Archivo de la categoría: Blog de Autor

Baradero: La estación de tren que intenta resurgir de las cenizas.

El título de este post podría parecer un tanto poético, pero en realidad es de los más literales que he escrito en el blog.

Cuando uno pasea por las calles de Baradero en algún momento va a dar con su estación de ferrocarril, que actualmente se nota a simple vista que está en el más absoluto abandono. Pero no es una sensación de abandono común y corriente como la que uno tiene en cualquier pueblo donde el tren simplemente dejó de pasar; y eso se debe a que la estructura muestra señales claras de haberse quemado.

Estacion

Fue en la madrugada del 28 de agosto de 2013 que la estación de trenes de Baradero sufrió un incendio cuyas causas, aún hoy, se desconocen. Según distintas crónicas, y a juzgar por cómo quedó el edificio, se trató de un evento por demás voraz que prácticamente destruyó el edificio a pesar de los esfuerzos de varias dotaciones de bomberos que trabajaron para controlarlo y extinguirlo.

Estacion destruida

Sólo la estructura principal quedó en pie, aunque maltrecha. La mayor parte de la estación quedó totalmente destruida. Y así se la puede apreciar aún hoy en día, casi cinco años después de aquellos tristes sucesos, sin que aparentemente nadie moviera un solo escombro, una sola viga para comenzar las tareas de reconstrucción.

A cielo abierto

El calor del fuego hasta achicarró las lámparas.

Lampara derretida

Hoy en día, en el mayor de los abandonos, las paredes de la estación sirven de pizarrón para graffitis y mensajes callejeros.

Graffittis

Y constituye un verdadero peligro, porque a qué niño no le llama aventurarse para investigar un lugar así, quedando expuesto a un accidente?

Escombros en el pasillo

Ya lo dijo la propia intendenta de Baradero, Fernanda Antonijevick, cuando en 2016 comenzó a funcionar nuevamente este ramal del Ferrocarril Mitre que presta servicios desde Retiro hasta Rosario sin poder parar en Baradero por tener la estación clausurada. Se trata por supuesto, de “desidia” y poca voluntad política, de las que tanto conocemos y que tan profundos daños han causado en Argentina a través de la historia.

Entrada de costado

Quizá haya sido producto de las gestiones que la intendenta se comprometió a llevar adelante, o tal vez responda a otras razones, pero según informó hace unas semanas @rieles_arg se lanzó una licitación para la restauración y puesta en funcionamiento de la estación Baradero. Esperemos que este proyecto corra con mejor suerte que el intento de 2014, que finalmente quedó en la nada, y que ahora sí llegue a buen puerto.

Cartel

Baradero es una hermosa ciudad, totalmente recomendable para pasar un fin de semana alejado del ajetreo de Buenos Aires. Hoy en día se llega únicamente a través de la RN 9, pero sería una gran noticia que pueda hacerse ese trayecto en ferrocarril.

Puente peatonal

Esperemos que esta vez la historia sea diferente; que el Mitre pueda volver a parar en Baradero, y que estas imágenes tristes queden en la historia como un simple mal recuerdo de tiempos lejanos que no deben volver.

 

 

Anuncios

Un nuevo año llega: Bienvenido 2018 a Ahicito Nomás

El fin de año es siempre una fecha donde uno para la pelota y mira hacia atrás. Nada cambiará drásticamente el 1 de enero, pero en algún momento es necesario abstraerse del día a día, revisar las metas y actualizarlas, y entonces fijarse en qué se está haciendo y cómo. Supongo que para la mayoría de los mortales el cambio de año parecer ser el momento ideal para llevar adelante este ejercicio, y el blog no es ajeno a eso.

Migrado a la plataforma de WordPress allá por fines de 2014, podemos decir que este año que nos deja ha sido el tercero de Ahicito Nomás. Se trata nada más y nada menos que mi cable a tierra, y el lugar que elegí para compartir mis experiencias y pasiones, y por sobre todas las cosas, hacer lo que me gusta. Porque sí, publico este blog simplemente porque me gusta hacerlo.

Más allá de que sea un hobby que, por lo tanto, queda relegado a mis tiempos libres, desde el principio intenté darle una estructura sólida y consistente, de forma tal que no fuera un proyecto efímero. Así es como arranqué publicando semanalmente, lo que pronto tuvo gusto a poco, por lo que pasé a subir dos posts por semana. La verdad que si pudiera publicaría con mayor frecuencia, pero casa post lleva su tiempo de preparación, así que creo que con esta dinámica encontré el equilibrio entre el placer de hacer el blog, mis obligaciones laborales y, por supuesto, mi vida personal.

Finalizando el 2017 tengo que decir que estoy muy contento con este espacio y sus resultados. En particular este año el caudal de visitas ha aumentado casi un 50% con respecto al 2016, lo que es un salto mayúsculo, más si se tiene en cuenta que escribo por placer sobre lo que me gusta y quiero contar. Y eso se lo debo a todos ustedes, los lectores que semana a semana vuelven a Ahicito Nomás para leer las nuevas publicaciones, ya sea una excursión alucinante que hice en mis vacaciones, un reporte de vuelo o de hotel, un post dedicado a mi pasión por los aviones y por sacarles fotografías o bien, una simple salida a la ruta, a algún pueblo de Buenos Aires que bien merece que se lo conozca.

Como sea, sus visitas, “me gusta” y comentarios mantienen vivo este blog, ya que son la gran motivación para seguir publicándolo, y mejorándolo día a día; para seguir compartiendo con todos ustedes (y los que se sumen) todo lo que tenga para contarles. Por eso, a todos los seguidores y lectores de Ahicito Nomás, les agradezco de corazón, y les deseo un muy feliz año nuevo, y espero que en el 2018 sigamos encontrándonos para viajar por Argentina y el mundo, a través de estas líneas que tanto me apasiona escribir.

En este año que comienza habrá nuevas aventuras que mostrar, así que brindo porque podamos compartirlas juntos en Ahicito Nomás!

 

A 10 años, la muestra rosarina que recuerda al Negro Fontanarrosa.

Quienes pasen por la ciudad de Rosario en estos días aún están a tiempo de visitar la muestra “Fontanarrosa… el mayor de mis afectos”, en el Galpón 13 del Parque Nacional a la Bandera, donde se lo recuerda a diez años de su fallecimiento.

Roberto Fontanarrosa fue uno de los humoristas gráficos más importantes que tuvo la Argentina y sus miticos personajes son parte ya de la cultura popular nacional. El más famoso sea quizá el irreverente gaucho Inodoro Pereyra, siempre acompañado de su perro Mendieta, que por supuesto no podía faltar en el evento conmemorativo.

De hecho Mendieta ha sabido ganarse su lugar propio y tiene al fondo del salón una amplia zona dedicada a sus esculturas, pintadas por diferentes personalidades que han querido participar rindiendo homenaje a su autor.

Así encontramos por ejemplo al “Mendieta rockero”

O a este otro anónimo y pintado con su clásica frase “Qué lo parió!” en un trabajo artístico destacado por el nivel de detalle.

La muestra recorre un poco la vida y obra del Negro Fontanarrosa pero se centra también en el afecto que el público y colegas le tenían. Y es muy recomendable incluso para ir con los chicos, especialmente ahora que están de vacaciones de invierno, porque hay una muy buena cantidad de actividades interactivas para realizar, que de una u otra forma acercarán a los más pequeños a este emblema de las letras y dibujos rosarinos que, lamentablemente, no llegaron a conocer en vida.

Se puede dibujarlo a Mendieta y colocar el resultado en un panel al fondo del área dedicada a sus esculturas; se le puede escribir una carta al Negro, quizá inspirándose en las que le han escrito reconocidos amigos suyos para la ocasión; se puede hacer alusión al artista en el acróstico interactivo; y hasta se puede vivir la pasión del fútbol como él la vivía por su querido Rosario Central.

Pero la actividad que más me impactó fue la que te permite crear una película animada y verla ahí mismo en la computadora. Al que se le ocurrió esto lo aplaudo de pié, porque el interés que vi que generaba y los resultados de las películas son realmente excelentes. Los chicos estaban encantados, y yo también!

La muestra pretende “hacerte vivir Fontanarrosa”, y en mi opinión lo logra. Sus viñetas, diseminadas por todo el predio te sacan más de una sonrisa, sino una carcajada, y el stand que recrea su ámbito de trabajo te deja la sensación de que salís de allí conociéndolo un poco más.

Con una esclerosis diagnosticada unos años antes, en 2006 el Negro hizo el anuncio de que dejaría de dibujar, pues su mano ya no le respondía. Lo hizo a través de una carta dirigida a sus lectores, donde indicaba, fiel a su estilo, que se apoyaría en excelentes artistas que además eran amigos, para proseguir con su obra. Así sus historietas fueron a parar al lápiz de Crist, de quien dice que dibuja mejor que él, y la saga del mítico Inodoro Pereyra quedó a cargo de Oscar Salas.

Pero lo más complicado de emular su estilo sería quizá el trazo en las letras, pues Fontanarrosa escribía con una caligrafía muy particular y característica. El diseñador Eduardo Rodriguez Tunni fue quién dio la solución, ya que al ser férreo seguidor del dibujante había dedicado años a reproducir su tipografía, y así la cedió, bajo el nombre de ANARROSA FONT para que los personajes del Negro siguieran teniendo voz en las manos de Crist y Salas.

Antaño, al Negro Fontanarrosa se lo podía ubicar en el Bar El Cairo de Rosario, del que era habitué y al que convierte en escenario literario en varios de sus cuentos. Hoy una réplica del bar invita a charlas donde diferentes personalidades lo recuerdan en una mesa de café.

La muestra homenaje a Fontanarrosa es un imperdible de Rosario en estos días. En lo que resta de julio se la puede visitar de miércoles a domingos, de 14 a 18 hs. Y durante agosto, en el mismo horario, pero sólo durante los fines de semana.

Una excelente opción para conocer un poco más al Negro y su obra; y recordarlo como corresponde. Desde aquí, una humilde colaboración de Ahicito Nomás para el recuerdo de este querido artista rosarino, con su discurso sobre las malas palabras durante el III Congreso de la Lengua Española, realizado en Rosario en 2004.

Un Monumento a los Héroes de Malvinas y sus historias: Desembarco y Madrynazo.

Enorme, y con un sol que parecía brillar de forma especial, finalmente el pabellón celeste y blanco estaba en lo más alto del mástil. Atrás habían quedado la tormenta en medio del Atlántico Sur que los  había mantenido en vilo durante todo el día anterior, y la arenga del contraalmirante Carlos Büsser aquella madrugada antes de desembarcar. Hasta el sonido de los tiros durante los primeros combates ya se percibía lejano. Ahora todo estaba en calma y sólo quedaba el viento patagónico que soplaba fuerte para hacer flamear la bandera nacional frente a la casa del gobernador Hunt, quién había rendido la plaza ante el comandante de Operación Rosario hacia las 10 de la mañana. Era el 2 de abril de 1982 y las Islas Malvinas, después de casi 150 años de usurpación extranjera, estaban nuevamente bajo soberanía nacional luego de una operación militar impecable que las recuperó sin siquiera una baja británica. Aunque el capitán Pedro Giachino había perdido la vida convirtiéndose en el primer héroe de guerra, Argentina estaba de fiesta.

Transcurrieron los días y las semanas. Pasaron poco más de dos meses, y con ellos la guerra que nos mostró su rostro duro lleno de muerte y dolor. Fue en la noche del 14 de junio en que el general Mario Menéndez se rindió ante las tropas inglesas y decretó de esa forma el fin de una guerra sin sentido. Ayer leí con cierta emoción las palabras de Sir Michael Rose, quien fuera el general encargado de negociar los términos de la rendición con Menéndez, y en una entrevista indicó que la rendición argentina tenía que ser con honor porque nuestros soldados habían peleado con valentía en defensa de su patria. Eso pasó allá, en las islas; pero cuando los chicos llegaron de regreso al continente pareció quedar en el olvido.

La vuelta de los soldados argentinos al país se realizó a bordo de varios buques ingleses (entre ellos el más importante era el trasatlántico Camberra) y en el mítico rompehielos nacional Almirante Irizar. Pero lejos de recibirlos con honor la administración militar que en ese momento nos gobernaba de facto decidió esconderlos como si fueran una vergüenza. Llegaron a Puerto Madryn, primer ciudad argentina que tocaron luego de luchar en las islas, y desembarcaron en el muelle a metros de donde hoy se encuentra el Monumento a los Caídos en la Guerra de Malvinas.

Encontré ese monumento casi de casualidad, caminando desde el extremo de la ciudad hacia el muelle por la costanera, porque así tendría una mejor vista del mar. Y no pude evitar no sólo frenarme a fotografiarlo, sino quedarme un buen rato allí leyendo cada cartel, cada inscripción. En un lugar en el que se respira historia, que pareciera estar aún viva, a pesar de no leerse en ningún libro de texto del secundario.

En junio de 1982, lejos de permanecer ajeno, el pueblo de Puerto Madryn salió a la calle a recibir a los héroes, e incluso desbordó los controles militares y logró en muchos casos tomar contacto con los soldados recién llegados. Luego serían distribuidos en los cuarteles y escondidos hasta que volvieran a tener un peso normal  y así evitar mostrar las condiciones deplorables en las que habían estado luchando; pero el pueblo de Madryn los vio llegar. En Madryn se sabe la verdad.

Dos años después, Madryn recordaría en carne viva este momento. Fue en 1984 cuando se dio el Madrynazo, otro evento histórico especialmente omitido por los profesionales de la educación durante años. Tuve que viajar hasta allí para enterarme que, luego de las maniobras realizadas durante el operativo UNITAS, la flota estadounidense recibió la autorización del gobierno nacional para atracar en el muelle de Puerto Madryn y reabastecerse. Fueron los trabajadores portuarios de la ciudad quienes rompieron el secreto y la noticia convulsionó la ciudad. Los norteamericanos, luego de haber ayudado a los ingleses durante la Guerra de Malvinas, pretendían cargar combustible en el territorio nacional. El pueblo no lo iba a permitir, al menos no en Madryn. Luego de que fracasaran las gestiones para anular la autorización formalmente la muchedumbre se autoconvocó y avanzó sobre el puerto sobrepasando los efectivos de Prefectura que lo custodiaban, y echó a la flota extranjera que advirtiendo el incontenible desborde popular soltó amarras y volvió al mar. Luego los buques se reabastecerían en aguas abiertas con ayuda argentina, pero ningún marinero estadounidense fue capaz de poner pie sobre el muelle que había recibido a los héroes de Malvinas.

Hoy se cumplen 35 años de aquél 2 de abril en que las Malvinas tuvieron otra vez bandera argentina. Treinta y cinco años del comienzo de una guerra sin sentido, en la que los 649 nombres inscriptos en las placas de este monumento se suman a los 255 muertos del lado británico para, todos juntos, hacerle el juego a la junta militar y al gobierno de Margaret Thatcher, ambos buscando desesperadamente consolidar poder en sus respectivos países. Una guerra que tiró a la basura los avances diplomáticos para la recuperación de nuestras Malvinas, y que las volvió a foja cero donde prácticamente se mantienen hasta el día de hoy.

“No olvidar” reza el mural en Puerto Madryn, y es un mensaje atinado. No olvidar la historia, para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. No olvidar los errores del pasado, para pensar el futuro de forma más inteligente. Ojalá los argentinos lo logremos. Nos lo debemos.

Hoy el mundo es un poco más pobre.

Casi como si él mismo hubiera elegido la fecha, el 25 de noviembre de 2016 quedará inscripto en la historia como el día en que Fidel Castro Ruz dejó este mundo. El cierre de un ciclo de exactos sesenta años que dio comienzo un día como ayer, pero de 1956, cuando un grupo de idealistas se embarcó en un yate en las costas de México con un proyecto que parecía una utopía, y puso proa hacia la que convertirían en la isla más famosa del mundo.

Dos años después el imposible se había convertido en realidad: Fidel y los suyos hacían su entrada triunfante en La Habana, luego de derrocar la dictadura de Batista.

Lejos estuvo la Revolución Cubana de ser un hito meramente nacional; por el contrario impactó en cada rincón del planeta y torció el curso de la historia. Tengo pleno convencimiento de que nada de esto habría sido posible sin la figura de Fidel Castro liderando la isla caribeña.

Estadista, revolucionario y libertador para unos; déspota, dictador y autoritario para otros, la única realidad que nadie puede negar es que fue un protagonista central del siglo XX y uno de los líderes mundiales con mayor influencia en toda la historia. Con más de 600 intentos de atentado contra su vida, debe ser la persona contra la que más se conspiró en el mundo; y sin embargo falleció por causas naturales, en una fecha emblemática. La mayor potencia del mundo no pudo doblegarlo ni a él, ni al pueblo que lideraba, ya fuera que lo intentaran mediante invasiones militares o con un bloqueo económico que al único que castiga dejándolo en la miseria es al pueblo cubano, y que aún permanece vigente a pesar de los últimos acercamientos con el gobierno de Obama. Ni siquiera la caída de la URSS decretó la desaparición del modelo que Castro lideró por años.

Claramente, se trató de un enorme y muy lúcido político, y un hombre fiel a sus ideales y convicciones, los cuales mantuvo hasta en los momento más difíciles. Mirando hacia adentro, hacia lo que son los políticos de nuestro país, donde de tanto en tanto cambian de partido político como de calzoncillo, no puedo evitar pensar lo mucho que nos hace falta en la Argentina un tipo como Fidel que mantenga una conducta a lo largo de su vida.

También me pregunto qué opinaría Ricardo Balbín, quién con motivo de la muerte de Perón se presentara en el funeral de su más acérrimo enemigo político para declarar “este viejo adversario despide a un amigo” al momento de rendir sus respetos, si pudiera presenciar las celebraciones a la muerte que llevan a cabo los exiliados cubanos en Florida, en una fenomenal muestra de la cantidad y calidad de valores morales que se han perdido.

Soy de los que creen que la riqueza del mundo no puede medirse sólo en metálico. La cultura, la lealtad a las convicciones y los valores son un capital mucho más importante que el dinero que, en definitiva como dice el dicho, va y viene. Fidel Castro fue de los líderes más cultos y completos que se hayan visto, y si bien la historia se encargará finalmente de juzgar sus actos, prima facie pareciera que en este sentido hoy el mundo es un poco más pobre.

Foto: Reunters (tomada de La Nación).