. Según cuenta la leyenda, Sor María era dulce y hermosa, y uno de los internos estaba locamente enamorado de ella. Pero a pesar de haberse iniciado en la vida religiosa contra su voluntad, la joven rechazó a su pretendiente explicándole que ella se debía a Dios.

En un rapto de furia, amor y locura, el interno un día perdió el control y mató a su amada. Desde ese momento el fantasma de la monja clarisa vaga por los pasillos del Café de Tacuba, erizándole los pelos a los comensales que ocasionalmente la ven pasar, y ayudando a los cocineros en sus preparaciones, tanto que se dice que los más ricos platos saben así por el toque especial que el fantasma de Sor María les da.

Lamentablemente no puedo decir que yo haya visto ni sentido el fantasma, aunque alguna expectativa llevaba. Lo que sí sentí fueron a los Mariachis que tocaron un par de temas en la mesa de al lado. Y lo que ví es la hermosa ambientación que tiene el café, diferente en cada uno de los salones, y llamativa hasta en los baños, como se puede ver en las fotos que ilustran esta entrada.

El Café de Tacuba es un lugar diferente, donde es realmente un placer sentarse a degustar un plato en esos salones decorados con tanto esmero y rodeados por tanta historia. Más que aconsejable no ir apurado, y tomarse un momento para recorrer los detalles de cada salón con la mirada. Sin lugar a dudas, hay que incluirlo en la lista de puntos a visitar en CDMX.

Las Chacras de Azcona: Alojamiento rural en Azul.

Mientras buscábamos dónde alojarnos durante el fin de semana de Pascuas en la ciudad de Azul encontramos algunas fotos que nos llamaron la atención. Mostraban un alojamiento diferente, con mucho verde, campo y animales pastando. Imposible reprimir el impulso de querer dormir en aquél lugar, rodeado de aire de campo y alejado del cemento, los autos y nada que nos hiciera recordar a la gran ciudad.

Las Chacras de Azcona se trata justamente de eso. Ubicadas prácticamente en frente de Azul, solo separada por la traza de la RN 3 y a metros de la rotonda de acceso a la ciudad, es un emprendimiento original donde Carlota y su hijo Olaf logran articular la vida rural y la actividad ganadera propias de aquellos pagos con un desarrollo turístico de toque distintivo.

Son 60 hectáreas de campo que tienen historia propia y se remontan incluso a mucho antes de la llegada de los Azcona. Apasionado de la historia como soy, no podía más conmigo mismo mientras Carlota, durante un desayuno, nos contaba que la vieja casona había sido construida  en 1907 por un escocés de apellido Waddell que migró hacia Argentina y se enamoró de su mujer en el Teatro Español de Azul. Tras la muerte de su marido, la viuda decide vender la propiedad a un ex intendente de San Isidro, razón por la que el arco de entrada lleva la inscripción de esta localidad del conurbano bonaerense.

Sin embargo, al menos en este aspecto al político no le va bien, y tras fundirse la casona es vendida en remate judicial, donde la adquiere Carlos Azcona que la alquila por diez años a unos ingenieros alemanes que llegaron al país para poner en funcionamiento la fábrica de azulejos San Lorenzo. Finalizado el período de alquiler, durante los años 70 Azcona convierte la propiedad en el primer centro de inseminación bovina de la Provincia de Buenos Aires, además de ser un tambo modelo.

Con la muerte de Carlos en la década del 80, Carlota se muda a las chacras con sus hijos, y aprovechando que uno de ellos era estudiante de turismo, desarrollaron el emprendimiento donde hoy podés pasar la noche. Son 9 habitaciones que funcionan como hostería y 4 más ubicadas en lo que antiguamente era la casa de servicio, hoy transformado en hostel.

Nuestra habitación estaba alejada unos metros de la casa principal y con salvedad de las bellotas que caían sobre el techo, la paz era absoluta. A pesar de estar ubicada a la vera de la ruta, desde las habitaciones no se escucha el pasar de los autos. Realmente es un placer dormir allí sin que nada ni nadie te moleste.

Las habitaciones son amplias, e incluso la nuestra estaba equipada con una antesala donde había dos camas individuales, y para ir al baño se pasaba por lo que evidentemente antes era un lavadero. Queda más que claro que se trata de una vieja casa remodelada y convertida en cuarto de hotel, pero en tal remodelación no se cambió nunca el estilo, que es simple, rústico y de mobiliario bien antiguo, dándole ese toque distintivo que parece transportarte a otro lugar; otra época.

El campo es enorme y con lindo tiempo se aprovecha en buenas y extensas caminatas durante las que se puede apreciar el ganado que aún pasta en la propiedad, o las gallinas que ponen huevos que son recogidos todos los días por la mañana, tal como indica el pizarrón ubicado en el comedor donde se sirve el desayuno.

Durante Pascuas ya estaba medio fresco, pero la pileta seguía impecable y algún corajudo hasta se le animó a un par de chapuzones. No fue nuestro caso, que estuvimos recorriendo los alrededores como podrán leer más adelante en el blog, pero está más que claro que cuando vaya en verano me llevo el short de baño en el bolso!

Para el servicio de la hostería el desayuno de campo está incluido en el precio de la estadía. Sin lugar a dudas, lo mejor del desayuno son las mermeladas. Nada de supermercados con marcas llenas de conservantes; los dulces que te sirven en Chacras de Azcona son caseros, hechos por las manos expertas de Carlota que además busca las frutas necesarias en los árboles de su propiedad. Resaltan la mermelada de higo y de tuna, pero para mi la que se lleva todos los premios es la de ciruela.

Los dulces no solo se pueden degustar en el desayuno, sino que tras mucha insistencia de los clientes, los Azcona se decidieron y ahora también hacen dulce para vender. Así que podés hacer como nosotros, que nos volvimos a Buenos Aires con frasquitos de varios colores.

El lugar está atendido por Carlota y Olaf, quienes son muy cordiales y están siempre dispuestos a ayudar y asesorarte sobre qué cosas hacer o visitar, tanto en la ciudad como en los alrededores. De hecho fueron los consejos de Olaf los que en gran medida marcaron el itinerario definitivo que realizaríamos en este viaje, y los de Carlota los que nos hicieron degustar los mejores platos de Azul.

Chacras de Azcona es ideal para el que busque un alojamiento tranquilo, en el campo pero a apenas unos minutos de una ciudad importante. Es rústico, sin grandes lujos, pero apacible y agradable. Todo lo que uno puede pedir para pasar un fin de semana diferente, codeándose con la vida rural. Si lo que buscás es tranquilidad y descanso, muy recomendable para tu próximo viaje a Azul.

Comenzando el regreso con Latam: Reporte del vuelo LA621 hasta Santiago.

El vuelo de regreso desde México lo tomamos un sábado de fin de semana largo en el país azteca, así que en principio se podría haber supuesto que el insoportable tránsito de la ciudad amainaría un poco; pero eso resultaría una presunción errada. Por suerte salimos con tiempo y llegamos al aeropuerto sin inconvenientes en el Uber que contratamos.

El check in de Latam estaba con muy poca gente así que me tomé un momento para sacar la foto habitual que ilustraría este reporte de vuelo. Allí me tomó por sorpresa un policía que se me acercó raudamente para sermonearme, porque la toma de fotos estaba prohibida, aunque tal prohibición no está indicada en ningún lado. Sinceramente no lo podía creer, ni en Argentina con la PSA que es tan celosa de las fotos me pasó nunca algo así, y no veo cómo una foto tomada en el área libre del aeropuerto puede afectar la seguridad aérea, pero no pude volver a apuntar la cámara hacia los mostradores de check in, así que la única foto tomada es la que ilustra el post.

Una particularidad de esta entrega de equipajes (ya que estábamos previamente chequeados por internet) fue que volábamos con exceso de equipaje, así que una vez controlados los documentos e impresos los boarding pass, el muchacho de Latam nos acompañó hasta el último mostrador donde el personal de ventas de la aerolínea nos cobró los USD 200 que salía la valija extra. Una vez pagado el importe le hicimos señas al muchacho del checkin y no me quedé tranquilo hasta ver que tomó la valija que había quedado a un costado y la despachó por la cinta. Ahora sí, estaba todo listo para embarcar.

Quizá por ese ir y venir y cuidar que todo el equipaje fuera a subir al avión no noté en ese momento el cambio que se había producido en el checkin. Algo rarísimo, ya que al hacerlo online había elegido asientos en la fila 28 (así me lo confirmaba el boarding digital que tenía en el celular), pero el empleado de Latam me había impreso boardings con asientos en la fila 40. Es el día de hoy que no se ni entiendo por qué Latam no respetó los asientos elegidos originalmente, así que si algún lector pasó algo parecido lo invito a dejar su comentario.

Ya una vez a bordo pasó una típica en un vuelo de regreso a Argentina, pero no por eso menos exasperante. Un grupo relativamente grande de pasajeros (que entiendo eran una familia que volvía de vacaciones) se debatía sobre a qué asientos cambiarse, ya que estábamos en la parte trasera del avión y entendían que los que abordaban ahora se sentaban únicamente en la parte delantera. Tuvo que intervenir un TCP para poner orden e indicar que una vez finalizado el abordaje se podrían ver qué asientos quedaban libres y eventualmente hacer algún cambio, cuestión que finalmente no se pudo porque el avión voló prácticamente completo.

Tal como conté en el reporte del vuelo de ida, Latam implementó su nuevo menú a bordo, y considerando la mala experiencia con los sorrentinos opté por el pollo, que esta vez sí estaba bueno. Venía con espinaca y vegetales asados y realmente fue una muy buena elección. Más tarde llegaría el momento del desayuno, para el cual quería pedirme un sandwich de jamón y queso, pero cuando el TCP llegó a mi fila, se habían acabado. No quedó otra que tomar el hotcake con salsa de frambuesa que a diferencia de la cena, no tenía gusto a nada.

Explorando el sistema de entretenimientos para matar el aburrimiento hice lo impensado. Navegué las opciones de juegos donde encontré uno que no recuerdo el nombre, pero que se trataba de adivinar los lugares del mundo que el programa proponía con una descripción genérica. Me atrapó e invertí una buena cantidad de tiempo seleccionando ciudades de los lugares más remotos, pero por sobre todas las cosas, prestando especial atención a los lugares de la Argentina que el juego incluía.

Iban a dar las 5:30 de la mañana cuando aterrizamos en Santiago de Chile, pero aún era noche cerrada. Allí debíamos esperar un par de horas para tomar la conexión que finalmente nos traería hasta Buenos Aires, pero ese vuelo es cosa de otro post.