Archivo de la categoría: Chubut

Galería de Imágenes de Punta Loma y el Cerro Avanzado.

Hace unas semanas atrás te contaba sobre nuestra visita a la Reserva Natural Punta Loma, en las afueras de la ciudad de Puerto Madryn. Allí se puede apreciar gran cantidad de fauna desde un mirador que nos da una vista alucinante de los acantilados.

Y de sus particulares inquilinos: los lobos marinos de un pelo.

Es habitual encontrarlos en zonas como esta, reparadas pero a la vez con fácil acceso al mar, ya que las crías se lanzan a nadar desde muy chiquitas, con apenas 15 días de vida.

Se nota a simple vista que a estos animales les encanta el agua.

Juguetones, esperan la ola. Y la ola llega.

Y no les hace problema alguno la furia con la que el mar golpea las piedras.

Pero eso sí, cuando es hora de descansar prefieren tirarse al sol y esquivar la marea que sube amenazante, al punto de quedar unos encima de otros.

¿Estás cómodo vos?

Y no somos los únicos en deleitarnos con este espectáculo: las gaviotas aterrizan cerca y miran fijamente el agua, aunque más que divertirse con los lobos marinos sospecho que están al acecho en busca de comida.

Casi como si fuera un aeropuerto, las gaviotas gozan de señalización que les indica hacia dónde va el viento al momento del aterrizaje y despegue.

Adentro del agua, sin embargo, poco importa el viento de superficie.

Y mientras unos nadan y disfrutan de la playa, siempre está el malhumorado que le protesta a los vecinos.

Desde arriba, y en otras épocas, el guardafauna observaba todo atentamente desde su precario refugio.

Saliendo de la reserva, el camino nos lleva hacia el Cerro Avanzado, antes de emprender el regreso a la ciudad.

Un lindo y recomendable paseo por el sur argentino. Más si te toca un espectacular día de sol como nos pasó a nosotros. Nada de quedarse encerrado en casa mirando por la ventana.

Espero que hayas disfrutado de la recorrida por Punta Loma. Cuando estés por Puerto Madryn, agendátelo: no dejes de ir!

Visita a la Lobería de la Reserva Natural Punta Loma.

Podemos decir que los alrededores de la ciudad de Puerto Madryn presentan asombrosos paisajes naturales que todos deberían tener la oportunidad de conocer. Afortunadamente durante nuestra semana de vacaciones en marzo pasado pudimos alquilar un auto y recorrer bastante de la Península Valdés, famosa por los avistajes de la Ballena Franca Austral. Pero además pudimos escaparnos hacia el otro lado, hacia el sur, donde nos encontramos con la Reserva Natural Punta Loma.

Encarando hacia la zona del Ecocentro y tomando por el acceso de ripio uno pasa primero por la Playa Paraná (donde amerita una parada para sacarle foto al buque hundido), y luego de recorrer aproximadamente un total de 17 kilómetros se llega a la entrada de la lobería.

Esta zona de acantilados se caracteriza por tener presencia de lobos marinos de un pelo durante todo el año, además de hallarse aquí especímenes de cormoranes de cuello negro, de gaviota cocinera y de gaviotines sudamericanos, según constaba en el pintoresco cartel que los guardafauna actualizan a diario.

Desde lo alto del mirador, durante la marea baja se puede observar la colonia de lobos marinos donde, casi arrinconados por el mar, los adultos descansan plácidamente en lo poco de playa que queda, mientras a los más jóvenes se los suele ver jugando con las olas. Casi una clásica postal familiar de veraneo.

En este video el espectáculo natural se aprecia mejor.

Punta Loma es la reserva natural más antigua de Chubut, creada el 6 de enero de 1966 con el fin de preservar el único apostadero permanente de lobo marino de un pelo. Llama la atención entonces que, si bien hay presencia de guardafauna, no se cobre ninguna entrada para colaborar con la mantención del lugar. Esto se debe, según nos explicaron, a la sencilla razón de que no hay personal administrativo; y si bien nosotros lo visitamos en marzo, por lo que pude leer la situación aún sigue igual. Esto afecta de dos formas: en primer lugar el estado del lugar se va deteriorando por falta de mantenimiento; y en segundo lugar no hay guía ni personal especializado que profundice en explicaciones, por lo que la experiencia queda a medias.

Esta misma sensación puede experimentarse cuando uno se interna en el sendero de interpretación de flora, donde los carteles resultan escasos  y escuetos. Se ve que hay mucho esfuerzo a pulmón de los guardafauna para conservar el lugar con los escasos recursos que tienen, y por suerte ya no viven en una casa tan precaria como el primero de ellos.

Ya fuera de la lobería, pero siguiendo algunos kilómetros por el mismo camino de ripio, uno divisa fácilmente al Cerro Avanzado, formación que conserva restos fósiles de ostras y vertebrados marinos. Desde allí mismo se puede bajar hasta el agua, y aunque está realmente fría, aprovechar para refrescar los pies en el mar.

Estando tan cerca de la ciudad, Punta Loma merece una visita de cualquier turista que esté parando en Madryn. Y por supuesto, merece la atención de las autoridades para su correcta conservación, y para que el público pueda aprovechar al máximo de la visita, y conocer más a fondo y a consciencia la naturaleza del lugar.

¡Ojalá así sea cuando vos la visites!