Archivo del Autor: Ahicito Nomás Blog

Acerca de Ahicito Nomás Blog

Profesional en comercio internacional especializado en logística aérea, amante de las letras, la historia, los aviones y los viajes. Proyecto de fotógrafo amateur. Ahora también bloggero.

Bajar Costos: El foco de todas las líneas aéreas.

La semana pasada IATA publicó su reporte financiero informando sobre la situación de la industria durante septiembre 2020 y cómo la pandemia de Covid-19 sigue impactando fuerte en los números de las líneas aéreas.

El informe confirma que en general las empresas aéreas perdieron dinero durante el segundo trimestre del año, y que la tendencia para el tercer trimestre (aún cuando en el hemisferio norte suele ser fuerte debido a las demandas de viajes veraniegos) también muestra que los números cerrarán en rojo.

La facturación del mercado de pasajeros, en baja.

La razón para que esta situación se siga sosteniendo a lo largo de los meses es, básicamente, que el recorte de costos no ha sido lo suficientemente amplio como para compensar la baja en ventas. Esto se ve claramente en el gráfico presentado por IATA, donde se advierte que, si bien la facturación extra generada por la carga fue fuerte en el período, estuvo lejos de compensar los ingresos por pasajeros que han desaparecido. Finalmente, las columnas en colores sólidos muestran cómo la caída total de facturación resultó más pronunciada que el efecto ahorro logrado con recortes en gastos estructurales como ser los relativos a la flota y los costos laborales.

La facturación total (en azul) ha caído más que los costos (en rojo). A pesar de los recortes las líneas siguen en pérdida.

Según surge del análisis de IATA el tema del fuel está prácticamente fuera de discusión, pues la estimación es que el precio del petróleo siga en baja y no alcance niveles pre-pandemia hasta 2023. Si bien esto les da un poco de aire a las aerolíneas en un tema crucial en su estructuras de costos, el problema mayor está dado por la lenta recuperación que se está viendo tanto en el mercado de pasajeros como en el de cargas.

La demanda de pasajeros (en rojo) en lenta recuperación, luego de caer mucho más que la carga (en azul).

Y el punto crucial se encuentra en el retorno de la capacidad al mercado. Mientras que al comienzo de la crisis la mayor parte de la flota pasó a estar “estacionada” en diferentes aeropuertos del mundo, el crecimiento en la demanda de viajes ha obligado a las líneas aéreas a reactivar muchos de sus aviones. Eso se debe a que la principal recuperación de la demanda de viajes se da en vuelos domésticos o de corta distancia, lo cual complica la planificación y la optimización del uso de la flota. El hecho de que los vuelos de corto alcance se reactiven más rápidamente que los de larga distancia hará que mantener los costos de la flota bajo control se convierta en un enorme desafío para las empresas.

Apenas el 21% de la flota está inactiva con respecto a niveles pre-pandemia, luego de reactivarse a partir de mayo.

A todo esto se agrega la incertidumbre con respecto al futuro de los viajes por avión en el futuro cercano, especialmente teniendo en cuenta los rebrotes de Covid-19 que llevan a los gobiernos a volver a imponer restricciones de viaje. En un contexto donde es difícil predecir cómo se dará la recuperación de la facturación, el foco de las líneas aéreas estará puesto en el control de los costos, que será un punto crucial para su subsistencia.

Todos los gráficos son propiedad de © International Air Transport Association, 2020 . [Airlines Financial Monitor – Sep 2020 & Downsizing costs will be a priority in the era of curtailed demand]. All Rights Reserved. Available on IATA Economics page.

Visita a las Estaciones 1 y 2 del Cablecarril.

Además de ser una de las maravillas de la ingeniería civil de su época, el cablecarril de Chilecito es uno de los íconos de la ciudad, y sin lugar a dudas su atractivo turísitico más sobresaliente. Si llegaste hasta la segunda localidad más grande de La Rioja no podés no visitar esta increíble estructura que sirvió para bajar los minerales que se extraían de la Mina La Mejicana, en medio del Famatina.

Si te interesa saber más sobre la historia del cablecarril te invito a pasar por este post donde te la cuento. Ahora es momento de verlo con nuestro propios ojos y sorprendernos al imaginarnos cómo se construyó y cómo funcionó este peculiar medio de transporte. Esa visita da comienzo por supuesto en el museo (link al post), ubicado en la Estación 1, donde los guías nos explicarán de qué se trata todo esto.

Enclavada en un extremo de Chilecito, la Estación 1 es fácilmente reconocible por su estructura metálica elevada a un costado de las vías por las que llegaba el ferrocarril que trasladaría la producción minera hasta el puerto. Luego de visitar el museo y tomar una buenas fotos será momento de subirse al auto y recorrer los 9 kilómetros que separan la ciudad de la siguiente estación, la número 2.

Un detalle a tener en cuenta será consultar el horario en que hay guías en la Estación 2, ya que cuando llegamos nosotros estaba desierta, y si bien la estructura  y el paisaje se aprecian igual, y el funcionamiento del cablecarril ya nos fue explicado en el museo, la segunda estación era una de las que propulsaba el sistema, y sin guía el acceso a los motores y la caldera estaban cerrados, así que solo se los pudo apreciar por las ventanas.

Lo mismo sucedió con el restaurante El Gran Pez que funciona en el lugar y en el que nos recomendaron comer, aunque ya sabíamos que cuando íbamos no estaba abierto porque solo trabaja por la noche, para la cena.

Lo que sí no necesita guía para su explicación es el intenso olor a azufre que se siente ni bien uno estaciona el auto en la Estación 2. Tampoco hacen falta mayores comentarios sobre el funcionamiento de las vagonetas, las cuales se pueden ver colgadas de los cables, dispuestas una detrás de la otra casi como si estuvieran listas para salir, incluidas las que estaban acondicionadas para transportar personas. Imperdible también la vista de la ruta y, allá a lo lejos, Chilecito.

Muy cerca de la Estación 2, justo en la última curva y con un cartel que las anuncian, se pueden visitar también las ruinas de la Fundición Santa Florentina, donde destaca su enorme chimenea y los restos de las viviendas donde se alojaban los trabajadores en lo que supo ser la fundición más importante del país. Lugar ideal para tomar algunas fotografías, aunque habrá que ser muy precavido ya que está abandonado y puede ser peligroso: no sería raro que algún ladrillo se moviera al pisarlo, o que una piedra nos caiga en la cabeza mientras exploramos trepándonos por los escombros.

Hasta la Estación 2 se puede llegar en vehículo convencional (incluso por la ruta uno se cruza cantidad de gente caminando o corriendo, ya que los locales utilizan la banquina como lugar de entrenamiento). A partir de la Estación 3 ya será recomendable ir en 4×4 porque el terreno se hace más dificultoso a medida que vamos introduciéndonos en las entrañas de la montaña.