Archivo de la categoría: Viajes y Lugares

Pasamos una noche en las cabañas de La Vicuñita, en Rodeo, San Juan.

El último punto que tocamos durante nuestro viaje por San Juan y La Rioja, antes de volver a la capital sanjuanina, fue la localidad de Rodeo. Allí se nos complicó un poco conseguir alojamiento ya que si bien es un lugar turístico, fuera de temporada no hay mucho que permanezca abierto. Pero finalmente dimos con el complejo La Vicuñita donde alquilamos una hermosa cabaña.

El complejo es realmente enorme, tanto que para manejarse de forma rápida dentro de él es necesario hacerlo en vehículo. De hecho la encargada se acercó hasta la cabaña que teníamos asignada en moto, medio de transporte que utilizaba constantemente para desplazarse de un lugar a otro.

La Vicuñita cuenta con hotel, cabañas y unas habitaciones estilo bungalows, con lo cual tiene una gran capacidad de alojamiento. Durante la estadía uno tiene acceso al campo de deportes también, donde se encuentran canchas de fútbol y de paddle.

Nosotros nos alojamos una noche en una de las cabañas. La verdad que el precio nos pareció algo caro, pero cuando vimos lo que era reconsideramos esa evaluación. La cabaña era amplia y estaba muy bien equipada. Con capacidad para una familia de 4 personas, quedarnos una sola noche parecía un desperdicio ya que daba para una estadía más larga.

Sin ser enormes, las habitaciones son cómodas, tanto la matrimonial como la de los chicos, con dos camas individuales.

La cocina está bien equipada, así que no será problema cocinarse algo rico allí, o bien en la parrilla del patio.

El complejo cuenta con restaurante, pero fuera de temporada (la cual dura hasta Semana Santa) está cerrado. Por ese motivo no nos ofrecieron desayuno, aunque cuando contratamos por internet decía que estaba incluído en el precio de la estadía, siendo este el único punto en contra que encontramos. Seguro que quién vaya en temporada alta no tendrá este problema.

El antebaño es realmente un detalle de categoría. A tener en cuenta, el servicio incluye las toallas, pero no el jabón ni el shampoo, que habrá que proveérselo uno mismo.

Si bien había wifi, nunca pudimos conectarnos con la clave indicada. Seguramente un problema menor que se habría resuelto rápidamente contactando a la encargada, pero por una sola noche no valía la pena.

La Vicuñita es una gran opción para alojarse en Rodeo. Y si vas a estar varios días, considerá la opción de las cabañas, porque son grandes, cómodas y están alejadas del centro de recepción, así que estimo que aún con el complejo lleno mantendrán un aire de tranquilidad, a mi entender tan necesario en todas vacaciones.

Anuncios

Miramos el mundo a escala: Visitamos Miniatur Wunderland.

Cuando planifiqué mi viaje a Hamburgo, uno de los puntos que quería visitar (y que considero como uno de los imperdibles de esta ciudad) era Miniatur Wunderland, considerada la más grande instalación de modelos de ferrocarril en miniatura del mundo.

Para los amantes de los ferrocarriles es un paso obligado cuando visitan el norte de Alemania (para los fanáticos de los aviones también, más adelante les explico por qué), pero la verdad es que este lugar es mucho más que un modelo de tren en miniatura. Aquí los hermanos Braun han reproducido a escala ciertos lugares del mundo con una precisión y un grado de detalle realmente asombroso.

La idea se le ocurrió a Frederik cuando paseando, en el año 2000, se encontró con un local que vendía modelos de tren como los que recordaba de su infancia. Cuando se lo contó, su hermano Gerrit lo consideró una locura, pero poco a poco la idea fue tomando fuerza y se las ingeniaron para hacerla económicamente viable. Hoy Miniatur Wunderland es un emprendimiento que emplea a 320 personas, y que es famoso en todo el mundo, contabilizando ya más de 14 millones de visitantes provenientes de todo el globo.

Como les contaba, no se trata de un simple modelo de tren, sino que es una fiel representación de diferentes partes del mundo. Actualmente cuenta con 8 secciones terminadas, entre las que encuentran Los Alpes / Austria, Hamburgo, Estados Unidos, y la que más nos interesa a los fanáticos de los aviones: El Aeropuerto de Knuffingen (que por supuesto tendrá su post exclusivo próximamente).

Una de las secciones que fascinó fue la dedicada a la historia alemana, arrancando en las primeras épocas y pasando por la Segunda Guerra Mundial, la Guerra Fría y la caída del Muro de Berlín. Estuve navegando en la web oficial y no pude encontrar si esta exposición sigue estando (espero que sí), pero pienso dedicarle también un post exclusivo para que vean ustedes mismos de qué se trata.

Más allá del grado de realismo que tienen las miniaturas en sí, algo que llama la atención en este lugar es su movimiento e interacción. Es que estos lugares están vivos: en las calles de las ciudades andan los autos, en las obras en construcción las máquinas trabajan, los trenes corren aquí y allá por los rieles, y la iluminación del lugar varía regularmente, recreando lo que es el paso del día, desde el amanecer hasta el anochecer.

Y por la noche las ciudades siguen con su actividad habitual, como se puede ver en este video realizado en la sección de Hamburgo.

El visitante también puede interactuar a través de algunos botones, esparcidos por diferentes puntos de la muestra, que accionan mecanismos determinados por un corto plazo de tiempo, como el de la filarmónica, cuyo edificio se abre para descubrir el concierto que se está desarrollando en su interior.

Uno de los pasatiempos dentro de este complejo es el buscar escenas específicas, incluidas en el folleto que te dan con la entrada. Desde el concierto en la flamante filarmónica de Hamburgo, hasta un incendio en los bosques que los bomberos trabajan para extinguir.

Miniatur Wunderland sigue creciendo, por lo que si uno va varias veces a la ciudad de Hamburgo bien amerita repetir la visita, ya que algo nuevo se va a encontrar. Además, por supuesto, de que con una sola recorrida es imposible apreciar todo en detalle. Simplemente, hay demasiado para ver.

Durante mi visita por ejemplo, la sección de Italia estaba recién inaugurada. E incluía el Vaticano.

Sin embargo no se termina allí ya que se tiene prevista la construcción de nuevas secciones de aquí al 2028, las cuales incluirán entre otras a Inglaterra, Francia, el Benelux, Asia, Africa, Medio Oriente y hasta un paisaje futurista.

Luego de realizar la visita, por supuesto hay un gift shop donde comprarse un recuerdo o un souvenir para algún familiar o amigo. En mi caso me obsesioné (como no podía ser de otra forma) con los modelos de avión.

Se trata de un lugar que va a sorprender tanto a grandes como a chicos.

Miniatur Wunderland está localizado en la Speicherstadt de Hamburgo y abre todos los días del año. Es recomendable ir temprano y con tiempo, porque la muestra es enorme; y haber comprado los tickets por internet para evitar largas esperas para entrar. Toda la información actualizada la pueden ubicar en la página web.

Es una exhibición increíble. Si andan por Hamburgo, no se la vayan a perder.

 

Baradero: La estación de tren que intenta resurgir de las cenizas.

El título de este post podría parecer un tanto poético, pero en realidad es de los más literales que he escrito en el blog.

Cuando uno pasea por las calles de Baradero en algún momento va a dar con su estación de ferrocarril, que actualmente se nota a simple vista que está en el más absoluto abandono. Pero no es una sensación de abandono común y corriente como la que uno tiene en cualquier pueblo donde el tren simplemente dejó de pasar; y eso se debe a que la estructura muestra señales claras de haberse quemado.

Estacion

Fue en la madrugada del 28 de agosto de 2013 que la estación de trenes de Baradero sufrió un incendio cuyas causas, aún hoy, se desconocen. Según distintas crónicas, y a juzgar por cómo quedó el edificio, se trató de un evento por demás voraz que prácticamente destruyó el edificio a pesar de los esfuerzos de varias dotaciones de bomberos que trabajaron para controlarlo y extinguirlo.

Estacion destruida

Sólo la estructura principal quedó en pie, aunque maltrecha. La mayor parte de la estación quedó totalmente destruida. Y así se la puede apreciar aún hoy en día, casi cinco años después de aquellos tristes sucesos, sin que aparentemente nadie moviera un solo escombro, una sola viga para comenzar las tareas de reconstrucción.

A cielo abierto

El calor del fuego hasta achicarró las lámparas.

Lampara derretida

Hoy en día, en el mayor de los abandonos, las paredes de la estación sirven de pizarrón para graffitis y mensajes callejeros.

Graffittis

Y constituye un verdadero peligro, porque a qué niño no le llama aventurarse para investigar un lugar así, quedando expuesto a un accidente?

Escombros en el pasillo

Ya lo dijo la propia intendenta de Baradero, Fernanda Antonijevick, cuando en 2016 comenzó a funcionar nuevamente este ramal del Ferrocarril Mitre que presta servicios desde Retiro hasta Rosario sin poder parar en Baradero por tener la estación clausurada. Se trata por supuesto, de “desidia” y poca voluntad política, de las que tanto conocemos y que tan profundos daños han causado en Argentina a través de la historia.

Entrada de costado

Quizá haya sido producto de las gestiones que la intendenta se comprometió a llevar adelante, o tal vez responda a otras razones, pero según informó hace unas semanas @rieles_arg se lanzó una licitación para la restauración y puesta en funcionamiento de la estación Baradero. Esperemos que este proyecto corra con mejor suerte que el intento de 2014, que finalmente quedó en la nada, y que ahora sí llegue a buen puerto.

Cartel

Baradero es una hermosa ciudad, totalmente recomendable para pasar un fin de semana alejado del ajetreo de Buenos Aires. Hoy en día se llega únicamente a través de la RN 9, pero sería una gran noticia que pueda hacerse ese trayecto en ferrocarril.

Puente peatonal

Esperemos que esta vez la historia sea diferente; que el Mitre pueda volver a parar en Baradero, y que estas imágenes tristes queden en la historia como un simple mal recuerdo de tiempos lejanos que no deben volver.

 

 

Alojamiento en Vinchina: Hostal El Portal de la Laguna.

Uno de los puntos centrales que queríamos visitar en nuestro viaje de abril pasado era la Laguna Brava, en La Rioja, la que por supuesto tendrá su post exclusivo más adelante en este blog. Se trata de una excursión de día completo, por lo que lo más conveniente  para ahorrarse largas horas en la ruta será alojarse en el pueblo más próximo: Vinchina.

Alojarse en este pequeño pueblo riojano puede ser un tanto difícil ya que la oferta es poca y en líneas generales no están tan preparados para el turismo en cuanto a infraestructura y servicios, pero en nuestro caso finalmente pudimos dar con el facebook del Hostal Portal de la Laguna. La verdad es que al menos fuera de temporada la gente del hostal no suele chequear el facebook regularmente, pero navegando los comentarios encontramos un celular al cual nos comunicamos vía whastsapp, y así reservamos dos noches.

El Hostal Portal de la Laguna es un alojamiento enorme y, podemos decir, correcto, con las comodidades básicas, aunque carente de todo lujo, que es una palabra prácticamente desconocida en esta zona. La austeridad sin embargo no quita lo cortés, y hay que decir que, una vez establecida, Marilyn estuvo siempre atenta en la comunicación y si bien ella no iba a estar en el horario en que llegábamos le dejó encargado a su sobrina el recibirnos.

Tanto ella como el resto del personal del hostal son extremadamente discretos, y uno casi no se da cuenta de su presencia.

Las habitaciones son amplias y modestas. Muy simple, la que nos tocó tenía algún que otro detalle de pintura, y la puerta no quedaba trabada por lo que había que mantenerla cerrada con llave, pero eso se compensaba con la tranquilidad y lo pulcro que estaba todo. Yo soy de esos para los que la limpieza es lo fundamental, y en eso el hostal aprueba el examen.

Las habitaciones rodean un parque enorme (y su piscina). Los árboles y plantas invitan a sentarse al aire libre, lo que también puede hacerse en la galería, donde se ubica además una interesante parrilla.

Adentro, la cocina tiene los elementos básicos para cocinar, disponibles para que el huésped los utilice a gusto. Único detalle que tuviemos en este sentido fue que las fuentes tenían una buena cantidad de grasa, producto de que otros huéspedes claramente no las habían lavado luego de usarlas.  Como en los hostels, aquí rige una regla de oro de la convivencia: lo que se usa, se lava.

El desayuno se sirve en la enorme mesa de la cocina comedor, y quizá sea un punto que se pueda mejorar. Está incluido en el precio de la estadía y es básicamente pan con dulces y manteca, que se acompaña con café instantáneo o té. El tema es que el pan resultó ser poco para los que estábamos alojados aquella mañana, y no había suficiente dulce para todos. Además, la leche es en polvo, algo que personalmente no me gusta.

Para los amantes de la tecnología vale comentar que el wifi en los cuartos (al menos en los nuestros que estaban alejados) andaba muy mal, pero en el comedor era aceptable. Así que ante una necesidad puntual ir con la notebook hasta el comedor será una opción válida.

En el Hostal Portal de la Laguna pasamos dos noches, que es la cantidad justa para realizar la excursión a Laguna Brava, aunque también hay otras visitas para realizar que quizá requieran agregar alguna noche a la estadía. Un alojamiento cómodo y aceptable, para tener en cuenta cuando uno anda por estos pagos riojanos.

Una breve visita a Villa Alsina, en el partido de Baradero.

A escasos 20 kilómetros de la ciudad de Baradero (cuyo post podés leer haciendo click aquí), y perteneciendo al partido homónimo, se encuentra Villa Alsina, un muy pequeño y tranquilo pueblo que, según el dato que teníamos, cumplía años el mismo fin de semana que nosotros estábamos allí, por lo que ameritó obligadamente una rápida visita.

Con una poblacion de 1488 habitantes censada en el 2010, esta localidad presenta un fenomenal crecimiento del 25,67% con respecto al censo anterior, de 2001; muy por sobre la media del Gran Buenos Aires, e incluso de Argentina como país, cuyas tasas de crecimiento fueron del 18,63% y 10,63% respectivamente. Este fuerte aumento de la población contrasta sin embargo con la tranquilidad que se vive en sus calles casi desiertas durante una tarde dominguera.

Alsina nació en el 1886 como un asentamiento de colonos en los campos de la familia San Martín, la cual donó un año antes 73000 m2 de terreno para la construcción de la estación del ferrocarril Mitre. Si bien ya no está en funcionamiento (aunque podría estarlo ya que el tren pasa  por allí), las instalaciones están en pie y nos tomamos un rato para tomarle un par de fotos, como es debido.

Lo que sí no estaba en condiciones, era el reloj de la estación…

En Villa Alsina destaca la Fiesta del Locro y la Empanada, que se hace todos los años para conmemorar el aniversario de la independencia argentina, en el predio de esta misma estación. El año pasado se celebró la 9° edición de este evento, que suele incluir feria de artesanos y espectáculos musicales y culturales a cargo de artistas locales y regionales.

En lo personal, el locro no es de mis comidas favoritas, pero seguramente estas fechas sean una buena ocasión para visitar este pueblo bonaerense y disfrutar de la hospitalidad de sus habitantes en su evento más tradicional.