Archivo de la categoría: Aviación y Comex

La Carga Aérea reportó en 2021 el mayor crecimiento semestral desde 2017.

A fines de la semana pasada IATA (International Air Transport Association), la entidad que nuclea a la mayor parte de las líneas aéreas del mundo, publicó el análisis del mercado de cargas para junio de este año, completando entonces los datos del primer semestre 2021.

En ese informe se ve que, ajustados por estacionalidad, las Toneladas-Kilómetro (unidad utilizada por IATA para medir la demanda de bodega aérea) tuvieron en junio apenas un 0.2% de aumento con respecto al mes anterior, lo que implica una estabilización luego de los fuertes aumentos experimentados durante los primeros meses del año.

Fuerte aumento de las Ton-Km a partir de mediados 2020, que se estabiliza en mayo 2021

Por el lado de la oferta, las toneladas-kilómetro disponibles siguen bastante por debajo de los niveles pre-pandemia. En junio se ubicaron casi un 11% por debajo de los registros del mismo mes de 2019. Si bien se ve en el mercado mundial una lenta recuperación a medida que más aviones de pasajeros retoman sus funciones, aún queda mucho para que la situación se normalice.

En consecuencia, por supuesto, los factores de ocupación de bodega se mantuvieron en niveles extraordinariamente altos. Comparado con junio 2019 este índice a nivel general saltó un 56.5%; mientras que si focalizamos en los vuelos internacionales únicamente, el factor de ocupación de junio 2021 llegó a su pico histórico: 64.2%. Esto refleja claramente que la recuperación de vuelos (de la mano de los viajeros) se está dando mucho más fuertemente en los mercados domésticos que en los viajes internacionales.

Factores de Ocupación de Carga en vuelos internacionales, por región.

En definitiva, estos impresionantes números coronan un semestre que estuvo marcado por una fuerte recuperación de la industria de carga aérea, cuyos principal motor es la recuperación económica de los países que van dejando atrás la crisis del Covid-19. A más demanda de los consumidores, mayor necesidad de reabastecer stocks rápidamente, y mayor demanda de los operadores de E-commerce. Asimismo, la saturación del mercado marítimo y el fuerte alza de los fletes oceánicos siguen empujando la migración al modo aéreo, que se convierte en atractivo en términos relativos.

Con un crecimiento total del 8%, el primer semestre de 2021 se presenta como el de mejor performance desde 2017.

En junio, comparado con el mismo mes en 2019, la demanda aumento 9.9% y la oferta bajó 10.8%

Para los próximos meses la previsión sigue siendo de crecimiento. Además de la temporada alta para la carga aérea que se inicia en octubre, IATA destaca que este año además se da la particularidad de los excepcionalmente bajos niveles de stock en los Estados Unidos. Las empresas norteamericanas necesitarán de la agilidad del avión para poder reponer existencias y satisfacer la demanda de sus consumidores, cuestión que le pondrá mayor presión a una cadena de suministro que ya viene golpeada por la falta de personal en terminales y operadores, y la incapacidad de agregar más oferta de bodega en forma rápida.

La relación entre los fletes aéreos y los marítimos está en su punto más bajo.

El mundo logístico seguirá entonces debiendo afrontar altas tarifas aéreas, retrasos en las reservas y cuellos de botella; incluso algunas disrupciones. La otra cara de esta moneda es un poco de aire fresco (y cashflow) para las aerolíneas que aún hacen malabares para soportar las pérdidas generadas por sus divisiones de pasajeros.

Notas:

Todos los gráficos son propiedad de IATA y fueron publicados en el Air Cargo Market Analysis de Junio 2021, y están disponibles en la página web de IATA Economics.

El cuadro comparativo Junio-21 / Junio-19 fue publicado por IATA en el boletín de prensa del 28/07/21

Tras el Covid-19, la recuperación económica potencia la carga aérea

La semana pasada IATA publicó su habitual informe sobre carga aérea, en este caso analizando lo ocurrido en el mercado durante el mes de abril, período en el que se vieron tendencias positivas que se esperan perduren por lo que resta del año. Positivas, por supuesto, para la industria aérea y no tanto quizá para los expedidores y consignatarios que necesitan transportar sus mercaderías a través del globo.

En líneas generales, durante el 2021 se ve una fuerte recuperación en los volúmenes de carga aérea, mucho mejor que lo que se hubiera pensado en un principio. Comparado interanualmente, en abril de 2021 se movió un 12% más de carga que en el mismo mes del año pasado, mientras que de marzo a abril, el crecimiento este año fue del 4%, el pico más alto desde septiembre 2020.

La producción industrial y el comercio de bienes muestran una recuperación en V.

La realidad es que, en la actualidad, la salida de la crisis del Covid-19 en los países desarrollados está provocando una fuerte recuperación económica. Con la producción global industrial y el comercio de bienes en alza, los medios de transporte sienten esa presión y hoy en día se están viendo severos inconvenientes en la cadena logística, con fuertes cuellos de botella y demoras para embarcar.

El transporte marítimo, en particular, no cuenta con contenedores suficientes para satisfacer tal demanda, y entonces se dan retrasos y aumentos de tarifas que provocan la migración de carga hacia la vía aérea. A esto se agrega el hecho de que el precio de la tarifa aérea en términos relativos está mucho más barato, lo cual convierte al avión en una opción más que atractiva. Si bien antes de la pandemia el transporte aéreo era 12 veces más caro que el marítimo (con un pico de 20 durante lo peor de las cuarentenas, cuando la mayoría de los aviones quedaron en tierra), en la actualidad esa brecha se ha acortado notablemente.

Evolución de la relación de precio entre el flete aéreo y el marítimo.

Claro que los aviones no son ajenos a esta tendencia. Si bien a medida que la situación epidemiológica se estabiliza en algunos puntos del planeta la oferta de vuelos de pasajeros va creciendo (y por lo tanto también la bodega disponible para la carga), los factores de ocupación de carga está en niveles históricos. Para el transporte internacional ese índice está en el 66.5%, fuertemente presionado al alza por Asia (con un increíble 77.5%) y Europa (70.4%). Esto, por supuesto, mantiene a la tarifa aérea muy por encima de los niveles pre crisis, convirtiéndose las divisiones de carga de las aerolíneas en los motores de la recuperación de una industria que ha sido fuertemente afectada por el Covid-19.

Una particularidad de esta tendencia positiva es que está siendo aprovechada por todas las aerolíneas, con excepción de las latinoamericanas, única región cuyas compañías aéreas han visto una baja en sus volúmenes de carga. En parte, esto se explica por el hecho de que América Latina aún está siendo fuertemente afectada por el Covid-19 y mantiene fuertes restricciones a los viajes, y por otro lado los mayores operadores de la región han presentado procesos de quiebra y reestructuración que los han obligado a ceder participación en el mercado, principalmente a aerolíneas norteamericanas y europeas que hoy son las que potencian la oferta de bodega de carga en esta parte del continente. Si bien la demanda de bodega en la región va en crecimiento, no son los transportistas latinoamericanos los que más se están beneficiando.

Volúmenes de carga internacional aérea total y por región.

En resumen, el rápido crecimiento de la economía mundial y la imposibilidad del transporte marítimo para hacer frente a este boom introduciendo más contenedores en el mercado, implican una buena perspectiva para la carga aérea que se espera mantenga esta alta performance (en términos de ocupación) durante los próximos meses. Algo de aire para un sector por demás golpeado durante 2020.

Todos los gráficos son propiedad de © International Air Transport Association, 2021 . [Air Cargo Market Analysis]. All Rights Reserved. Available on IATA Economics page.