Archivos Mensuales: julio 2019

Nos alojamos cerca de Merlo: Cabañas Brisas de los Molles, en San Luis.

Durante nuestra estadía en Merlo, San Luis, no nos alojamos en la ciudad sino que nos quedamos en el conplejo de cabañas Brisas de los Molles, a unos 12 kilómetros de la ciudad (son unos 10 minutos en auto) y a aproximadamente 2000 metros del ingreso al pueblo que les da nombre.

Se trata de unas muy lindas construcciones con ladrillo a la vista que en el exterior cuentan con un espacio para dejar el auto bajo techo, a la vez que hace de patio con parrilla. De dos ambientes, el interior de las cabañas es ideal para una pareja, donde contarán con la habitación respectiva y una cocina-comedor que hace las veces de sala de estar. En caso de que haya chicos se pueden arreglar en las dos camas marineras de la cocina-comedor, pero ya habrá que relegar el punto de la comodidad.

Mientras que la habitación es bantante justa y en lugar de armario tiene unos estantes empotrados y una barra donde colgar la ropa, la cocina es amplia y cómoda, y está bien equipada con vajilla para cuatro personas, aunque como crítica fundamental encontramos que no había repasadores, así que se nos complicó cuando quisimos sacar las fuentes calientes del horno. Además de la obvia heladera, la cabaña cuenta también con microondas y tostadora.

El baño está muy bien en cuanto al tamaño y uno puede moverse cómodamente. Está provisto únicamente de jabón de tocador para el lavabo, mientras que para la ducha habrá que salir a comprar jabón y shampoo. El detalle: para lavarte las manos no te vuelvas loco si el agua caliente no sale más; las canillas del lavabo están invertidas.

El desayuno está muy bien. Es de 8:30 a 10:30 de la mañana y para que te lo traigan hasta la cabaña la señal es abrir las cortinas de la cocina, así los dueños saben que te levantaste. La bandeja que te acercan está bastante completa e incluye facturas, café, mate cocido y té; todo en saquitos, además de azucar, edulcorante y leche en polvo.

La limpieza del lugar es muy buena, y se ve no sólo en la cabaña sino también en el resto del complejo, que está muy prolijo. Lógicamente en marzo ya no la usamos, pero hay pileta resguardada con un cerco que la encierra, y en cuanto a las comodidades internas del alojamiento hay TV satelital, equipo de audio, wifi (que no funciona del todo bien) y aire acondicionado.

Para los chicos (y los no tan chicos también) hasta hay una cancha de fútbol en muy buen estado, por supuesto todo con una vista espectacular de las sierras donde, si vas en temporada, hasta se puede llegar a divisar una pequeña cascada, quizá incluso desde la ventana de tu habitación.

En definitiva, un correcto alojamiento donde principalmente se respira tranquilidad, y donde podés hacer tu vida sin estar atado a los clásicos horarios y requisitos de un hotel. Buena opción en Los Molles.

 

Vuelo diurno a Miami y Prueba del servicio de Locker en el Duty Free de Ezeiza.

Para finales de junio pasado Latam Airlines tuvo una particularidad en sus vuelos a Miami: además del tradicional diario directo sin escalas nocturno, hubo uno similar pero diurno. Se trató del vuelo 4M7824 que partía de Ezeiza a las 8:40 de la mañana, y que al momento de escribir este post ya no está disponible.

Si bien este vuelo fue operado con el B767 de siempre y el servicio es el mismo al que Latam nos tiene acostumbrados, me decidí a escribir el reporte para contar una experiencia totalmente nueva que decidí probar en esta ocasión.

Llegué a Ezeiza con 3 horas de anticipación como acostumbro cuando vuelo a Estados Unidos, sabiendo que los controles de seguridad adicionales podrían llegar a demorar el proceso normal de embarque, así que mejor tomar los recaudos del caso. Es decir, me levanté tempranísimo y enfilé hacia el aeropuerto con pocas horas de sueño para encontrarme con un mostrador de checkin bastante solicitado. La gran acumulación de gente y consiguiente demora no tenía que ver con el habitual cuestionario de seguridad que Latam realiza para sus vuelos a Miami (que fue rápido como siempre), sino con que había un solo desk habilitado para la atención al público.

Pasados unos 15 o 20 minutos llegó más personal de la aerolínea y el tema comenzó a agilizarse. Así despaché el equipaje y luego pasé por los scanners de seguridad sin más demora, para encontrarme con la novedad de que Burger King está por abrir su sucursal en la zona de preembarque. Sin embargo una hamburguesa no tenía nada que ver con la experiencia que estaba a punto de probar por primera vez.

En esta ocasión viajaba con la intención definida de comprar alguna bebida de esas que suelen ser más baratas en el free shop que en la plaza local (aunque hoy en día no hay que dar nada por hecho y conviene revisar, comparar y confirmar). Chequeando precios aprovechando que tenía buen tiempo antes de la salida, encontré una muy buena promoción. Pero claro, no me iba a ir de viaje con las botellas a cuestas, así que opté por probar el servicio de retiro de productos al regreso.

El tema es bastante simple: vas, seleccionás lo que querés comprar y en la caja pedís el servicio de locker para retirar a la vuelta. Pagás en el momento y te piden los datos del vuelo de regreso, con los cuales te emiten un ticket que debés conservar y presentar para retirar luego. Aunque no lo usé aún, ahora también está la opción de reservar los productos on line y retirarlos luego en el aeropuerto el día del vuelo.

Algo a tener en cuenta: al regresar el retiro no se realiza en el free shop de la terminal, sino en una ventanilla que hay en un extremo de las cintas de equipaje. Allí se presenta el ticket y nos entregan los productos tal como si recién los hubiéramos comprado. Esto permite aprovechar la mayor variedad que hay en la tienda de salida, como así también cualquier promoción que esté vigente en ese momento, y que no sabemos si al regreso aún estará disponible. Y por supuesto, con la comodidad de no tener que llevarnos todo eso de paseo por el mundo.

El viaje en sí fue bastante placentero porque tuve la suerte de volar con el asiento de al lado vacío. Se trató del 27L, un clásico ya a esta altura para mi vuelo a Miami con Latam, y por la ventanilla pude registrar la nueva torre de control en construcción bajo la luz de la primera mañana, como así también la espera en cabecera de la pista 11, experiencias casi imposibles al viajar en vuelos nocturnos.

El servicio de abordo no cambia en nada salvo en el orden, obviamente. Al ser diurno, momentos luego del despegue viene el desayuno; y luego cerca ya de Miami se sirve la cena. El contenido y calidad del menú son los acostumbrados.

Y otro detalle del vuelo diurno: a destino se llega también de día, a las 17:10 según el horario del schedule. Y eso hace que se puedan tomar buenas fotos de Miami desde el aire, cosa que arribando antes de las 5 am es bastante difícil.

Afortunadamente se trató de un vuelo sereno y que se realizó tal como programado. Muy puntual el servicio. Mi miedo de llegar en ese horario era la cantidad de gente que podría encontrar haciendo migraciones, pero por suerte no fue para nada grave. Pasé primero por las máquinas automáticas, que ya son obligatorias por lo que pude ver, y luego de contestar el cuestionario, con el ticket en mano enfrenté al oficial de migraciones que no me preguntó nada adicional.

Así de fácil (y de rápido) había ingresado a Estados Unidos una vez más.