Archivo de la categoría: México

Llegamos al pie de la roca: Conocemos Bernal y su peña.

San Sebastian Bernal es un pequeño pueblo del estado de Querétaro famoso por una particularidad que se puede ver a simple vista y desde bien lejos, incluso kilómetros antes de llegar hasta el poblado…

Con casi 300 metros de altura la peña de Bernal (palabra que quiere decir justamente eso: peñón o piedra grande), resalta a lo lejos y es el símbolo y mayor atractivo de este pintoresco pueblo. Es famoso mundialmente por tratarse del tercer monolito más grande del mundo, después del Peñón de Gibraltar primero, y el Pan de Azucar de Río de Janeiro en Brasil, después.

Por supuesto que semejante formación de piedra es toda una tentación para los aventureros, pero subir hasta su cima no es tarea fácil. Al pie del mismo se puede ascender ya sea en auto o a pie, y a partir de allí se deberá seguir por los senderos, pero la parte difícil viene en los últimos metros, los cuales deben ser escalados y para ello se recomienda el uso de equipamiento acorde, aunque los moradores de este lugar suelen subir sin más ayuda que sus propias manos.

En la punta de la piedra, que no es otra cosa que lava solidificada, se puede observar una cruz que, según creen los locales, los protege de que pase algo. Es por eso que sólo se aventuran a llegar a la cima cuando la cruz está en su lugar, creencia que nació cuando durante un festejo del pueblo se bajó la cruz para realizar la procesión. Con la insignia paseando por las calles un joven se aventuró en la peña y encontró la muerte luego de caer desde lo alto. Hoy en día los lugareños siguen yendo a buscar la cruz para bajarla durante las fechas clave, pero como consecuencia de lo sucedido se ha emplazado a su lado un monolito con una cruz más pequeña. Esta es la que resguarda a la gente mientras la cruz principal está abajo.

Y como siempre que hay piedras, además de treparla se puede jugar a buscar formas en ellas. Así es como están, dependiendo de la hora del día y el lugar desde el que se mire, los que ven a la tortuga o algún otro animal, aunque yo me quedo con el elefante que me parece la geoforma más clara, al menos en el momento de nuestra visita.

Bernal, además de ser un Pueblo Mágico, es extremadamente tranquilo y tamaña piedra levantándose sobre sus techos no le quita serenidad. De tan pequeño se lo puede recorrer fácilmente a pie en un par de horas.

Uno de los puntos que se deben visitar en su centro es el templo de San Sebastián Bernal, ubicado en la plaza principal y construido entre el 1700 y 1725. Las iniciales “TA” en el arco de su puerta remiten a Tiburcio Angeles, quién se convirtiera en su benefactor al cambiarle el techo, entre otras mejoras.

Otra iglesia que se puede visitar es el Templo de la Santa Cruz, de gran importancia ya que es el punto de reunión que convoca a los habitantes de la villa cada 3 de mayo para partir desde allí hasta la pequeña capilla que se encuentra en lo alto de la peña. Pero la más misteriosa sin dudas es la Capilla de las Ánimas, a la que nosotros no pudimos llegar, pero afortunadamente ese no fue el caso de un comerciante que vivió en este lugar en el siglo XVII o el XVIII, quién perseguido por unos ladrones llegó hasta el lugar y se escondió en los arbustos, en una época en la que no había más que eso, y al encomendarse a las almas del purgatorio logró evadir a sus perseguidores. En agradecimiento, luego del evento, este comerciante volvió y levantó la capilla que aún hoy en día se puede visitar.

Por supuesto que siendo el gran atractivo del lugar, la misma peña convoca a gente de otras regiones de México y del mundo entero, en especial a aquellos que gustan de practicar la escalada en roca. Los que quieran subir hasta la cima deben tener en cuenta, por supuesto, llevar calzado cómodo y apto para la actividad, y en segundo lugar que si pretenden llegar a la cima, los últimos metros son de ascenso vertical siendo necesario el equipo y el conocimiento para hacerlo, o bien ir acompañados de un guía.

No estarán demás un par de recomendaciones a la hora de llegar hasta Bernal. Hay que tener en mente que en el pueblo no hay bancos, apenas un sólo cajero automático que probablemente agote su stock de forma rápida. Como no son muchos los comercios que aceptan tarjeta de crédito, esto puede convertirse en un problema. En segundo lugar algo importantísimo: un postre muy tradicional en esta zona es el helado de cactus, así que seguramente esté quién te recomiende la experiencia. Mi opinión, estrictamente personal, es que no es “intomable” pero mejor gastá tus pesos en otro gusto menos autóctono quizá pero con más sabor.

Por último hay que mencionar que hasta este lugar llegamos con la excursión de la Ruta del Vino y del Queso, desde Querétaro. Por ende es una zona de viñedos que por supuesto pueden ser visitados, como es el caso de la Finca Sala Vivé. Es un detalle que los que gusten de los vinos y en particular de degustar nuevas variedades y sabores, no deben perder de vista.

Todo, por supuesto, bajo la celosa mirada de la imponente Peña de Bernal.

Visitamos la Finca Sala Vive para probar sus espumosos.

La excursión en sí se llama “La Ruta del Vino y del Queso” así que si había algo que estaba claro era que íbamos a probar algo de todo eso. Así salimos a la ruta desde la ciudad de Querétaro para llegarnos hasta la Finca Sala Vive, famosa en todo el mundo por sus espumosos.

De propiedad de la familia Freixenet, esta bodega cercana a San Sebastián Bernal cuenta con 50 hectáreas plantadas en su Viña Doña Dolores donde producen la uva tanto para las variedades blancas como para las tintas. Además cuenta con una enorme cava a 25 metros de profundidad que mantiene las condiciones ideales de temperatura y humedad.

Se trata de una empresa familiar de origen catalán que nació a fines del Siglo XIX por la unión de dos familias íntimamente ligadas a la industria vitivinícola. El casamiento de Pere Ferrer y Dolores Sala marcó el inicio de este emprendimiento que hoy tiene reconocimiento mundial, especialmente por sus espumosos elaborados bajo el método tradicional de la champaña francesa.

La bodega que pudimos visitar en México es una de las 18 que la familia tiene distribuida en 7 países diferentes, y aquí además de los espumantes se producen variedades de vino tinto y blanco.

El establecimiento maneja también diferentes tipos de vinos, como ser los más jóvenes, los que se añejan en barricas y, por supuesto, los espumosos. Lo que se llama la “crianza” de estos vinos se da en la cava subterránea a la que se tiene acceso por una larga y delicadamente iluminada escalera.

Allí abajo, en un ambiente especialmente cuidado, se podrán encontrar tanto barricas como botellas cuidadosamente dispuestas en posición horizontal y alejadas de la cualquier fuente de luz que pudiera influenciarlas nocivamente.

Bajo tierra también se ubica la cava privada de la familia Ferrer que contiene botellas de vinos seleccionados guardadas desde 1996, una por cada año de cosecha. Así como se los ven, cubiertos de polvo y casi abandonados, estos recipientes contienen litros del mejor líquido que la finca haya producido, esperando quizá para ser abiertos en alguna ocasión más que especial.

Vedado tras las rejas, el recinto puede utilizarse también para algún evento de gran importancia.

Pero como decíamos antes, la estrella del lugar es el vino espumoso, elaborado bajo los más estrictos y tradicionales estándares. En realidad no se trata ni más ni menos que de un vino común al que, una vez embotellado, se le agregan levadura y azúcar para lograr una segunda fermentación y la producción de las tan ansiadas burbujas.

Quienes gusten de este tipo de bebidas tendrán que pasar por la Finca Sale Vive casi obligadamente. Si van por su cuenta las visitas pueden agendarse a través de la página web de la bodega, e incluso hay varias opciones de tours para realizar, según el gusto e interés de cada uno, que hasta incluyen la posibilidad de pasear en carruaje por los viñedos.

Y claro que si sólo quieren probar, pueden optar por una degustación. Eso sí, tengan en cuenta que el precio de la visita guiada ya la incluye, y que además te llevás la copa de recuerdo.

Así que, sin mucho más que agregar, ¡Salud!

Unas horas en Tequisquiapan, el Pueblo Mágico de las Aguas Termales.

Una de las cosas que se pueden hacer desde la hermosa ciudad de Querétaro (sobre la que ya hablamos largo y tendido en este post al que acceden clickeando acá), es visitar la vecina Tequisquiapan. Ubicada a unos 55 kilómetros de distancia de la capital del estado esta localidad está incluida en el programa  Pueblos Mágicos con el que el gobierno mexicano busca promocionar el potencial turístico en distintos puntos del país.

Fundado el 24 de julio de 1551 bajo el nombre de Santa María de la Asunción y de las Aguas Calientes este pueblo tiene la particularidad de haber sido gobernado en un principio por indios, mientras se mantuvo bajo la administración del pueblo San Juan del Río. Fue recién en 1820 que se dio un proceso llamado “Liberalismo” por el que se proclamó la independencia de Tequisquiapan y que fuera el instrumento ideado por los españoles para eliminar la presencia indígena del gobierno y quedarse con el poder.

La hermosa parroquia Santa María de la Asunción comenzó a construirse, según se cree, en el año 1738, aunque algunos documentos datan este evento un par de años después, en 1744. Una segunda etapa parece haberse dado para el año 1874 mientras que la finalización de la obra no fue un hecho sino hasta el siglo XX. La caracteriza su fachada de cantera rosa y su única torre ubicada del lado izquierdo, si se la mira de frente.

Hacia atrás aparece, imponente, la cúpula con idéntico color rosado.

Tequisquiapan es un muy tranquilo pueblo de calles adoquinadas ideal para ir a pasar un día y alejarse del ritmo de la ciudad. Frente a la iglesia se encuentra la Plaza Manuel Hidalgo que es ideal para sentarse a descansar y disfrutar. Si sos un argentino en México bien vale llevarse el termo para cebar unos mates!

Desde que fue declarado Pueblo Mágico Tequisquiapan ha crecido exponencialmente en cantidad de visitantes. Esto en su momento dio lugar a un furor por la actividad turística que no supo tener ningún control. El mayor atractivo de este lugar, además de lo pintoresco y tranquilo, son sus aguas termales, conocidas incluso desde antes de su fundación. Con esta expansión sin control las canteras de aguas termales proliferaron a tal punto que incluso en los hoteles se utilizaba este líquido hasta en los baños. Semejante despilfarro del recurso natural terminó, lógicamente, en el casi agotamiento del mismo, por lo que ahora de todo aquello poco queda. Apenas hay unas 6 canteras en funcionamiento y son pocos los balnearios con piscinas de agua termal que pueden visitarse los fines de semana o en temporada alta. Esto no quita, por supuesto, que Tequisquiapan siga siendo reconocida por las propiedades de sus aguas y cientos de turistas vengan a disfrutarlas.

Y como para dar una idea del tiempo basta contar que el Parque de la Pila debe su nombre a un hecho sucedido en el año 1567, cuando los españoles afincados en este lugar aprovecharon el enorme caudal de agua que fluía de dos manantiales ubicados en este lugar exacto, y con ellos construyeron la así llamada “Pila Grande” que abastacía a la cercana “Hacienda Grande”. Hoy en día este parque es sede de diversas fiestas nacionales como la Fiesta del Papalote (que es cómo le llaman coloquialmente en México a los niños).

Claro que quizá la más interesante sea la Fiesta del Vino y del Queso que se realiza en la época de la vendimia, por el mes de agosto, y que tiene que ver con el principal motivo que nos trajo hasta este lugar, ya que de hecho lo conocimos como parte del Tour de la Ruta del Vino y del Queso, del que ya hablaremos más en próximos posts.

Por supuesto que esta región es conocida también por sus viñedos, por lo que bien vale la pena visitar alguno de ellos. E también está el Museo del Queso y del Vino, donde se puede aprender sobre la elaboración de los productos e incluso degustar algunos, aunque en nuestro caso preferimos realizar estas actividades directamente en los establecimientos donde se desarollan.

Los interesados también podrán pasar por el Mercado de Artesanías antes de dejar Tequisquiapan. Es un lugar recomendado para comprar por su gran varidad, y como se aprecia en la foto es fácilmente identificable.

Si se tiene un día libre en Querétaro y ya se ha conocido a fondo esta ciudad, Tequisquiapan y la excursión de la Ruta del Queso y del Vino aparecen como una buena opción. Por supuesto que también uno puede ir por su cuenta y pasar un par de horas recorriendo sus calles.

Cuando lo hagan, no se olviden de probar algún buen queso mexicano! Y de pasar por el blog y dejar su comentario!

Visitamos las impresionantes Pirámides de Teotihuacan, en México.

Un imperdible indiscutible cuando uno está de visita en la Ciudad de México es conocer la Ciudad Prehispánica de Teotihuacán, ubicada a unos 50 kilómetros de la capital, en lo que es el Estado de México.

El origen de esta sorprendente metrópoli es aún motivo de estudio por parte de los especialistas. Ya al momento en que llegaron los españoles “el lugar donde fueron hechos los dioses” (tal el significado del nombre) había sido abandonada por sus antiguos moradores hacia largo tiempo atrás. Tal es así que, si bien el vocablo Teotihuacán fue utilizado por los mexicas, no se sabe cómo denominaban a la ciudad los pueblos que en su momento la habitaron.

Lo que sí está claro es que con una población de unos 100.000 habitantes en su momento de mayor esplendor esta ciudad supo ser de las más grandes e importantes de la antigüedad. La evidencia encontrada en las excavaciones indican que este era un centro de poder político, económico y religioso, y que incluso realizaba actividades de comercio con puntos lejanos, como ser por ejemplo la Rivera Maya o mismo Tikal, en Guatemala.

Hoy en día los visitantes pueden recorrer las impresionantes estructuras de la ciudad, en las que resaltan la Pirámide del Sol y la de la Luna. Ingresando por La Ciudadela, en el extremo opuesto, se puede acceder a una plaza donde la protagonista es la Pirámide de la Serpiente Emplumada, figura realmente relevante en las culturas prehispánicas americanas como ya vimos en nuestra visita al Museo de Antropología de CDMX.

Luego se podrá transitar la famosa Calzada de los Muertos, la avenida principal de la ciudad que lleva desde un extremo hasta el otro, para desembocar en la Pirámide del Sol. A lo largo de este recorrido se pueden observar diferentes conjuntos de pequeñas construcciones, algunas exhibiendo diferentes pinturas murales en sus paredes. Si bien el gran atractivo está más adelante, es muy recomendable tomarse un momento para conocer un poco más en detalle el complejo de Edificios Superpuestos o la Plaza Oeste con sus piletones, a ambos lados de la calzada.

Finalmente se llega primero a la Pirámide del Sol, hacia la derecha de la Calzada de los Muertos. Se trata del edificio más imponente de la metrópoli y por supuesto el más alto, con sus 63 metros que la hacen identificable incluso a grandes distancias. Debajo de semejante estructura se ha descubierto una gruta que, se cree, podría haber sido una tumba real. Sin embargo, hasta el día de hoy los científicos no han podido dar con el verdadero significado de la pirámide más importante de Teotihuacán.

La Pirámide de la Luna por su parte fue construída en siete etapas y tiene una altura de 45 metros. Debe su nombre a la diosa del agua Chalchiutlicue, íntimamente ligada con la luna, cuya escultura fue hallada al pie de la construcción y a la que se dedicó el templo ubicado en lo alto. Si bien a simple vista parece más alta que su vecina, esto se debe únicamenta a que está construida en un terreno más elevado.

Los visitantes pueden subir a ambas estructuras, lo cual es casi una actividad obligada cuando un está allí. Algo clásico es llegar a la cima de la Pirámide del Sol y sacarse una foto con la de la Luna de fondo, y viceversa. Eso sí, habrá que tener cuidado ya que los escalones son altos y empinados. De gran ayuda será la soga que las autoridades dispusieron a lo largo de la escalinata, especialmente a la hora de bajar.

Finalmente, a un costado de la Plaza de la Luna y tras subir una escalinata uno ingresa en el Palacio de Quezalpapálotl, que se supone era la residencia de los sacerdotes de Teotihuacán. A diferencia del resto de la ciudad, esta construcción presenta vivos colores que llaman la atención, y columnas talladas con formas de plumas de Quetzal que le dan su nombre.

Un detalle con respecto a la visita es que dentro de la ciudad prehispánica, sin llegar a ser una presencia avasallante, hay varios vendedores ambulantes que ofrecen diferentes tipos de recuerdo. Bien vale la pena llevarse alguno de estos artículos de un lugar tan emblemático, pero hay que tener en cuenta que el precio que ofrecen al primer momento no es nunca el real. Es cuestión de negociar y contraofertar hasta llegar a un número definitivo en el arte del regateo.

Otros consejos importantes a tener en cuenta: la recorrida es larga, hay mucho para caminar, y una buena cantidad de escalinatas para subir y luego volver a bajar. Fundamental llevar calzado y ropa cómoda, apta para este tipo de actividad. Y por supuesto no hay que olvidarse de una gorra para cubrir la cabeza del sol y lentes oscuros.

Y mucha precaución al subir las pirámides.

Por último, para quienes están interesados es recomendable también realizar la visita con la ayuda de un guía del Instituto Nacional de Antropología e Historia que regentea el lugar. De esta forma podrán enterarse de detalles que no están incluidos en la cartelería (que por otro lado es muy poca) y consultar aquellas dudas que les surjan sobre la historia y la vida en esta ciudad de la antigüedad.

La Casa Azul de CDMX: El Museo donde nació y murió Frida Kahlo.

No hace falta ser un amante de la pintura y el arte para saber que una de las figuras más relevantes de México es la pintora Frida Kahlo. Esposa del también genial Diego Rivera, sobre cuyo mural más famoso hablamos en este post al que accedés clickeando este link, Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón nació en julio de 1907 y tuvo una vida marcada por el sufrimiento y la tragedia. A la corta edad de 6 años contrajo poliomielitis y cuando tenía 18 sufrió un tremendo accidente que definiría el resto de su vida: El autobús en el que viajaba fue embestido por un tranvía que prácticamente lo destruyó. Frida sufrió múltiples fracturas el la columna vertebral, piernas, costillas y otras partes de su cuerpo, y un pasamanos la atravesó de forma tal que nunca podría concebir un hijo.

Alentada por sus padres, desde pequeña Frida comenzó a pintar, actividad que de seguro fue potenciada cuando comenzó a relacionarse con otros artistas, en especial el ya nombrado Rivera, con quién se casó en 1929. Los temas que inundan su obra artística están íntimamente relacionados con sus experiencias de vida y podrían resumirse en dos palabras: autorretrato e infertilidad. Gran parte de sus pinturas giran en torno a alguna de estas dos temáticas, mezcladas con la gran energía llena de vitalidad que siempre la caracterizó.

Ubicada en Coyoacán, uno de los barrios más antiguos de CDMX, la Casa Azul fue su lugar, allí donde nació y donde murió, ya que a pesar de haber vivido con su marido en varias ciudades (incluidas las de Estados Unidos), Frida siempre volvió a su casa natal, que cuatro años después de su muerte fuera convertida en museo.

Aquí se exhiben, obviamente, obras de Frida, incluyendo una de las más famosas “Viva la Vida”, y algunas inconclusas en las cuales, a pesar de no estar terminadas, uno puede detectar las características de la pintura de Frida. Además se muestran esculturas, fotografías y hasta una colección de vestidos que pertenecieron a la artista.

Sin embargo quizá una de las cuestiones más interesantes sea la posibilidad de entrar en la intimidad de Frida y Diego. Este era el lugar donde vivían y donde creaban, y así puede sentirse al recorrer las habitaciones, entre las cuales se destacan la cocina, las recámaras (casa uno tenía la suya), y el taller donde Frida se abstraía y pintaba. Allí pueden verse aún hoy los elementos que usaba para plasmar sus ideas en un cuadro.

Pero además la Casa Azul guarda historias. Los artistas no siempre estuvieron solos entre estas paredes. Expulsado de la ex URSS por Stalin, quien tomara el poder luego de la muerte de Lenin, el intelectual revolucionario León Trotsky llegó a México en el año 1937 luego de que Diego Rivera intercediera por él ante el presidente Lázaro Cárdenas. Frida y Diego ofrecieron su casa a Trostsky y su esposa, quienes vivieron allí durante 2 años.

Durante años la casa guardó también secretos. Antes de morir Diego le pidió a su amiga Dolores Olmedo, presidente del fideicomiso que administraba el museo, que por un lapso de 15 años no se abrieran ciertos cuartos del inmueble. Sólo con la muerte de Dolores, en 2004 las nuevas autoridades del fideicomiso decidieron abrir los baños y las bodegas que habían permanecido cerrados hasta aquél momento. Así vieron la luz borradores y bocetos de obras de la pareja, y hasta uno de los aros que Pablo Picasso le regalara a Frida, y que se creía perdido.

Para visitar el museo habrá que considerar algunos destalles. Para tomar fotos se requiere un permiso especial que se puede comprar en el lugar. Pero el detalle es que, sindo uno de los museos más visitados de México, las colas en la puerta suelen ser largas, por lo que les recomiendo sacar los tickets por internet con anticipación, ya que además por razones de conservación hay cupos diarios de ingreso.

Y ahora sí, a disfrutar de la obra de Frida, en su propia casa.