Archivo de la categoría: Córdoba

La Torre del Reloj de Villa General Belgrano.

En pleno centro de Villa General Belgrano hay una estructura que resalta por sobre el resto de las edificaciones de estilo alemán que le dan su carecterística distintiva a este pueblo cordobés. Se trata de la torre del reloj, que con sus 23 metros de altura culmina en un mirador desde el que se pueden obtener magníficas vistas de los 4 puntos cardinales.

La torre está ubicada en la actual oficina de turismo, y ahí mismo se abona el ticket de ingreso que en marzo 2022 era de $ 150 por persona. Subir es bastante simple y no requiere mayor esfuerzo. Nosotros lo hicimos con el bebé a upa a pesar de tener que sorterar los 98 escalones de la escalera caracol.

El mirador está ubicado en el 7° y último piso, pero previo llegar a él, en uno de los pisos intermedios, se puede apreciar el mecanismo del reloj, que se trajo desde Europa gracias al aporte de muchos vecinos de la villa. Tiene un sistema de sonería similar al del Big Ben de Londres: suena cada 15 minutos con una melodía que es acompañada por las campanadas correspondientes.

Cuando uno llega al mirador, lo primero que nota son los coloridos dibujos en las paredes, obra del artista Héctor Dexamar que buscó plasmar allí su visión del paso del tiempo.

En el suelo, por su parte, hay dibujada una rosa de los vientos que sirve para ubicar al visitante en cuanto al punto geográfico hacia el que está mirando.

Las vistas panorámicas desde allí arriba son excelentes, y dependen de hacia dónde se mire. Hacia el sur se llega a ver el pueblo de Yacanto de Calamuchita. Al oeste se divisan claramente las Sierras Grandes, donde destaca el Cerro Calchaquí que, con sus 2890 metros es el más alto de la provincia de Córdoba; mientras que al este se divisa el cordón Sierra Chica en uno de cuyos cerros se encuentra la Virgen del Valle.

Y hacia el norte se divisa la plaza principal rodeada por una frondosa arboleda.

Desde el mirador se tiene también una privilegiada vista del salón de convenciones contiguo, con su barómetro. En lo alto de su fachada, hay dos figuras vestidas con trajes típicos alemanes, que anuncian el clima. Cuando el tiempo es bueno, la mujer es la que se encarga, mientras que cuando es tiempo de malas noticias, es el hombre quién toma coraje y lo comunica.

Una forma diferente de conocer Villa General Belgrano y sus alrededores, y de disfrutar sus paisajes. Y por supuesto, a no olvidarse la cámara de fotos para unas tomas únicas!

Los Senderos de Los Reartes

Los Reartes, en el Valle de Calamuchita, es un tranquilo destino de perfil familiar y con fuertes raices históricas. Una de las actividades turísticas que ofrece esta particular localidad es el recorrer sus senderos de entornos serranos naturales. Puntualmente son dos las opciones.

SENDERO YUTAC

Se trata de una corta caminata de muy baja dificultad cuyo mayor atractivo es desembocar en una playa de arena sobre el Río Los Reartes en un punto donde se forma una olla natural.

Para llegar al punto de inicio hay que tomar la calle costanera Alfonsín hasta donde el sendero está señalizado. Allí se deja el auto y se comienza el recorrido a pie, costeando la margen izquierda del río bajo un denso follaje que da sombra durante todo el trayecto, refrescándolo.

No hay más señalización que el punto de inicio, pero tampoco es necesaria ya que hay una sola bifurcación y, siguiendo el curso del río no hay forma de perderse.

En el balneario hay un parador, pero cuando fuimos nosotros en marzo estaba cerrado. Igualmente, quienes quieran llevarse las reposeras y la heladeria con la vianda y la bebida, no tendrán problemas: es de fácil acceso y llevar un poco de carga no les costará nada. Recomendable para pasar una linda tarde de playa en el río.

SENDERO IBACHUME

Promete mucho, pero cumple poco. Ese podría ser el resumen de nuestra experiencia en el Sendero Ibachume.

Se trata de una caminata algo más difícil, y de unos 6 kilómetros de extensión (ida y vuelta). Comienza en las cercanía del Barrio El Vergel. El gran atractivo de este sendero es llegar hasta la unión de los ríos Los Reartes y Del Medio, punto en el que nace el lago Los Molinos. Un paisaje que visto desde lo alto prometía unas fotos espectaculares.

Pero al menos en marzo, no pudo ser. Luego de dejar el auto y caminar unos 100 metros aproximadamente nos encontramos con que el sendero desaparecía, totalmente tapado por los matorrales por un buen trecho. Más allá se veía que seguía, pero la zona estaba plagada de abejas también. Con el bebé a cuestas en la mochila de porteo, decidimos que no valía la pena arriesgarnos a una picadura (y quizá a una alergia) tan solo por seguir adelante en un camino que, a la vista de los hechos, no nos garantizaba siquiera que más adelante no estuviera intransitable.

Para quien quiera aventurarse, buscar en Google Maps el punto de inicio es una buena alternativa para ubicarse. Allí mismo, en los comentarios, quien figura como «propietario» indica que recientemente la instalación de una propiedad privada impide finalizar el recorrido. Ojalá lo solucionen pronto. Y lo mantengan transitable. En teoría, es un paseo recomendable, pero les recomiendo consultar el estado del mismo en la oficina de turismo antes de ir.