Archivo de la categoría: Pueblos de Buenos Aires

Restaurante y Hotel De la Cascada, en Tandil.

En el viaje a Tandil llegamos a destino ya pasado el mediodía, así que incluso antes de instalarnos en el alojamiento que habíamos reservado, buscamos un lugar cercano y tranquilo donde poder almorzar. Así llegamos hasta el restaurante de la Hostería y Spa La Cascada.

Aunque el restaurante pertenece al hotel, no hace falta que estés alojado para ir a comer. Tiene una galería al aire libre lindera a la pileta, que es una excelente opción para almorzar en la temporada de verano. Un poco más allá, se tiene una vista del extenso parque (unas 20 hectáreas) que lo convierten en un lugar especial.

Eso y la comida, por supuesto, que estuvo exquisita. Yo opté por el ojo de bife a la parrilla con papas, huevo y tomate (sí, livianito). Mi esposa fue con la pesca del día (que casualmente era salmón rosado) con vegetales, y tampoco quedó defraudada.

El servicio y la atención son excelentes. Eso sí, el precio es algo elevado, pero si podés darte un gusto y en una comida gastar un poco por arriba del promedio, bien vale la pena. Haciendo click acá entrás a la carta web con los precios actualizados, para que tengas una idea.

Si querés alojarte, no puedo hablarte de experiencia propia, pero por lo que recorrimos las instalaciones se ven muy lindas. Hay tanto habitaciones en la hostaría como bungalows distribuidos por el enorme parque (y que a simple vista me encantaron porque se los ve super tranquilos, ideal para un buen descanso).

El hotel y restaurante deben su nombre a estar ubicados al lado de la reserva natural La Cascada, una de las caminatas que se pueden hacer en Tandil, aunque por estar dentro de un predio de propiedad privada no cuenta con servicios ni mantenimiento municipal. Lo que sí está bien equipado es el hotel restaurante, así que es ideal para ir a comer algo y luego pasear por el parque contemplando los animales y los impresionantes paisajes de alrededor.

Para llegar, cuando se va ingresando a Tandil por la Av. Don Bosco, hay que girar a la derecha en la calle Yugoslavia y seguirla. En un punto dado, la calle gira hacia la derecha y allí se topan con el acceso al estacionamiento, así que no pueden perderse!

El Parque Independencia de Tandil.

Uno de los clásicos atractivos de toda ciudad serrana son las vistas panorámicas. En el caso de Tandil, una de las panorámicas por excelencia es la que se obtiene desde lo alto del Parque Independencia.

Inaugurado en 1923 para el centenario de la fundación de la ciudad, el Parque Independiencia está ubicado hacia el sur de la ciudad, muy cerca del Lago del Fuerte, y en su ingreso cuenta con un pórtico donado por la comunidad italiana que no pasa desapercibido y es uno de los monumentos icónicos de la ciudad.

El parque en sí es un área de recreo al aire libre, de acceso público y gratuito, frecuentada tanto por locales como por turistas. En él se destaca el Anfiteatro Municipal que tiene capacidad para unos 5000 espectadores. Sin embargo, lo más llamativo del parque está en la cumbre del cerro que lo alberga.

El Castillo Morisco es un atractivo turístico en sí mismo. Se trata de una construcción donada por la comunidad española que alberga un restaurante. Desde allí, la vista de Tandil es excelente, pero aún se puede mejorar. En la torre del castillo hay una escalera que conduce a la terraza del castillo desde la cual las fotos son inmejorables. Un clásico del turismo tandilense es acercarse al castillo a diferentes horas del día, para apreciar la vista con diferentes tonalidades de luz.

Saliendo hacia atrás de la terraza del castillo se llega hasta el monumento al General Martín Rodríguez, el fundador de la ciudad. En lo alto también, pero mirando hacia el estacionamiento, se podrán observar los antiguos cañones que supieron estar emplazados en el Fuerte Independencia, que luego daría origen a Tandil como ciudad.

Hasta el castillo se puede subir tanto en vehículo como a pie. Como sea, el pasar por aquí es uno de los paseos obligados cuando se visita Tandil. Y por supuesto, a no olvidarse de cargar el celular, o la batería de la cámara fotográfica.