Archivo de la categoría: Fotografía

Galería de Fotos: La excursión a Laguna Brava en imágenes.

El camino desde Vinchina hasta la Laguna Brava está lleno de hermosos paisajes que van variando a medida que el auto avanza, desplegando distintos tonos y colores kilómetro a kilómetro. No podía faltar entonces, la correspondiente galería de fotos de esta excursión!

Vaya la primer imágen para el protagonista de esta aventura, estacionado al costado de una ruta que te deja con la boca abierta.

Esta es la ruta de la que te estoy hablando.

Y estos los colores que se ven.

Ruta desde la que se pueden apreciar diferentes geoformas, como la pirámide…

O la herradura…

En un momento se abaca el asfalto, y la ruta se convierte en ripio entre las montañas.

Pero que de todas formas sigue señalizada.

No estamos solos…

Las vicuñas nos siguen, aunque algunas se mantienen a cierta distancia.

El camino que se pierde a lo lejos

Gira

Y a lo lejos aparece la laguna

Nos acercamos a la orilla y estacionamos lo autos.

Así de imponente se la ve.

Los extremos congelados por el intenso frío.

Sin embargo los flamencos no se hacen problemas y andan por el agua como si nada.

Tampoco somos los únicos aquí, con el correr de los minutos comienza a caer la gente.

Aunque algunos parecen más solitarios que otros…

Tan solitarios como un avión estrellado hace décadas atrás…

Acompañados tan solo por las montañas que se alzan imponentes alrededor.

Es hora de emprender el regreso hacia Vinchina, y los colores vuelven a cambiar abruptamente al dejar atrás este escondido espejo de agua.

Las paredes de piedra se alzan entre nosotros y guían nuestro camino.

Mientras que desde el cielo un cóndor enorme nos custodia, o vigila…

Así finaliza esta galería de fotos.

Si querés saber todos los detalles de esta excursión, te invito a ver el post haciendo click acá.

En cambio si querés enterarte sobre el avión estrellado, hacé click acá para ir al post.

Y al resto los espero en la próxima publicación de Ahicito!

Anuncios

La Segunda Guerra Mundial en miniatura: Galería de imágenes de Miniatur Wunderland.

Si bien a muchos les parece aburrida, para mi la historia es una materia fascinante, y en la vida adulta absolutamente necesaria. No se trata solamente de una linda y políticamente correcta frase cuando se escucha que “hay que saber de historia para no repetir los errores del pasado” o que “un pueblo que no sabe de dónde viene, no sabe para dónde va”. Estoy convencido de que estas frases reflejan una absoluta realidad, y en ese contexto celebro que Miniatur Wunderland tenga un área dedicada a contar la historia alemana a través de modelos a escala.

Como comenté en la publicación de hace unas semanas sobre esta imperdible y asombrosa muestra en Hamburgo (click acá para ir al post), no se si actualmente el área histórica sigue en exposición o no. En caso de que algún lector haya visitado este lugar recientemente agradezco que deje un comentario actualizando la información!

Como se ve en la foto, la muestra histórica está organizada por período de años y cuenta con auriculares por los que se puede escuchar el audio de los videos que se proyectan en cada una de las maquetas, explicándolas en detalle y poniéndolas en contexto histórico. Una parte más que importante (y traumática) de la historia alemana es la relativa a la Segunda Guerra, y Miniatur Wunderland no esquiva el bulto y muestra maquetas como esta.

Pasé una extensa cantidad de tiempo en esta sección de la exposición, pero aquí selecciono apenas algunas de las fotos que tomé para darles una idea general de lo que se ve.

Y por supuesto, si hablamos de la guerra más cruenta de la historia, vamos a ver destrucción.

Mucha destrucción…

Y los tanques y soldados abriéndose paso por tal destrucción.

O siendo trasladados hacia el frente en tren.

Dijimos que los alemanes no esquivan el bulto. No sólo te muestran los cuarteles nazis, sino que también te cuentan el principio de la historia através de un cartel que reza dos simples palabras: “Fuera Judíos!”

En esta área de la muestra los detalles #avgeeks están lógicamente a cargo de la Luftwaffe.

Pero así y todo queda de manifiesto que el poderío aéreo alemán no llegó a evitar los desastrosos resultados de los bombardeos aliados.

La guerra llega a su fin en 1945 pero la historia no termina allí, y por lo tanto tampoco podía hacerlo esta muestra. El período de postguerra también está contado en Miniatur Wunderland, y seleccioné “tres” fotos que considero clave para contarlo.

La Guerra Fría, con Alemania dividida en dos, reflejada en este paso de frontera que cada vez se haría más estricto e imposible.

Dependiendo de cómo enfoquemos el lente, estamos viendo la Bundesrepublik Deutschland (BRD) aliada, o la Deutsche Demokratische Republik (DDR) que, alineada con la URSS, de democrática no tenía nada…

Y como no podía ser de otra manera, el símbolo por excelencia del fin de la Guerra Fría: la caída del Muro de Berlín, momento en que el mundo entero cambió para siempre.

Localizada en la ciudad de Hamburgo, Miniatur Wunderland es una muestra asombrosa y me alegro mucho que hayan dedicado un área exclusiva para este costado cultural relevante no sólo para el pueblo alemán, sino para los visitantes de todos los rincones del mundo.

Un paseo altamente recomendable cuando visites Alemania. ¡No vayas a perdértelo!

Galería Fotográfica del Cañón Arco Iris y la Ciudad Perdida.

Los más lindos paisajes del Parque Nacional Talampaya merecían por supuesto su propia galería fotográfica. Como te comenté en el post sobre la excursión que podés ver haciendo click aquí, la caminata por el Cañón Arco Iris está llena de colores cambiantes y finaliza en la impresionante Ciudad Perdida.

Todo comienza a bordo de la camioneta que se interna en el parque siguiendo los rastros de un río seco, cuya agua cuando corre marca con fuerza el cauce.

Durante el camino se aprecian ya las paredes elevadas en posición vertical por el choque de placas hace millones de años.

La vegetación se mezcla a su vez con los colores rojizos de la piedra.

Pero al llegar al cañón propiamente dicho el paseo en camioneta finaliza.

Así que allí queda, abandonada…

Comenzamos a caminar bajo el sol, aun entre follaje y colores verdosos.

Pero a medida que avanzamos el paisaje se va haciendo más árido, y los colores se van enrojeciendo.

En ocasiones el camino no será tan fácil, y habrá que agacharse.

Y en ocasiones las geoformas nos sorprenderán a uno y otro lado del camino, en lo alto.

Como ser el zapato.

En otras ocasiones las vistas son pintorescas directamente desde el suelo.

Las imágenes invitan a las fotos.

Lo mismo que las texturas.

Y finalmente se llega a la Ciudad Perdida.

Y allí nos internamos en el laberinto.

Por algunos recovecos se logra ver los edificios de la Ciudad Perdida.

Y al regreso encontramos otros picos, ya fuera de la ciudad.

Así finaliza la recorrida en fotos por el Cañón Arco Iris. Volvemos a abordar la camioneta, que nos traerá de nuevo hasta la vera de la ruta.

Espero que te haya gustado, y que vuelvas la próxima para seguir recorriendo el país en Ahicito Nomás.

Pausa spotter en Hamburgo: Las fotos tomadas desde Coffee to Fly.

Pasar por las cercanías de un aeropuerto con cámara en mano implica, casi obligadamente, hacer una pausa para despuntar el vicio y spottear un rato. Pasa en Aeroparque, pasa en Ezeiza. ¡Cuánto más en un aeropuerto que frecuentamos poco como Hamburgo!

Un día de mis vacaciones europeas, y en compañía de un gran amigo que me hizo las veces de anfitrión en Alemania, tomamos las bicicletas (toda una aventura para mi) y nos acercamos hasta Coffee to Fly, cuyo post podés ver haciendo click aquí.

Allí pasamos un buen rato, gatillando la Canon a discreción, al sabor de un par de cervezas bien frías. Esta es una selección de algunas de las fotos que salieron aquella tarde.

Arrancamos con colores conocidos, aunque en una versión que por supuesto no llega hasta Buenos Aires: El A321 de Lufthansa. Los dueños de casa tienen aviones para todos los gustos, como lo demuestra este otro A321, pero con livery de Star Alliance.

Pero enseguida aparecen colores poco conocidos para los argentinos, como el A319 de Donavia.

El A320 de Pegasus.

O los llamativos colores de Wizzair en plena tarea de remontar vuelo.

Aquí otro Wizz más de cerca, para quienes quieran apreciarlo mejor.

Otros colores desconocidos por estos pagos son los de Atlas Global.

O el livery bien simplista de Tunisair.

Hay también compañias más conocidas, pero con colores extraños para nuestros ojos, como ser este A320 de British Airways, con el dorado prevaleciendo en su cuerpo.

Por supuesto también hay compañías algo más conocidas, aunque no operen en Argentina, como Germanwings, la subsidiaria de Lufthansa tristemente célebre luego de que el copiloto decidiera estrellar su avión en los Alpes.

Los pilotos de Germanwings mantienen igualmente el espíritu alto, y dedican su saludo al grupo de spotters y público en general apostados al costado de la pista en el Coffee to Fly.

No puede faltan por supuesto la otra subsidiaria de los dueños de casa: Eurowings.

Pero hay esquemas que son realmente llamativos. Es el caso de Condor, que con sus corazones sobre el fuselaje del B757 declara sin ningún tipo de vergüenza: “Amamos volar”.

Por supuesto hay también otros colores locales, como el verde de Germania.

Aviones que, aunque no sean los más utilizados aquí, también se los ve salir y llegar frecuentemente, como los ATR, en este caso de las manos de SAS.

O el mítico MD-80 que aún resiste el paso del tiempo.

Pero HAM no es un aeropuerto pequeño. Recibe también, por ejemplo, al enorme y magestuoso B777 de Emirates.

Y a otro que también conocemos por estas latitudes, pero en una versión mucho más chica: Turkish Airlines con su A321.

Infaltable, absolutamente infaltable en un post spotter de HAM, es el B737 de Easyjet. Increíble la cantidad de estos aviones que vi pasar sobre mi cabeza a diario durante mi estadía en Hamburgo.

Y también están los que casi ni se ven, como el CRJ de Eurowings.

Una nota de color la puso el A320 de Eurowings matrícula D-AIZR, con su livery especial del Borussia Dortmund, denominado “Mannschaftsairbus” que sería algo así como “El Airbus del equipo”.

Y están los que hoy, poco más de un año después de haber tomado estas fotos, despiertan emociones, como este A321 de Air Berlin que tan flamante se lo veía en ese momento, pero que ahora sabemos no volará más con esos colores, luego de  haber presentado la quiebra.

Y están los que tienen un significado especial para los argentinos, como ser el B737 de Norwegian, con sus colores rojizos y la carasterística cola dedicada a alguna personalidad, que esperemos pronto poder ver por nuestros cielos.

Mucho y constante movimiento en el Aeropuerto Internacional de Hamburgo.

Y Coffee to Fly es un lugar ideal para disfrutarlo. Todo spotter o entusiasta de los aviones tiene que darse una vuelta por este bar siempre que pase por Hamburgo. Y disfrutar de los despegues y aterrizajes, como este señor.

¡Nos vemos en el próximo post!

Un bar a la vera de la pista de aterrizaje del Aeropuerto de Hamburgo.

En cualquier lugar del mundo, los spotters (aquellos que amamos los aviones y adoramos tomarles fotografías) estamos en constante búsqueda de aquellos puntos que nos permitan la mejor toma. Cuanto más cerca estemos del aeropuerto y de los aviones, mejor.

No tengo idea de si el dueño de Coffe to Fly en Hamburgo es spotter o si simplemente entendió el concepto (y vio la veta económica), pero lo cierto es que sito en Holtkoppel 100, justo a la vera del aeropuerto, con excelente vista a la pista principal y casi al alcance de la mano de la calle de rodaje, este bar es un excelente spotter point donde, además de poder sacar buenas fotos, se puede degustar al mismo tiempo una rica y bien fría cerveza, o lo que gustes. Y atención spotters argentinos: SIN REJAS!!!

Para que se den una mejor idea de lo que les digo, aca una captura de pantalla de la ubicación en Google Maps. ¡Casi que está dentro del aeropuerto!

Como es sabido, igualmente, los aviones no sólo atraen a fotógrafos profesionales y amateurs, sino que son un imán para mucha gente, que gusta de simplemente verlos despegar y aterrizar. Algunos hasta aprovechan para hacer un alto en su bicicleteada en este punto.

Incluso cuenta con una especie de balcón que sobresale hacia el aeropuerto y parece acercarte un poco más a los aviones.

Desde allí, se tiene esta vista del Aeropuerto Internacional de Hamburgo.

Tan cerca de la pista, se puede capturar lindas tomas, incluso con lentes de no tan largo alcance, como este raro bicho alargado que nos pasó casi por al lado.

Como el Canadian Regional Jet, en Hamburgo hay cantidad de aviones y esquemas que no estamos acostumbrados a ver por Buenos Aires, así que se hace muy difícil dejar de gatillar.

Y por supuesto nos encontramos también con viejos conocidos, como el magestuoso B777 árabe.

Eso sí, desde allí llega a divisarse la plataforma, pero queda bastante lejos, y las construcciones en medio obstruyen mucho la visión.

Coffee to Fly Hamburgo es una excelente alternativa para quien quiera apreciar los aviones de cerca y tomarle buenas fotografías. Si te da hambre o sed, ambas necesidades quedarán resueltas con algunos euros. Eso sí, a no olvidarse de cargar la batería y llevar las tarjetas de memoria vacías. En breve, un post bien spotter con las fotos que tomamos en este lugar.