Archivo de la categoría: Bélgica

Adoramos la Santísima Sangre de Jesús en una basílica de Brujas.

Brujas es un lugar de ensueño, y como corresponde que suceda en tales lugares, en Brujas uno puede hacer cosas que ni había soñado. Una de ellas es adorar la antiquísima reliquia de la Basílica de la Santa Sangre: ni más ni menos que un pequeño tubito de vidrio que contiene la sangre seca que derramó Jesús en la cruz.

O al menos eso es lo que surge de la tradición, que indica que en 1150 Teodorico de Alsacia, conde de Flandes, llegó a Brujas desde Jerusalén con la pequeña reliquia a cuestas, la cual le había sido entregada por el patriarca de Jerusalén por sus actos de valentía durante la cruzada. Teodorico la habría llevado entonces hasta la Capilla de San Basilio en la plaza del Burg de Brujas, donde hoy todos nosotros la podemos admirar de forma (casi) gratuita.

La pequeña pero hermosa capilla es un edificio de estilo románico construida en el siglo XXII por Teodorico de Alsacia, y se la puso bajo la protección de San Basilio el Grande, un eclesiástico griego del siglo IV cuyas reliquias fueron trasladadas hasta Brujas en algún momento de la historia. La parte superior de la fachada está dominada por estatuas de bronce, una de las cuales representa al mismísimo Teodorico uniformado como cruzado.

Encima de esta capilla se encuentra la superior, a la que se accede por la escalera De Steeghere y es donde la reliquia se expone a la veneración del público todos los viernes. A partir de este punto, se pide silencio y respeto.

No se decirles si la reliquia contiene realmente la sangre de Jesús o no, pero sí puedo confirmarles que al ingresar a esa parte de la iglesia es como si un manto de silencio bajara sobre todos: se camina con cuidado y se habla en susurros. Allí mismo, a un costado, una cola de fieles esperan su turno para pasar frente al sacerdote que custodia la reliquia, persignarse frente a ella, arrodillarse y dedicarle alguna rápida oración. Todo esto siempre y cuando uno ofrezca una moneda a modo de limosna, a lo que el clérigo reacciona ofreciendo el tubo de vidrio, pero sin que uno pueda tomarlo.

Lo que tampoco se pueden tomar son fotos de ese momento, pero de eso me enteré después, cuando otro sacerdote me retó por andar gatillando mi cámara enfocando la escena. Con la foto en mi tarjeta SD no podía dejar de publicarla, por más prohibida que fuera…

Claro que ya sabiendo de la restricción tampoco fui tan necio como para insistir, así que me alejé cámara en mano para fotografiar otras áreas de la tan pequeña como impactante basílica, como el cargado altar principal, detrás del cual se encuentran los murales que retratan a Teodorico recibiendo la Santísima Sangre en Jerusalén, y el momento en el que él mismo junto a su esposa la entregan al capellán de Brujas.

Lejos de la adoración de la Sangre puedo dedicarme a fotografiar los relieves en detalle…

Y por supuesto el púlpito, que merece un párrafo aparte no por haber sido construído en 1728, sino por su particular forma de globo, a través de la cual el escultor quiso representar que la Palabra de Dios proclamada desde aquél lugar debía alcanzar al mundo entero.

Hasta aquí hablamos siempre de la tradición, es decir la versión más romántica y cinematográfica de la historia, pero la realidad es que hasta el año 1256 no hay documento alguno que registre la presencia de la reliquia en Brujas. Por tanto no podemos dar por segura la versión tradicional, ya que el tubo con la sangre podría haber llegado mucho después a esta ciudad, quizá proveniente de Constantinopla, donde se sabe que en la capilla de María del palacio imperial de Bucoleon existía tal reliquia.

Lo que sí, ninguna de las dos versiones, ni la tradición ni la surgida de papeleos históricos, pone en duda que el material púrpura contenido en el tubo de vidrio que hoy en día podés admirar en este lugar sea realmente la sangre seca que Jesús derramó para salvar a los hombres. Pero claro, eso no es cuestión de este blog; cada cual podrá creer lo que más convincente le parezca.

Lo que sí no podrás hacer es pasar por Brujas y no entrar a la Basílica de la Santa Sangre. Una experiencia recomendable cuando estés en Bélgica ya que no en todos los lugares del mundo uno tiene la oportunidad de encontrarse frente a frente con tradiciones e historias tan antiguas. Realmente, vale la pena.

 

Nos tomamos el ferrocarril ICE del DB para viajar desde Bruselas a Munich.

El último tramo de la gira europea me llevó a Alemania, un país que para mi era un pendiente de visitar desde hace años ya. Finalmente pude abordar uno de los vagones de Deutsche Bahn y sacarme el gusto de conocer tierras germanas.

La travesía era Bruselas – Munich, con transbordo en el aeropuerto de Frankfurt, y mi punto de partida era la estación Bruxelles Midi, de la cual mi alojamiento (del cual tenés detalles en el post al que accedés haciendo click aquí) quedaba un poco alejado. Nada que no pudiera solucionarse de forma simple tomando el metro desde La Bolsa hasta la mencionada estación de ferrocarril.

Lo más interesante de tomarte el metro en Bruselas es que, tal como pasa con los trenes, hay más de un ramal, y particularmente por La Bolsa son varios los que pasan. Y todos corren por la misma vía y paran en el mismo andén. El sistema me recordó a nuestros tradicionales colectivos, ya que el tren está marcado con cartelería que marca qué ramal es y hacia dónde va, más allá de los letreros de información con los horarios a partir de los cuales también podés deducir esos datos.

La compra de los tickets, por supuesto, se realiza a través de las máquinas de autogestión dispuestas en las estaciones y en las que podés pagar con tarjeta de crédito.

El traslado hasta Bruxelles Midi se realizó entonces sin inconvenientes. Una vez allí tuve que ubicar el tren que me correspondía en los tableros de información, los cuales están ordenados por horario y por destino.

El mio paraba en el andén 7, que por suerte estaba muy cerca de la entrada por la que ingresé, con lo cual no tuve que caminar mucho arrastrando el equipaje. A los andenes se accede a través de escaleras mecánicas, ya que el hall está por debajo del nivel por el que corren los trenes.

Sin mucho más que hacer subí con tiempo y para mi sorpresa me encontré con el tren ya estacionado. Puntualidad belga, digamos. En ese momento lo estaban limpiando, así que permanecía con las puertas cerradas. Revisé si era el mio realmente, y rápidamente confirmé que era el tren que viajaba hasta Frankfurt. Sólo me restaba buscar mi vagón, ya que como había comprado el pasaje por internet desde Buenos Aires tenía vagón y asientos asignados. Sin problemas ubiqué el que me correspondía, el 22 marcado claramente en el costado.

Previendo que iba a viajar gran parte del día ya me había aprovisionado con una vianda, pero de no haber sido así podría haber comprado algo para comer en el vagón restaurant.

Los vagones son super cómodos. No pienses ni por un momento en los trenes urbanos de Buenos Aires, ni en confort de los asientos ni en gente viajando parada como en una lata de sardinas. Allá cada uno tiene su asiento, y estos son un lujo. Hasta cuentan con tomas para poder cargar el celular o la computadora.

Nótese lo cómodo que viajaban los pasajeros de atrás mio… (y sin que se percibiera olor a pata).

Para acomodar el equipaje (ya que se trata de un servicio internacional de larga distancia) hay un espacio asignado en el centro del vagón.

O si tu valija no es tan grande y la querés tener a mano podes también acomodarla sobre tu cabeza.

El tren es de alta velocidad, y cuando digo alta, creeme que lo es. Los tableros electrónicos en los extremos te la van marcando y llega a los 300 km/h, aunque si no mirás la marcación ni te das cuenta: no hay un sólo ruido que te haga notar lo rápido que vas.

En Frankfurt me encontré con que el tren de conexión estaba marcado para parar en el mismo andén donde me había dejado el que me traía desde Bruselas. Por un momento pensé que quizás fuera el mismo, pero no. De hecho, llegando a Frankfurt, aun a bordo del primer tren, avisaron por altavoz del andén de conexión.

A esta altura puedo decir que los viajes en ferrocarril por Europa fueron una gran experiencia. Se viaja rápido, cómodo y con un buen servicio, ya que hasta hay una azafata que pasa ofreciendo comida y bebida, que por supuesto se paga aparte. Y además, uno llega al centro de la ciudad, ventaja importante con respecto a los vuelos low cost que suelen dejarte en aeropuertos alejados. En mi caso, desde la estación central de Munich hasta mi alojamiento tuve que caminar apenas dos cuadras, con el consecuente ahorro en taxi.

Próximamente te mostraré algo de Munich y de Hamburgo, las dos ciudades que visité en Alemania, y aún restan muchos posts sobre Bélgica y España. Aquí te espero para seguir descubriéndolas juntos!

La singular experiencia de viajar por Bélgica en tren.

La cuestión ya me la había adelantado mi vecino de asiento en el vuelo desde Barcelona cuya crónica podés leer haciendo click aquí: en palabras de un belga muy buena onda, Bruselas es una ciudad fabulosa pero Bélgica tiene mucho más para dar, así que hay que tomar el tren y recorrer Brujas, Gent y Amberes. Luego mi corta estadía en la capital belga me lo confirmó, así que con una pareja de argentinos que conocí haciendo el walking tour, y con quienes también estuvimos probando cervezas trapenses en Delirium, nos fuimos hasta la estación Bruselas Central y averiguamos las opciones.

Aca tengo que hacer un pequeño paréntesis para decir que los belgas son unos genios: no conozco otra nacionalidad que sea tan atenta con los turistas. En la ventanilla de la estación central nos atendió un pasante que estaba expendiendo boletos en ese momento, y lejos de “vendernos un ticket” estuvo más de media hora escuchando nuestras ideas y asesorándonos en inglés (que no es ninguno de los tres idiomas oficiales del país, por cierto). Incluso, cuando tuvo un momento, salió de su oficina y se acercó a nosotros que deliberábamos en medio del hall, para ver si  habíamos entendido y seguir aconsejándonos.

El punto era que, si bien queríamos visitar las tres ciudades, hacerlo en un mismo día volviendo a Bruselas por la noche era demasiado. De hecho, ahora que sé de qué se trata, mi consejo es un día por ciudad, y si es posible pasar una noche en cada una. Pero nosotros no teníamos ni idea ni tiempo, así que terminamos descartando Amberes ya que era la única que quedaba hacia una dirección diferente. Tanto Brujas como Gent tendrán sus posts en el blog más adelante, ahora concentrémonos en el viaje en tren.

Como descartamos Amberes quedaron sòlo dos estaciones, que sumadas al viaje de vuelta a Bruselas hacían 3 pasajes per cápita. Siendo tres personas, eran un total de 9 viajes, por lo que nos servía la opción que el pasante nos había sugerido: el T-10. Se trata de un ticket válido por diez viajes, mucho más barato que un pasaje individual, y el que hay que ir llenando a mano con los datos de cada viaje. Importante completarlo en el momento, ya que si el guarda pasa controlando los pasajes y no lo tenés completo (aún cuando tengas el ticket en el bolsillo) te cobran una multa de EUR 75 por persona.

Ahora pasemos a la red ferroviaria belga. Para los argentinos, acostumbrados al típico dibujo de abanico donde cada línea de tren es única y exclusiva y no se conecta con el resto, el entramado europeo puede ser algo difícil de entender. Sucede que allá sí están todos conectados, y por lo tanto no todos los trenes hacen las mismas paradas ni el mismo recorrido. Por eso, en la cartelería no sólo tenés que mirar el próximo tren en salir, sino que es importante revisar que vaya a parar en la estación a la que querés ir. Y en segundo lugar, a qué hora llega a esa estación, ya que te puede pasar que vaya por otra vía y pase por 500 estaciones antes, mientras que el que sale 10 minutos después va mucho más directo y llega antes.

Otro punto a tener en cuenta es que en Europa el tren no es todo igual. Existen diferentes clases, tal como en el avión, pero si no prestás atención puede ser algo difícil de identificar. Como se ve en el ángulo superior izquierdo del T-10, nuestro pasaje era de segunda clase. Al regreso, agotados por la tremenda caminata que habíamos pegado durante todo el día, subimos al tren con mis amigos argentinos y caímos en las butacas. En ese momento, casi dormidos, no lo notamos, pero eran muy diferentes a las que habíamos ocupado a la ida, eran mucho más cómodas. Estábamos sentados en la primera clase y no nos enteramos hasta que el guarda nos lo advirtió. Estuvimos a punto de pagar la multa (que no es ni más ni menos que el pasaje en primera desde la estación en la que subiste hasta el punto en el que te enganchan), y cuando digo “a punto” es ya con la tarjeta de crédito en la mano para dársela. Sólo cuando le preguntamos cómo distinguir una clase de la otra, el tipo nos dio el beneficio de la duda y nos perdonó. Y claro, nos explicó: en la puerta de acceso a cada vagón hay un número pintado dentro de un círculo: un 1 para la primera clase; un 2 para la segunda. Raudamente levantamos todo y nos cambiamos de vagón antes de que el guarda de arrepintiera.

Los trenes están impecables y muy buen cuidados. Es una experiencia totalmente diferente a tomarte uno en Buenos Aires, y por supuesto hacen tramos de larga distancia, pudiendo tomarte uno hacia otro país, por ejemplo. El precio sí es bastante caro, pero  hay que revisar qué opciones  hay porque, por ejemplo el T-10 que utilizamos nosotros, pueden generar un muy buen ahorro.

Bélgica es un país que me encantó. Los posts sobre Bruselas ya están publicados y podés encontrarlos agrupados en este link. Brujas y Gent son también increíbles, y pronto estarán on line las notas al respecto. Y Amberes es cuenta pendiente, y motivo suficiente para algún día volver.

RealtyCare Flats Grand Place: Excelente alojamiento en Bruselas.

Mi estadía en Bruselas iba a ser muy cortita, apenas dos noches. En un momento barajé la opción de ni siquiera pasar, pero un par de fotos de la Grand Plance por la noche me convencieron de incluirla en el itinerario, cuestión de la que no me arrepiento para nada, como ya les conté en este post que lancé en pleno viaje. Para esta parada buscaba algo muy tranquilo y céntrico, y así fue cómo dí con los apartamentos de RealtyCare Flats Grand Place en booking.com.

Al principio me generó cierta duda porque el ingreso no se ve. Los departamentos están ubicados en una calle peatonal, por lo que el taxi me dejó en la esquina asegurándome que esa era la dirección correcta, pero yo sólo veía locales. Recién al acercarme caminando unos metros noté la puerta con el número 14, y el cartel de bienvenida al lado del portero.

El sistema de ingreso es muy moderno, y en vez de llave usas un código que te envían por mail unos días antes de tu llegada. Además del código de acceso, allí te indican qué departamento te asignaron y el piso (que se corresponden ya que cada uno ocupa todo el piso) y los detalles de contacto. Además te adjuntan los planos del metro y de la ciudad, marcando claramente la ubicación del alojamiento. Como ves, es un mail super importante, y por supuesto, yo no lo había recibido (en realidad sí, pero en la vorágine de mails pre viaje se me pasó por alto). Por suerte, aunque en el lugar no hay personal presente, te podés comunicar con Olivier (quién está a cargo) a través del portero, que tiene un botón que te habilita comunicarte con él por 40 segundos. Si eso no te alcanza, deberás volver a tocar. En mi caso, fueron 2 toques los que necesité.

Aunque la escalera es muy angosta y costó subir la valija por hasta el tercer piso que me había tocado, tengo que decir que el departamento es genial. Cuando ingresás el lugar está reluciente, de hecho está recién limpiado. Yo llegué unas dos horas antes del checkin y me encontré a la chica en plena faena de limpieza. Le dejé la valija y me fui a almorzar. Cuando volví, ya en el horario correcto, el lugar estaba impecable (y la valija intacta).

Si bien se trata de un monoambiente, está muy bien pensado y equipado. La cocina es chiquita pero tiene de todo, empezás a abrir los diferentes compartimientos y encontrás vajilla, vasos, cubiertos y todos los utensillos necesarios para cocinar. Incluso los implementos de limpieza. Claro que en el corto tiempo que yo iba a estar ahí no tenía pensado hacer gala de mis dotes culinarias.

Hacia el otro lado encontramos un escritorio donde podés instalar perfectamente la compu, y donde Olivier te deja a disposición información sobre la ciudad, e incluso una agenda con las actividades que se van a realizar en esa época del año. Detalle no menor, dentro de uno de los jarrones vas a encontrar un adaptador universal, por si te olvidaste el tuyo y la ficha de tus equipos no se corresponde con los tomas de Bélgica.

De la enorme cama, ni hablar!

La ubicación es excelente. En pleno centro, a metros de la Bolsa y muy cerca de la Grand Place, está a mano de los principales transportes públicos, y a unas cuadras de caminata de la estación de trenes. Lo único que puede joder, es que el RealtyCare está en una zona de bares (de hecho está arriba de uno) y a la noche el bullicio de la gente divirtiéndose puede molestar un poco si uno quiere descansar. Pero la verdad que, al menos durante mi estadía, el bullicio belga no fue algo insoportable.

RealtyCare trabaja bajo el concepto de “privacidad” donde directamente no se meten durante tu estadía, salvo que vos lo quieras. Así, el servicio no incluye por default la limpieza del lugar, pero si vos vas a estar varios días, podés solicitar que una mucama pase en algún momento. Sino, es como si estuvieras en tu propia casa, y si bien no hay personal físicamente, Olivier está siempre muy atento a resolver todos los inconvenientes que se te presenten, como me pasó a mi a mi llegada.

En fin, una excelente opción para alojarse en la capital belga. Totalmente recomendable.

Dellirium Café: Un récord Guiness de cervezas en Bruselas.

Que Bélgica es EL país para ir a tomar cerveza ya se sabe. Las cervezas belgas son de las mejores del mundo y allá se venden a precios muy bajos. Este pequeño país del centro de Europa es el que más variedades de cerveza ostenta, dato que es bastante conocido. Lo que quizá no se sepa tanto es que hay un bar en particular, donde se puede encontrar la friolera cifra de 2004 variedades diferentes de cerveza, número que le valió el record Guiness.

El Dellirium Café está ubicado en el callejón de la Jeanneke Pis y es famoso por este record conseguido, justamente, en el año 2004. El interior está muy bien ambientado en madera, y tiene un más que interesante sótano donde se pueden encontrar las riquísimas cervezas trapenses: aquellas elaboradas con recetas antiquísimas de los monasterios belgas, y que estaban originalmente reservadas para el consumo de los monjes. Con más graduación alcohólica que el resto de las cervezas, las trapenses tienen sabores exquisitos que si uno está en Bélgica no puede dejar de probar.

Abelardo, el guía de nuestro Walking tour por la ciudad, nos había pasado el dato e incluso una lista de marcas de cervezas que llegaban hasta los 14º de alcohol, y finalizado el tour volvimos al bar para probarlas. Siendo varios, compramos una diferente cada uno y todos probamos todas, con lo cual la degustación nos salió algo más barata, ya que hay que considerar que Dellirium Café es un lugar famoso y como tal, los precios allí son más caros. Pero claro, acaso en el bar de la esquina podés elegir de una carta con más de 2000 cervezas diferentes?

Algo también particular, y esto es de Bélgica y no en sí del bar, es que cada cerveza se sirve en su copa. Esto lo pudimos apreciar bien en esa ronda de degustación ya que cada uno tenía una cerveza diferente, por supuesto servida en una copa diferente. Y casi con un amor especial; hay que observar la delicadeza que el barman le pone a servir la bebida, casi como si fuera un arte.

Definitivamente, cuando pases por Bélgica tenés que probar su cerveza. Y no una, muchas! Si querés variedades raras podés pasar por Dellirium Cafe, pero sino cualquier local de la capital belga tiene excelente cerveza. Es cuestión de ir, buscar y no elegir Quilmes!