Archivo por meses: marzo 2023

Los Senderos de Villa General Belgrano

Villa General Belgrano está rodeada de hermosos paisajes naturales. Una buena forma de conocerlos y disfrutarlos es recorrer sus senderos. Hay básicamente 3 opciones, y aquí te los presento ordenados por nivel de dificultad.

El Paseo de los Arroyos

Se trata de un paseo céntrico y de nula dificultad, que se puede disfrutar en familia costeando los 3 arroyos que pasan por el pueblo: el Sauce, el Molle y La Toma. De hecho nosotros lo hicimos con el bebé en el cochecito y muchos aprovechaban para relajarse y sentarse a tomar mates a la orilla del agua, bajo la sombra de los árboles. También están los que hacen el paseo en bicicleta.

Está en pleno centro y se accede a través de la calle Ojo de Agua, allí en el punto donde cruza el arroyo. Desde el puente se puede descender en cualquiera de ambos sentidos.

Pozo Verde

El Pozo Verde es una hermosa olla natural de agua cuyo acceso está muy cercano al ingreso norte al pueblo, por la Ruta 5. Se ingresa con el auto hasta un estacionamiento y desde ahí se recorren unos metros a pie por un camino de fácil transitar que costea el arroyo.

Dejando atras al pozo en sí el camino sigue hasta llegar a un mirador desde el que se obtienen buenas vistas.

Si bien el ascenso no es complicado el camino cruza varias veces el arroyo y obliga a hacerlo pisando piedras mojadas, lo que lo torna de dificultad media. Igualmente, con cuidado pudimos hacerlo porteando al bebé. La duración del circuito completo, que luego de pasar por el mirador vuelve a desembocar en el camino de acceso un poco más allá del estacionamiento, es de alrededor de media hora.

Recomiendo llevar agua y gorro, aunque si el sol pega fuerte, no es mala idea retomar en el mirador y volver por donde se vino, ya que mientras se costea el arroyo el follaje es intenso y abunda la sombra.

Cerro de la Virgen y Pico Alemán

Esta caminata tiene algo más de dificultad y es ideal para aquellos que gustan de un buen trekking. Por supuesto que con el bebe a upa nosotros no la hicimos, pero nos comentaron que desde allí se obtienen unas excelentes vistas panorámicas del paisaje, así que si algún lector se animó puede dejar su opinión en los comentarios.

Se accede desde la Ruta 5 y el tiempo de ascenso es de poco menos de 1 hora. Tiene pendientes pronunciadas por lo que hay que ir preparado con calzado adecuado y se recomienda comenzar el recorrido no después de las 11 am. No olvidar llevar gorro y abundante agua.

Las Cabañas Aires de Campo, en Baradero

En febrero aprovechamos unos días pendientes que teníamos para tomarnos en el trabajo y nos inventamos un fin de semana largo para escaparnos a relajar un poco. El destino elegido fue Baradero, donde después de 5 años volvimos a disfrutar de las comodidades de las Cabañas Aires de Campo

El post original, publicado en 2018, con todos los detalles del alojamiento podés leerlo haciendo click acá. En este post voy a simplemente contarte sobre aquellos detalles que cambiaron con respecto a aquella primer visita que hicimos.

En primer lugar cambió nuestra situación personal. Padres de un niño, ahora el objetivo del viaje no era recorrer y descubrir lugares nuevos, sino relajarnos y aprovechar el amplio parque y la pileta. En Aires de Campo, ambos son un 10. El nene corrió y anduvo en su triciclo hasta el cansancio; y los papás descansaron y respiraron un poco de aire puro. Salir de la ciudad y dormir en el campo no tiene desperdicio. Y Baradero está a solo 1 hora y media de casa.

En cuanto al equipamiento de las cabañas en sí, con un nene notamos la falta de un vaso, taza y plato de plástico. Nada demasiado importante, pero sí que te da una tranquilidad extra a la hora de la comida.

Vamos entonces con los cambios con respecto a lo escrito en el post del 2018. El primero es el desayuno. La bandeja es la misma, bien completa, pero dejó de ser bandeja de desayuno para convertirse en bandeja de bienvenida. Es decir que, para una estadía de dos noches, al hacer el checkin ya tenés el desayuno seco para ambos días esperándote sobre la mesa. Con el trajín de las valijas no llegué a sacarle foto, pero contenía café, cacao, sobrecitos para infusiones y un litros de leche larga vida. Para comer, 2 bolsitas de bizcochitos y pepas, una para cada mañana.

Otro cambio es que ya no te proveen de toallas. Tenés sí la de mano, pero los toallones para bañarte o para la pileta te los tenés que llevar vos. El jabón en pan y los shampoos en sobrecito siguen como siempre, como así también el jabón líquido para lavarse las manos. Y la ducha sigue siendo muy buena (y chiquita), solo hay que esperar unos minutos a que corra el agua y salga caliente.

El cambio super positivo (y necesario) es que ahora Aires de Campo cuenta con wifi, y que funciona bien. No lo use para mirar pelis por streaming, pero para videos cortitos de YouTube y subir fotos a Instagram va de 10. Así que ahora si te querés escapar hasta te podés llevar la compu y trabajar allá. Los horarios de entrada y salida también ayudan mucho, ya que el checkout lo podés extender hasta las 18 hs, lo que te permite aprovechar los días al máximo.

Como siempre, el parque muy bien cuidado. Y esta vez usamos la pileta todo lo que pudimos para refrescarnos en esos días de calor. Muy limpia, rodeada por una reja como corresponde para que los nenes estén seguros.

En Cabañas Aires de Campo pasamos 3 días geniales. Tanto que casi no salimos del complejo, para disfrutarlo a full. Cerca de capital federal, una excelente opción para escaparse unos días, descansar y respirar aire de campo. Para contactarlos, podés entrar a su cuenta de Instagram haciendo click acá.