Archivo de la categoría: Aviación

La Aviación estuvo de Fiesta: Se realizó la 38° Convención en Vuelo de la EAA

Como todos los años, durante el pasado fin de semana la Experimental Aircraft Asociation organizó la 38° edición de este tradicional evento que convoca a pilotos, técnicos y entusiastas de la aviación.

La cita se dio en el Aeródromo Ildefonso Durana de General Rodriguez, en el oeste de la Provincia de Buenos Aires, durante sábado y domingo. Este último día, con un sol pleno que lo hizo ideal para ir a ver aviones con la familia, nos acercamos hasta la sede de la EAA para pasar una hermosa jornada.

Constituida en 1982, la EAA Argentina es una asociación sin fines de lucro que tiene entre sus objetivos el promover y fomentar la aviación deportiva y amateur; y la investigación y desarrollo de la misma. Es por eso que en este aeródromo (y en este evento anual en particular) pueden verse tantos prototipos y aeronaves diferentes, en lo que hace a la aviación experimental. En esta ocasión, para ilustrarlo conté con la colaboración de uno de mis sobrinos que foteó un modelo experimental en un impecable primer plano.

Pero por supuesto, una de las partes más esperadas de estos eventos son las piruetas que se mandan en el cielo esos locos del aire que se animan a subirse y andar patas arriba.

También están los que te dejan el avión suspendido en el aire, como esperando para que los spotters le saquemos la foto, y luego lo dejan caer al vacío para recuperarlo mágicamente.

Cuanto más humo, mejor!

Aunque también están los momentos en los que dan vuelas por el aire sin tanto espamento, como se lo pudo ver a este hermoso ejemplar llegado de épocas de la Segunda Guerra, y que estaba probando su destreza en los cielos bonaerenses.

A todos, verlos a absolutamente todos es de lo más lindo!

Pero no solo de aviones están hechas las Convenciones en Vuelo de la EAA. En uno de los hangares había una banda sonando en vivo, mientras que a un costado se lucían estos hermosos autos de épocas pasadas.

Y por supuesto, unos invitados infaltables en estas ocasiones son esos pájaros de metal que pueden suspenderse en el aire por sí solos.

Así aparecía el piloto de pruebas de Cicaré por sobre el público.

Y así hacía flamear la bandera argentina.

Pero esta jornada tuvo dos protagonistas especiales. Uno de ellos fue el B-25 Mitchell “Huaira Bajo” que ya luce espléndido. Se trata de un bombardero bimotor que estuviera presente en la Segunda Guerra Mundial y que desde hace varios años se va restaurando en el aeródromo de General Rodriguez bajo la conducción de Gustavo Passano.

Está hermoso, como recién salido de la década del ’40, y ojalá pueda volver a volar pronto otra vez. Para los interesados, el Proyecto B-25 Mitchell (Huaira Bajo) tiene su página de Facebook a la que pueden acceder en el link.

El otro protagonista especial es este hermoso DC-3 que se ve en la foto de arriba, y al que se puede seguir en su página de instagram haciendo click en este link. También construido en la década del ’40, este ejemplar fue adquirido en Chile y sus actuales dueños lo trajeron volando desde el otro lado de la cordillera. Ahora siguen los trabajos de restauración en General Rodriguez y durante la Convención el público tuvo la oportunidad de visitarlo por dentro. Obviamente que aprovechamos para conocer el cockpit!

Un momento clave fue cuando intentaron encender el motor izquierdo. Las lluvias de la semana anterior complicaron las cosas en un principio pero luego de varios intentos fallidos finalmente el fiel DC-3 respondió y arrancó. El público detrás del ala lo festejó con gritos y aplausos, mientras hacían lo posible por no volarse ellos mismos.

Fue una hermosa jornada de sol, familia y aviones. Tanto modelos que de tan nuevos aún no están certificados para volar, como ejemplares históricos que ahora luchan por volver a hacerlo.

La EAA organiza la Convención de Vuelo en forma anual, así que quienes se hayan quedado con las ganas esta vuelta, siempre podrán tener revancha el año próximo. Para enterarse de los eventos, nada mejor que seguir el Facebook oficial de la EAA.

Saliendo de Canadá rumbo a Miami: Reporte del Vuelo AC1642 de Air Canada Rouge

Finalmente terminó la primer etapa de mi viaje por Norteamérica y me dispuse a volar hacia Miami, donde aún me esperaban un par de intensas jornadas laborales. Así es que llegué  con algo más de tres horas de anticipación a la Terminal 1 del Aeropuerto de Toronto con el servicio de shuttle gratuito que brinda el hotel Doble Tree donde me estaba alojando.

El Toronto Pearson tiene la particularidad de que en la Terminal 1 está el USA Transborder, dedicado exclusivamente a vuelos hacia Estados Unidos. En el hall de checkin se deben utilizar los kioskos para imprimirse uno mismo los tickets de equipaje mediante un proceso que es largo, pero bastante claro. En la máquina se puede seleccionar el idioma que uno prefiera, haciendo las cosas más simples, salvo cuando el sistema pide escanear la visa: en el caso de los argentinos, nosotros tenemos dos visas, la de Estados Unidos y la de Canadá ¿Cuál es la que me pedía el sistema? Probé con la estadounidense, que me pareció la más lógica por ser mi próximo destino, y funcionó.

Una vez que adherí los stickers a mi equipaje (tarea con la que recibí la amable ayuda del staff de tierra de Air Canada Rouge) llegó el momento de despachar la valija… con el sistema automático! En ese momento no tenía idea, pero algo similar se estará implementando próximamente en Ezeiza, así que me vino bien para comentarlo en este post, y para irme entrenando.

La cuestión es bastante simple ya que simplemente tuve que apoyar la valija en el compartimiento. La máquina la pesó, leyó el código de barras del sticker y allí mismo me identificó como pasajero y cuál era mi destino. En el lector de la máquina pude leer que habían recibido mi equipaje con destino Miami, pero aún así, un poco en broma un poco en serio, me preguntaba si realmente había salido todo bien, o si acababa de enviar mi valija a.. Tokio, quizás?

Con pasaporte y boarding pass en mano (que lo imprime el mismo kiosko del sticker para el equipaje), sólo quedaba pasar por los controles de seguridad. Aquellos que estén inscriptos en el programa Global Entry del gobierno de Estados Unidos (sistema por el cual se aceleran los trámites de ingreso al país) tienen un acceso exclusivo al final del salón. El resto de los mortales tendremos que volver hacia las puertas de entrada a la terminal, donde está el acceso normal hacia los gates.

Allí dentro se hace el control de seguridad (laptops fuera del equipaje de mano y en una bandeja exclusiva) y se pasa a un enorme hall donde se realiza migraciones, pero no de salida de Canadá, sino de ingreso a Estados Unidos. Tal como es cuando se llega a un aeropuerto estadounidense, el primer paso es pasar por las máquinas que escanean la documentación y huella digital, nos sacan la foto y donde debemos contestar el cuestionario de rigor. Luego se pasa a la entrevista con el agente de la TSA.

La cola es importante y el proceso tiene una demora considerable, así que una recomendación a tener en cuenta cuando tengan que volar desde Canadá a Estados Unidos que que vayan con tiempo suficiente al aeropuerto, respeten las 3 horas antes del vuelo. Recuerden que en este caso hacen migraciones antes de partir y no al llegar, así que mejor que sobre el tiempo después; a llegar ajustados y terminar perdiendo el vuelo.

El cuestionario del agente de la TSA fue bastante standard pero algo más detallado que los que me ha tocado contestar las veces que llegué a Miami desde Argentina. Además de las clásicas preguntas sobre mi ocupación, motivo y duración del viaje, me consultó si llevaba plantas, y si tenía dinero por más de USD 10000. Contento con mis sendas negativas me selló el pasaporte y listo. Ya estaba oficialmente en Estados Unidos sin haber despegado los pies de suelo canadiense…

Como me sobraba tiempo y necesitaba preparar algunas cosas de trabajo para el día siguiente opté por usar la Priority Pass y acceder al salón vip, cuyo post pueden leer clickeando aquí. Quince minutos antes de la hora de abordaje me dirigí a la puerta F82 donde subí al A321 en el grupo 3. Esperé durante todo el abordaje, pero los dos asientos de al lado nunca se ocuparon…

Si bien todo se realizó en horario y el abordaje fue bastante rápido, el vuelo en sí salió con un importante retraso. Algo realmente raro, que nunca antes me había pasado, pero se trataba de un problema de papeles: así lo anunció el piloto cuando se dirigió a los pasajeros para disculparse e informarnos que había un problema de documentos que estaban solucionando. Quedó claro que no eran documentos del pasaje, sino del avión en sí.

Media hora más tarde de lo previsto comenzó el push back y nos dirigimos hacia la cabecera, donde hubo que esperar.

Estaba concurrida la cosa…

Mientras nos movíamos por la calle de rodaje los TCP aprovechaban el tiempo realizando la demo de seguridad, que se hace dos veces, en inglés primero y en francés después. Me llamó la atención (y causó gracia) la forma en que el jefe de servicio abordo anunció la repetición: “Bueno, ahora una vez más en francés y estamos listos para irnos”.

Al despegar se activa el servicio de internet y entretenimiento al que se puede acceder con los dispositivos personales (ya que el A321 no cuenta con pantallas propias). En el caso del celular hay que bajar previamente una app y cabe destacar que el entretenimiento es gratis e incluye películas argentinas. En el caso de internet hay que abonar extra. Yo igualmente aproveché para fotografiar a Toronto desde el aire (la imagen de arriba).

El viaje fue muy tranquilo, y el toque en Miami super suave. Eso sí, la media hora de retraso en el despegue la arrastramos y nunca la recuperamos. En Miami, como ya habíamos hecho migraciones en Toronto, desembarcamos diferente a lo que estoy acostumbrado: salimos por manga y nos mezclamos con la gente que esperaba para abordar en preembarque. Siguiendo los carteles llegamos al área de las cintas, donde me entró la tranquilidad al encontrar mi valija.

No había ido a parar a Tokio. Había llegado sana y salva al destino correcto…