Archivo de la categoría: Blog de Autor

Un Monumento a los Héroes de Malvinas y sus historias: Desembarco y Madrynazo.

Enorme, y con un sol que parecía brillar de forma especial, finalmente el pabellón celeste y blanco estaba en lo más alto del mástil. Atrás habían quedado la tormenta en medio del Atlántico Sur que los  había mantenido en vilo durante todo el día anterior, y la arenga del contraalmirante Carlos Büsser aquella madrugada antes de desembarcar. Hasta el sonido de los tiros durante los primeros combates ya se percibía lejano. Ahora todo estaba en calma y sólo quedaba el viento patagónico que soplaba fuerte para hacer flamear la bandera nacional frente a la casa del gobernador Hunt, quién había rendido la plaza ante el comandante de Operación Rosario hacia las 10 de la mañana. Era el 2 de abril de 1982 y las Islas Malvinas, después de casi 150 años de usurpación extranjera, estaban nuevamente bajo soberanía nacional luego de una operación militar impecable que las recuperó sin siquiera una baja británica. Aunque el capitán Pedro Giachino había perdido la vida convirtiéndose en el primer héroe de guerra, Argentina estaba de fiesta.

Transcurrieron los días y las semanas. Pasaron poco más de dos meses, y con ellos la guerra que nos mostró su rostro duro lleno de muerte y dolor. Fue en la noche del 14 de junio en que el general Mario Menéndez se rindió ante las tropas inglesas y decretó de esa forma el fin de una guerra sin sentido. Ayer leí con cierta emoción las palabras de Sir Michael Rose, quien fuera el general encargado de negociar los términos de la rendición con Menéndez, y en una entrevista indicó que la rendición argentina tenía que ser con honor porque nuestros soldados habían peleado con valentía en defensa de su patria. Eso pasó allá, en las islas; pero cuando los chicos llegaron de regreso al continente pareció quedar en el olvido.

La vuelta de los soldados argentinos al país se realizó a bordo de varios buques ingleses (entre ellos el más importante era el trasatlántico Camberra) y en el mítico rompehielos nacional Almirante Irizar. Pero lejos de recibirlos con honor la administración militar que en ese momento nos gobernaba de facto decidió esconderlos como si fueran una vergüenza. Llegaron a Puerto Madryn, primer ciudad argentina que tocaron luego de luchar en las islas, y desembarcaron en el muelle a metros de donde hoy se encuentra el Monumento a los Caídos en la Guerra de Malvinas.

Encontré ese monumento casi de casualidad, caminando desde el extremo de la ciudad hacia el muelle por la costanera, porque así tendría una mejor vista del mar. Y no pude evitar no sólo frenarme a fotografiarlo, sino quedarme un buen rato allí leyendo cada cartel, cada inscripción. En un lugar en el que se respira historia, que pareciera estar aún viva, a pesar de no leerse en ningún libro de texto del secundario.

En junio de 1982, lejos de permanecer ajeno, el pueblo de Puerto Madryn salió a la calle a recibir a los héroes, e incluso desbordó los controles militares y logró en muchos casos tomar contacto con los soldados recién llegados. Luego serían distribuidos en los cuarteles y escondidos hasta que volvieran a tener un peso normal  y así evitar mostrar las condiciones deplorables en las que habían estado luchando; pero el pueblo de Madryn los vio llegar. En Madryn se sabe la verdad.

Dos años después, Madryn recordaría en carne viva este momento. Fue en 1984 cuando se dio el Madrynazo, otro evento histórico especialmente omitido por los profesionales de la educación durante años. Tuve que viajar hasta allí para enterarme que, luego de las maniobras realizadas durante el operativo UNITAS, la flota estadounidense recibió la autorización del gobierno nacional para atracar en el muelle de Puerto Madryn y reabastecerse. Fueron los trabajadores portuarios de la ciudad quienes rompieron el secreto y la noticia convulsionó la ciudad. Los norteamericanos, luego de haber ayudado a los ingleses durante la Guerra de Malvinas, pretendían cargar combustible en el territorio nacional. El pueblo no lo iba a permitir, al menos no en Madryn. Luego de que fracasaran las gestiones para anular la autorización formalmente la muchedumbre se autoconvocó y avanzó sobre el puerto sobrepasando los efectivos de Prefectura que lo custodiaban, y echó a la flota extranjera que advirtiendo el incontenible desborde popular soltó amarras y volvió al mar. Luego los buques se reabastecerían en aguas abiertas con ayuda argentina, pero ningún marinero estadounidense fue capaz de poner pie sobre el muelle que había recibido a los héroes de Malvinas.

Hoy se cumplen 35 años de aquél 2 de abril en que las Malvinas tuvieron otra vez bandera argentina. Treinta y cinco años del comienzo de una guerra sin sentido, en la que los 649 nombres inscriptos en las placas de este monumento se suman a los 255 muertos del lado británico para, todos juntos, hacerle el juego a la junta militar y al gobierno de Margaret Thatcher, ambos buscando desesperadamente consolidar poder en sus respectivos países. Una guerra que tiró a la basura los avances diplomáticos para la recuperación de nuestras Malvinas, y que las volvió a foja cero donde prácticamente se mantienen hasta el día de hoy.

“No olvidar” reza el mural en Puerto Madryn, y es un mensaje atinado. No olvidar la historia, para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. No olvidar los errores del pasado, para pensar el futuro de forma más inteligente. Ojalá los argentinos lo logremos. Nos lo debemos.

Hoy el mundo es un poco más pobre.

Casi como si él mismo hubiera elegido la fecha, el 25 de noviembre de 2016 quedará inscripto en la historia como el día en que Fidel Castro Ruz dejó este mundo. El cierre de un ciclo de exactos sesenta años que dio comienzo un día como ayer, pero de 1956, cuando un grupo de idealistas se embarcó en un yate en las costas de México con un proyecto que parecía una utopía, y puso proa hacia la que convertirían en la isla más famosa del mundo.

Dos años después el imposible se había convertido en realidad: Fidel y los suyos hacían su entrada triunfante en La Habana, luego de derrocar la dictadura de Batista.

Lejos estuvo la Revolución Cubana de ser un hito meramente nacional; por el contrario impactó en cada rincón del planeta y torció el curso de la historia. Tengo pleno convencimiento de que nada de esto habría sido posible sin la figura de Fidel Castro liderando la isla caribeña.

Estadista, revolucionario y libertador para unos; déspota, dictador y autoritario para otros, la única realidad que nadie puede negar es que fue un protagonista central del siglo XX y uno de los líderes mundiales con mayor influencia en toda la historia. Con más de 600 intentos de atentado contra su vida, debe ser la persona contra la que más se conspiró en el mundo; y sin embargo falleció por causas naturales, en una fecha emblemática. La mayor potencia del mundo no pudo doblegarlo ni a él, ni al pueblo que lideraba, ya fuera que lo intentaran mediante invasiones militares o con un bloqueo económico que al único que castiga dejándolo en la miseria es al pueblo cubano, y que aún permanece vigente a pesar de los últimos acercamientos con el gobierno de Obama. Ni siquiera la caída de la URSS decretó la desaparición del modelo que Castro lideró por años.

Claramente, se trató de un enorme y muy lúcido político, y un hombre fiel a sus ideales y convicciones, los cuales mantuvo hasta en los momento más difíciles. Mirando hacia adentro, hacia lo que son los políticos de nuestro país, donde de tanto en tanto cambian de partido político como de calzoncillo, no puedo evitar pensar lo mucho que nos hace falta en la Argentina un tipo como Fidel que mantenga una conducta a lo largo de su vida.

También me pregunto qué opinaría Ricardo Balbín, quién con motivo de la muerte de Perón se presentara en el funeral de su más acérrimo enemigo político para declarar “este viejo adversario despide a un amigo” al momento de rendir sus respetos, si pudiera presenciar las celebraciones a la muerte que llevan a cabo los exiliados cubanos en Florida, en una fenomenal muestra de la cantidad y calidad de valores morales que se han perdido.

Soy de los que creen que la riqueza del mundo no puede medirse sólo en metálico. La cultura, la lealtad a las convicciones y los valores son un capital mucho más importante que el dinero que, en definitiva como dice el dicho, va y viene. Fidel Castro fue de los líderes más cultos y completos que se hayan visto, y si bien la historia se encargará finalmente de juzgar sus actos, prima facie pareciera que en este sentido hoy el mundo es un poco más pobre.

Foto: Reunters (tomada de La Nación).

El Abierto de Polo de Hurlingham compartió sede con Buenos Aires Market.

Cuando uno habla de polo se piensa enseguida en la elite, lo más alto de la sociedad económicamente hablando. Sin embargo, al menos en cuanto a lo que al público hace, ya no es tan así. De a poco el polo se va haciendo cada vez más accesible al público, y el pasado fin de semana se dio un paso más (y uno bien grande) en ese sentido.

foodtrucks

El Abierto de Polo de Hurlingham es el más antiguo del mundo, y es considerado además el segundo más importante del globo, luego del Abierto Argentino de Palermo, que es justamente el torneo que le sigue en la denominada Triple Corona. Estamos entonces ante un evento de importancia mundial, sin embargo eso no impidió que la primer fecha de su 123° edición tuviera la participación del Buenos Aires Market, con entrada libre y gratuita.

fardos-como-asientos

Así es como el domingo 23 de octubre (jornadapara la que quedó reprogramada la fecha en dos sedes difererentes, por las lluvias), en el tradicional Hurlingham Club se mezclaban las imágenes de las tiendas de la feria, los food trucks, y los amantes del polo.

banda

Además se trató de un evento completo, con todas las letras, donde no faltó un escenario donde se daban espectáculos de música y danza tradicionalmente ingleses; ni la muestra de autos clásicos con un par de ejemplares impecables.

autos-antiguos

Daban ganas de subirse detrás del volante y salir a dar una vuelta, realmente…

tablero

Luego de tener que suspender la fecha, y terminar jugándola en dos sedes diferentes (dos de los partidos se jugaron en Pilar en lugar de Hurlingham), el clima se portó y nos regaló un hermoso domingo de sol, ideal para sentarse en las gradas a mirar el mejor polo del mundo.

posando-en-el-cartel

Mientras nos dirigíamos hacia allí pasamos por el palenque de Alegría. Impresionante lo que es la caballada del equipo. Y pensar que al campo entran sólo cuatro jugadores…

caballada

Allí pudimos ver como iban preparando a los animales para salir a jugar.

ensillando

Y cómo hacian su precalentamiento los propios jugadores de Alegría.

precalentamiento

Antes del partido, hubo una exhibición de música y danza clásica en pleno campo de juego.

danzas-tipicas

Y entonces sí, se largó el cronómetro y comenzó el partido entre Alegría y Washington, el segundo de la tarde ya que unas horas antes la favorita Ellerstina había arrasado 21 a 6 a La Irenita.

peleando-la-bocha

Más allá de las reglas del juego, el polo es un deporte disfrutable para cualquier amante de las destrezas y los animales. Es impresionante ver cómo se manejan los ocho jugadores arriba de sus caballos, y en ocasiones, se entienden con ellos como si fueran una sola entidad.a-la-carrera

Aunque hay veces que parece que se les complica mantenerse encima…

desbocado

haciendo-equilibrio

Pero en general lo logran, incluso cuando tienen que clavarse y dar media vuelta porque la bocha quedó más atrás…

esta-del-otro-lado

Ni hablar de cómo se estiran como si fueran de goma, con tal de robarle la bocha al rival.

estirar-para-robar

Si hasta avanzan a toda velocidad, “haciendo jueguito” con la bocha en el aire!

haciendo-jueguito

Eso sí, cuando hay que pegarle, mejor no te metas en el camino de la bocha…

bochazo

Como en el fútbol, se hace cuerpo a cuerpo, aunque acá en realidad sería caballo a caballo…

cuerpo-a-cuerpo

Se juega en toda la cancha, ya sea por el centro…

tacos-en-alto

… o contra las tablas.

contra-las-tablas

A veces se hacen enredos importantes que parecen ideales para un monumento ecuestre.nudoPero alguno, en algún momento, se las ingenia y se escapa para marcar el tanto.

jugada-de-gol

En fin, una excelente jornada para disfrutar del sol, y ver un espectáculo que, aunque es muy tradicional en Hurlingham, realmente no es habitual para el común de la gente.

pique

El Abierto de Hurlingham sigue este fin de semana que viene, sábado y domingo, y el martes 1 y miércoles 2. El domingo 6 de noviembre se disputará la final. Igualmente hay que ir monitoreandolo porque en caso de lluvias los partidos se suspenden y reprograman.

team-washington

Las entradas se pueden conseguir en Ticketek, y son bastante accesibles. Si no te dan los tiempos para ir y no querés quedarte con la ganas, recordá que luego de este torneo se juega el Abierto Argentino en el Campo Argentino de Polo, así que ahí tenés una nueva oportunidad. No hay excusas para los que quieran disfrutar, o conocer de qué se trata el deporte en el que los argentinos más destacamos (mucho más que en el fútbol).

Espero que este post te motive y puedas disfrutar alguna de las excelentes jornadas que se vienen!

Todo lo que tenés que saber sobre el “Puerta a Puerta” I: Régimen de Courier.

Estos últimos días se vino hablando mucho de “la vuelta del puerta a puerta”, un tema que volvió al tapete desde que Abad, el máximo responsable de AFIP, comentara que este sistema se iba a volver a instaurar. Finalmente en el día de ayer, 27 de julio, se publicaron las resoluciones generales que reglamentan el sistema.

Vamos a hacer aca una análisis básico de la RG 3916/16 que establece las pautas para el régimen especial aduanero de Courier, que es, en sí, el verdadero y tradicional “puerta a puerta”.

El courier es básicamente un régimen aduanero simplificado que le permite a ciertos operadores postales denominados “couriers” tramitar las formalidades aduaneras de importación y exportación para ciertas mercaderías y bajo ciertas condiciones. Esto hace que, por ejemplo un particular como vos o yo pueda hacerse de un bien importado sin tener que pasar por las penurias y gastos asociados a un despacho de aduana tradicional, y que los couriers puedan entregarte el producto en la puerta de tu casa.

En principio hay que decir que sigue siendo un régimen limitado (tal como lo era incluso antes de las restricciones), si bien es un poco más amplio que su versión anterior. La primer condición es que la operación sea sin finalidad comercial, con lo cual lo que traigas por courier no lo vas a poder revender (al menos legalmente).

En cuanto a cantidades y valores no hay gran variación: siguen teniendo un tope de 50 kgs. y USD 1000 de valor FOB por operación. Ahora se ha agregado un límite de tres ítems del mismo producto, que antes no existía. La cantidad de operaciones también está más restringida, ya que hay un máximo de 5 envíos por año por persona, mientras que antes se permitía una operación por día por CUIT.

El ámbito donde sí la nueva versión del régimen es más abierta que su antecesora, es la de las intervenciones previas. Anteriormente una mercadería para la que aplicaba la intervención de un tercer organismo cualquiera no era apta para ser importada por courier. A partir de ahora, las mercaderías que se ingresen bajo el régimen simplificado estarán exceptuadas de las intervenciones del INAL (alimentos), Lealtad Comercial (verificación de la autenticidad de las marcas), y del régimen de identificación de mercaderías (las estampillas que ves por ejemplo en los electrónicos importados). Tampoco se requerirá la tramitación de las licencias de importación que pudieran aplicar según el tipo de mercadería de que se trate, ni aplicarán las prohibiciones económicas que la Aduana pudiera dictar sobre algún producto en particular.

Sin embargo, anteriormente cualquier intervención previa inhabilitaba la operación courier, y la obligaba a pasar al régimen general. La nueva norma es muy taxativa en cuanto a qué intervenciones quedan exceptuadas, pero siendo una modificatoria de la que originalmente implementó el sistema, interpreto yo que la intervención de cualquier otro organismo no indicado en el párrafo precedente restringe la operación tal como lo hacía antes. Serían ejemplos productos que requieran certificados de ANMAT o de SIMELA para ser importados: en mi opinión estos no podrán venir por courier. Un gris importante es el de los productos con Seguridad Eléctrica porque todo lo que se enchufe a la red de corriente eléctrica requiere este certificado, y por lo tanto, según interpreto, no podría venir por courier. Quedarían entonces fuera del régimen las laptos, televisores, equipos de audio, etc.

Por otro lado, en un mundo informatizado donde los controles online son mucho más eficientes, quién traiga mercadería por este régimen queda obligado a confirmar la recepción del artículo dentro de los 30 días del arribo a través de la web de AFIP (www.afip.gob.ar). Recién cumplido este requisito se habilitará la posibilidad de un próximo envío courier.

Algo de lo que no se habla (o de lo que se habla mal) es de los impuestos. Leí por ahí que esto implicaba importar sin pagar impuestos. FALSO. El courier paga a la aduana los aranceles e impuestos previstos por el régimen general, y te los incluye en el precio del servicio. No es gratis, y la recaudación es exactamente la misma que se obtendría de un importador regular. Esto depende de cada producto, pero en general puede representar porcentajes mucho mayores al 50% de arancel único que uno paga sobre el excedente de la franquicia, cuando se trae algo desde el exterior al volver de un viaje (cuestión que te expliqué en este post y en este otro).

Habrá que ver cómo funciona en la práctica, pero el régimen de courier no implica ningún golpe a la industria local. Es un régimen acotado, que maneja un volumen marginal de las importaciones. Quizá (ojalá) sirva para que algunas industrias tengan que ajustar sus precios en rubros donde los márgenes son criminales, como ser el de la ropa, que de  hecho es uno de los items más interesantes para comprar por courier, justamente por la diferencia injustificada de precios en el mercado local. Pero decir que esto impacta en la industria local, el trabajo de los argentinos y la economía, es hablar pavadas. La cantidad de gente que compra por internet en Argentina es poca, a eso agregale que no todos tendrán una tarjeta de crédito habilitada para comprar en el exterior, ni querrán gastar en divisa, ya sea por desconfianza del tipo de cambio o porque no tienen el excedente de bolsillo para pensar en eso. Ahora sumale la desconfianza normal de la cadena logística internacional si tuviste un caso de que te robaron algo del equipaje despachado cuando vos mismo viajabas en el mismo vuelo. Por último considerá que el courier es un servicio caro: si pensas viajar al exterior mejor esperar a ese momento para comprar y traerlo como equipaje.

El régimen de courier comenzó a proliferar por la falta de productos importados en el mercado. Como no se conseguía, consecuencia del cepo a las importaciones que fueron las DJAIs, todos comenzaron a comprar en China por internet. Y allí fue cuando el gobierno anterior tuvo que ponerle límite al courier también. Ahora con un comercio exterior más liberalizado (aunque sigue estando fuertemente administrado) la necesidad de comprar afuera baja. Donde sí va a pegar fuerte esto es en las compras por internet de bagayo. ¿O pensabas que eso que no conseguías en ningún lado estaba disponible en Mercado Libre porque había ingresado legalmente al país? Si ahora lo podés comprar legalmente, ya sea aca o afuera, ¿para qué ir a hacerle el negocio a ese que viajó, se lo trajo de contrabando y te lo vendía ilegalmente?

Para finalizar, un consejo: Antes de comprar nada, lo mejor será llamar a una empresa de courier y consultar si es factible traer el producto que querés, desde el país que querés. Aprovechá y pedí también que te coticen el envío, y que te indiquen si ese valor incluye los impuestos de aduana, o sin son aparte, así te das una idea del precio final. Una vez que tenés confirmado que esa mercadería puede ingresar por courier, ahí sí, sacá la tarjeta y dale para adelante. Pero hacelo dentro de algunas semanas, porque la nueva resolución entra en vigor dentro de un mes!

Te dejo acá el video de AFIP explicando las novedades:

Si algún lector tuvo experiencias en el pasado que quiera compartir, o a medida que vayan haciendo nuevas con el régimen actualizado, los comentarios son bienvenidos.

Mañana vamos a revisar el régimen postal, que también se reglamentó hoy en el paraguas del “puerta a puerta”.

Contratación de Fletes Internacionales: Los riesgos de simplificar lo que hay que profesionalizar.

Hace unas semanas atrás La Nación publicó esta nota sobre una plataforma online para la cotización y contratación de fletes internacionales, al mejor estilo de las que ya funcionan exitosamente en el rubro del turismo. Según la nota, todo un avance en el transparentamiento de los precios del comercio exterior para evitar los manejos que realizan los agentes de carga de acuerdo al cliente, momento, poder de negociación, competencia, etcétera. En mi opinión personal, un intento de commoditizar un servicio que debiera ser todo lo contrario: de alto valor agregado.

Quienes trabajamos en comercio exterior hay algo que tenemos muy en claro: los errores salen caros; muy caros. Por lo tanto las operaciones deben estar bien planificadas, y en este rubro muchas veces aplica el famoso dicho “lo barato sale caro”. Personalmente creo que “buscar precio” únicamente, en comercio exterior es un grave error, y esta plataforma online, si bien tiene muy buenas intenciones, apunta justamente a eso. A diferencia de los pasajeros que pagaron diferentes tarifas para un mismo trayecto en avión, y a los que se les da el mismo menú, con la carga no sucede los mismo: a menudo la diferencia de tarifa responde a una diferencia abismal en el servicio que se le dará a cada uno, pasando por seguimiento activo, manejo de la información y la documentación, días libres o de crédito, tratamiento prioritario, y un largo listado de etcéteras.

El primer y más importante paso es siempre determinar el nivel de servicio que uno necesita, y a partir de allí buscar proveedores que puedan justamente darnos eso. Una vez que tengamos identificada una paleta de proveedores que puedan darnos lo que necesitamos sí podremos ir en busca del mejor precio dentro de la misma. Todo, por supuesto, dentro del marco presupuestario del que dispongamos: no será lo mismo lo que pueda destinar una multinacional con operaciones diarias, al budget que pueda tener disponible una PYME que embarca una vez por mes. Tampoco serán iguales las necesidades ni exigencias de una y otra.

Otra cosa importante a considerar será el respaldo que nos brinde el agente de cargas, especialmente en el exterior donde el importador / exportador depende de él casi exclusivamente, y, en particular, cómo se maneja a la hora de resolver problemas. Es casi un hecho que no existe operación de comercio exterior sin problemas, y sus costos relativos están siempre en manos del forwarder y el despachante, que puede minimizarlos o aumentarlos hasta niveles insospechados.

Este tipo de plataformas buscan resolver el problema de elegir el mejor precio para mover una caja de un punto A hasta un punto B, pero se olvidan que ese transporte es una porción muy pequeña del todo, que hay un montón de servicios adicionales que impactan sobre el costo total y por supuesto, no preveén ninguna eventualidad operativa cuando en la realidad las hay a diario, y su resolución es lo que realmente vale.

Si pensamos en el transporte marítimo, por ejemplo, símbolo mundial de la standarización por excelencia a través del famoso contenedor, la comparación de precios debería ser muy fácil y productiva. Sin embargo, el giro del buque determinará la terminal en que se operará, y el forwarder a su vez decide en qué fiscal consolidar. Esto no sólo afecta los costos directos, sino que también impacta sobre los procesos en cada punto, las demoras que pueda tener cada plazoleta por cuestiones de infraestructura, ubicación geográfica de las mismas, entre otras cosas que determinarán el verdadero costo de una operación, por lo que analizar únicamente los gastos de transporte termina siendo miope.

Cuánto más se complejiza la situación para un transporte aéreo, donde la standarización no funciona tan bien, debiendo diferenciarse el servicio en fuselaje angosto y ancho, el servicio en avión de pasajeros y en cargueros, y los diferentes tipos de cada uno con sus diferentes capacidades. Durante años he visto errores importantes a la hora de cotizar servicios aéreos manteniendo una fluida comunicación con el cliente, imagínense el desastre que puede llegar a derivar de una cotización surgida de un frío formulario enviado por la web. Lo más probable es que, de esta forma, quién pida una cotización pensando en bananas, reciba una oferta pensada para las peras. Y una vez activada una operación, los costos de modificarla para encauzarla suelen ser altos.

En definitiva, en mi opinión el concepto con el que se crea la plataforma es erróneo. A través de ella se quiere “simplificar” el proceso de compra de fletes. La realidad es que el comercio exterior es un proceso complejo, y lejos de simplificarlo, lo que hay que hacer es comprender esa complejidad a fondo y saber manejarla. Imagínense que se le pida a un ingeniero de la NASA simplificar el diseño, construcción y conducción del próximo transbordador espacial. Salvando los años luz que hay con este ejemplo exagerado, lo que hay que hacer en comercio exterior es buscar gente capaz de entender y conducir al “transbordador” y no intentar que cualquiera se siente a los controles y pueda manejarlos.

Por eso, mi recomendación a los exportadores e importadores argentinos: Señores, no simplifiquen; profesionalicen. Asesórense antes de salir al mercado externo, contraten profesionales especializados en lugar de pretender que el contador coordine las cargas internacionales, planifiquen antes de actuar. De esta forma se lleva las operaciones de comercio internacional a otro nivel, los procesos se hacen más eficientes, satisfacen necesidades reales e impactan positivamente en los costos de toda la cadena de suministro.

El camino para bajar los costos no es simplificar; sino profesionalizar. Y no hay que ver el proceso por partes, sino como un todo.

En Argentina actualmente hay mucha oferta de carreras relacionadas con la logística y el comercio exterior, y trabajando con gente de todos lados del mundo les puedo decir que los profesionales argentinos del rubro tienen muy buen nivel. Es hora de aprovecharlo. Bastante se ha hecho en estos años, pero aún falta muchísimo por hacer.