Archivos Mensuales: enero 2019

Acá provincia, allá capital: Los Mojones Divisorios de la General Paz.

Mi primer “encuentro” con la historia de cómo la Ciudad de Buenos Aires se convirtió en capital de la República Argentina se dio hace varios años atrás, cuando visité el pueblo de Olivera, cuyo post es uno de los más visitados en la historia de este blog. Allí conté cómo se libró la batalla que definió que La Plata terminara siendo la capital provincial, mientras que Buenos Aires se convertía en ciudad autónoma y asiento de las autoridades nacionales.

Sin embargo en ese momento y a varias decenas de kilómetros de mi casa, no era consciente de que ese “encuentro” se podría haber dado un día cualquiera, mucho más cerca de lo que pensaba, aunque en definitiva con total lógica.

Y es que sin ir más lejos en la colectora de la Avenida General Paz que desde siempre divide la Capital Federal de la Provincia, del lado de esta última cualquiera que camine distraídamente puede tropezarse con un bloque de metal de unos 80 cm de alto que es, ni más ni menos, que un pedazo de historia.

Aunque parezca mentira Buenos Aires no fue siempre la ciudad que uno piensa y vive hoy en día. Lejos de eso, allá en sus comienzos fueron muchos los idas y vueltas (y batallas con tiros y bayonetas), hasta que finalmente la Ley 2089 de 1887 estableció que los antiguos partidos bonaerenses de San José de Flores y Belgrano pasaban a ser parte integrante de la ciudad capital. Por otro lado, la Provincia de Buenos Aires cedía aquellos territorios, pero como contrapartida el Estado Nacional debía construir una avenida de 100 metros de ancho a lo largo de todo el límite de la flamante capital, todo a su cargo.

El primer paso para poner manos a la obra con semejante proyecto, en una época en que esta zona era todo campo, era marcar físicamente el límite entre ambos distritos, y de esta forma establecer en la práctica el trazado de la futura avenida. Para ello se instalaron los mojones, estos bloques de metal con los que uno aún puede toparse cuando camina por la colectora del lado de provincia. En los quiebres de la traza se colocaron “mojones esquineros”, identificados con letras del abecedario de la A hasta la E; mientras que a lo largo de la traza y a intervalos de 1 kilómetro entre sí se pusieron otros, numerados del 1 al 23.

Es importante destacar que, contrariamente a lo que muchos creen, y a lo que se dice habitualmente, la General Paz no es el límite entre provincia y capital, sino que forma parte totalmente de esta última. El límite real es el extremo externo de la avenida, y exactamente está dado por la línea imaginaria que atraviesa el centro de cada mojón. De esta forma sus caras contrapuestas tienen las leyendas “Capital Federal” o “Provincia de Buenos Aires” según corresponda, mientras que las otras dos caras indican la letra o número del mojón, y el año de instalación (1923) y el número de PF (o punto fijo establecido por el Instituto Geográfico Militar).

Según pudimos investigar, en la actualidad solamente quedan diez de estas extraordinarias piezas de historia urbana, y como no podía ser de otra forma, un sábado salimos con el auto a buscarlas y fotografiarlas.

La numeración comienza del lado del Río de la Plata y el primer sobreviviente es el Mojón # 6, ubicado algunos metros antes de la Av. Constituyentes, sobre el paredón cercano a Tecnópolis.

El mojón # 9 se ubica cerca de la esquina Juan Garay, y es uno de los dos que presentan la particularidad de estar empotrados en la pared. La implicancia de esto es tan simple como graciosa: el vecino que reside en aquella casa duerme en la Provincia de Buenos Aires, pero apenas atraviesa el umbral de la puerta ingresó a territorio porteño. A quién le paga los impuestos, no tengo idea!

Un kilómetro más allá está el mojón # 10, que también se encuentra incrustado en una pared. Pintado del color rojizo de la pared, y adornado con una especie de bonete para hacerlo parte del conjunto, puede llegar a pasar desapercibido para quién no esté atento.

El número 11, sin agregados ni pintadas ni roturas, está hermoso. Cito en la esquina de la calla Nicolás Avellaneda parece sobresalir del suelo y apoyarse en una base propia que le da una pintoresca inclinación.

El siguiente mojón tiene la particularidad de ser el único esquinero que sobrevivió al tiempo y sigue en pie. Se trata del “C” y los que lleguen hasta la General Paz por Rotarismo Argentino pueden tropezarse con él en la esquina.

Al mojón que sigue sí que es imposible pasárselo de largo sin advertirlo. Es el número 13 y ubicado en la esquina de Pedro Antonio de Ceballos, entre camiones de basura estacionados por todos los costados, está pintado de un amarillo furioso.

Llegar hasta el mojón # 15 será una tarea ardua. Recomiendo ampliamente no hacerlo en hora pico ni día de semana, pues está pasando Liniers, lo que implicará tener que subir a la General Paz, bajar al cruzar las vías del Sarmiento y dar un rulo para volver a retomar por colectora, esquivando autos y colectivos. Pero una vez superado el tránsito intenso, se lo encontrará prolijamente apostado frente a una gomería, vestido de negro y resaltando sus inscripciones en blanco inmaculado.

La próxima parada será 4 kilómetros más allá, llegando a la esquina de la calle Irigoyen en Villa Insuperable, que a pesar de su nombre al menos ahí contra la capital federal no es tan tenebrosa como suena. Eso sí, esta vez habrá que cruzar la calle, porque curiosamente el mojón # 19 está instalado sobre el pasto del lado de enfrente en lugar de ubicarse sobre la línea de edificación como sus hermanos antecesores.

Quizá sea por esto que el número 20 tenga vergüenza al estar también del lado “equivocado” de la colectora y entonces apenas asome su parte superior, manteniendo el resto de su estructura enterrado en el terreno.

Y por fin llegamos al mojón # 22, último del recorrido, cito entre las calles Martiniano Chilavert y Martín Ugarte, pasando ya el empalme con la Autopista Ricchieri, y que está junto a una parada de colectivos por lo que seguro más de uno lo ha usado de asiento mientras esperaba, quizá sin saber por qué estaba ahí ese pedazo de metal.

Este recorrido nos llevó un día a transitar la General Paz de un modo totalmente diferente, con ojos bien abiertos para encontrar cada uno de los objetivos que nos habíamos puesto. Y también nos hizo pensar en la cantidad de veces que pasamos a metros de estos monolitos, abstraídos por la vorágine del día a día, y sin saber que están allí. Mucho menos qué significan.

Y cuántas veces vamos así por la vida, verdad? Cegados incluso a lo que tenemos adelante de las narices, preocupados por otras prioridades que quién sabe qué tan importantes sean.

Lo que sí importa ahora que tomamos consciencia de estos monumentos históricos y lo que representan, es preservarlos para sigan siendo manifestaciones tangibles de nuestra historia, y por qué no, de nuestra actualidad.

Picada en Navarro: Almorzamos en el Almacén Museo La Protegida.

Llega el mediodía y no importa lo interesante que esté la visita al pueblo o ciudad de que se trate, la panza obliga a hacer un alto en el itinerario y buscar un lugar donde almorzar. Sin menospreciar al resto de la oferta gastronómica, en el caso de Navarro hay un lugar que se erige como el ideal para este bloguero y su pasión por lo antiguo y la historia.

En la esquina de las calles 30 y 19, el Almacén Museo La Protegida supo ser el emplazamiento del almacén de ramos generales del turco Emilio Mustafá, de origen sirio libenés, quién lo fundó en 1926 y que funcionó hasta su cierre en la década del ’70. El actual establecimiento gastronómico toma su nombre de la compañía de diligencias que, durante el siglo XIX unía Buenos Aires con Navarro trasladando no sólo pasajeros, sino también encomienda y correos.

En cuanto al mote de “museo”, este se debe a la enorme colección de antigüedades y artículos que conforman la decoración del lugar, tanto en el interior como en el exterior, y al hecho de que algunos cuartos que dan al patio sirven como salas donde se exhiben fotos de Navarro y distintas antigüedades.

Y bueno, si uno mira hacia arriba no debe extrañarse de encontrar un caballo tirando un carro…

Almorzar rodeado de una ambientación tan particular, y en un lugar con tanta historia, al menos para mi significa un condimento especial y ya vale la pena. Pero no puedo dejar de lado, por supuesto, el costado gastronómico, que en definitiva hoy en día es el corazón del lugar. El menú elegido fue tan simple como contundente: una tabla de fiambres para dos personas que no tiene desperdicio.

Obviamente en un lugar así, y con un museo a disposición, luego de almorzar fue momento de tomar la cámara y recorrer en detalle las paredes de La Protegida. Así dí con algo que me fascinó y estimuló mi curiosidad histórica un poco más: al lado del retrato de Dorrego una foto muestra la cruz en el punto exacto de su fusilamiento.

A partir de allí sería obligación identificar si aquél punto y la cruz aún existían, para lo cual consultamos al dueño del restaurante que muy gentilmente nos dio muy buen asesoramiento sobre Navarro y su historia.

Pero eso es cuestión de otro post.

 

Una parada en San Carlos, el pueblo que quizo convertirse en capital de Salta.

Siguiendo por la Ruta Nacional 40 hacia el norte, a algunos minutos de la localidad de Cafayate, uno desemboca en un tranquilo pueblo salteño que supo ser una metrópoli de importancia en el pasado. Se trata de San Carlos, la población más antigua de la provincia, y que en su momento disputara el honor de ser la capital de la misma.

Fundado en 1551 por Juan Nuñez del Prado a este pueblo se lo conoce también como “la villa de los cinco nombres”. El primero de sus nombres fue Barco II, al momento de su fundación, pero pronto el asentamiento español fue destruido por los calchaquíes. La segunda fundación corresponde a Juan Perez de Zurita en el 1559, quién lo bautizó con el nombre de Córdoba del Calchaquí, pero una vez más el poblado siguó el mismo destino a manos de los pobladores originarios de la zona. Y así se repetiría una y otra vez, destrucción tras fundación, adquiriendo la villa los nombres de San Clemente de la Nueva Villa en 1577 y Nuestra Señora de Guadalupe en 1630. Fue finalmente en 1641 que los jesuitas instalaron en aquél lugar la Misión de San Carlos Borromeo, la que perduró y dió origen y nombre al actual pueblo.

Pero no es por eso que decimos que San Carlos supo ser una población de importancia. Efectivamente en una época adquirió gran importancia económica y política, lo que le valió tener grandes chances de convertirse en la capital provincial. Finalmente, la votación definitiva se torció en su contra y perdió por un sólo voto contra, obviamente, la ciudad de Salta.

 

Hoy en día cuando uno llega a este lugar poco podrá percibir de aquellas ajetreadas épocas. Es un tranquilo pueblo de montaña donde abundan las construcciones de estilo colonial, digno de ser visitado. Al recorrer el circuito de los Valles Calchaquíes una parada en San Carlos es obligada,  para disfrutar de la sombra en su plaza principal y conocer su iglesia, declarada monumento histórico, que es la más grande de la zona y la única en ostentar crucero y cúpula.

Pero en caso de que se tenga tiempo suficiente, San Carlos amerita también hacer noche para disfrutar del pueblo y sus alrededores. Dentro de los límites del poblado se puede visitar el museo y sus colecciones arqueológicas, y saliendo un poco más allá están la Cascada de Celia, las Peñas Blancas (donde antiguamente existía un cementerio indígena), y el Dique Las Tijeras. Incluso se pueden realizar circuitos en bicicleta, como el de los vinos artesanales, el de los talleres artesanales, o el del mirador del Cerro San Lucas.

Para los entusiastas de la pesca el Río Calchaquí que recorre el paisaje siguiendo la ruta ofrece una buena oportunidad para despuntar el vicio, y quienes gusten del arte y las culturas aborígenes podrán entretenerse también explorando las pinturas rupestres y petroglifos que se pueden encontrar en el Paraje San Lucas.

La fiesta patronal de San Carlos de Borromeo es el 4 de noviembre, pero también hay otras fechas con actividades especiales, como ser la Fiesta del Barro Calchaquí. Si se piensa en cuestiones climáticas, en cambio, la mejor época para visitar el pueblo es en invierno, ya que durante el verano abundan las lluvias en aquella zona. Igualmente, yo la he visitado en ambos momentos del año y puedo garantizar que los valles calchaquíes se disfrutan, siempre.

En los próximos posts seguiremos recorriendo esta hermosa zona que es el Noroeste Argentino, con sus imponentes paisajes, antiquísimas casas de adobe, y largas historias íntimamente ligadas a la formación de nuestro país como tal. Un lugar que ningún argentino debería dejar de conocer.

Wynwood Walls: De zona de depósitos a galería de arte a cielo abierto.

A través de la historia y las diferentes geografías el ser humano siempre encontró la forma de expresarse a través del arte. Y es bien sabido que hay diferentes clases de arte. Uno de los lugares donde esto se hace patente y palpable es el barrio industrial de Wynwood, en la ciudad de Miami. Allí donde las calles estaban plagadas de depósitos hoy en día puede visitarse una de las “galerías de arte a cielo abierto” más importantes del mundo.

El distrito de Wynwood Walls nació en la mente de Tony Goldman, un empresario de bienes raíces dedicado a renovar y diseñar lugares, que allá por 2009 entendió que aquellas enormes paredes sin ventanas que se distribuían en esa zona de la ciudad eran el elemento ideal que haría posible la creación de una muestra de arte callejero sin precedentes. Básicamente, la idea era utilizar todos esos metros cuadrados de ladrillos como lienzos de pinturas.

La iniciativa convocó no sólo a artistas estadounidenses, sino que participaron personas de todas partes del mundo. Desde los vecinos de México hasta los lejanos Japón y Singapur, pasando por Brasil como representante sudamericano, las contribuciones para lograr que Wynwood Walls fuera lo que hoy puede verse llegaron de todo el globo.

Y lo que se logró es realmente destacable y le da definitivamente otro aspecto a la zona. Mientras uno camina por aquellas calles llenas de colores y expresiones es difícil imaginarse cómo sería el vecindario sin los graffitis que hoy lo decoran por todos lados.

Al 2500 de la NW Avenue se encuentra el epicentro de la muestra: un predio cerrado donde pueden verse varias obras concentradas en un mismo lugar, y donde hay salones con muestras de diferentes artistas, ya más allá del arte del graffiti.

Para el momento de mi visita, el espacio interior estaba reservado a Peter Tunney, un artista norteamericano autor de curiosos cuadros como el WTF, que por su vinculación con el medio aeronáutico mereció tener su foto en el blog.

Y claro, sobre los méritos de esta lámpara no tengo nada que explicarles…

Si no me la traje a Buenos Aires fue porque se me ocurrió que, a la hora de la limpieza, se me iba a complicar un poquitito…

Y allí nomás, en el parque, algo que no terminé de entender qué hace ahí ni qué representa, pero que por supuesto no podía dejar de fotografiar: un avión (o lo que queda de su estructura) y un felino encima suyo.

El distrito cuenta hoy en día con unas 70 galerías de arte en total, y como el público tiene que alimentarse hay buenas y diferentes opciones para comer y tomar algo; desde restaurantes italianos bien puestos hasta los food trucks de la feria.

Por supuesto, es lugar ideal para las selfies y las fotos pensadas. Es sólo cuestión de ser ocurrente y encontrar un hueco o momento sin gente para retratar lo que uno tiene en la mente, y por qué no, por un momento, y de alguna forma, interactuar con la obra y pasar a formar parte de ella.

Llegar a Wynwood Walls no es complicado. A unas 20 cuadras del centro de Miami lo más recomendable será optar por un Uber o taxi, aunque también se puede ir en transporte público ya que hay un colectivo que pasa por el vecindario. Si bien no es necesariamente peligroso,  hay que tener en cuenta que los alrededores de la zona turística de Wynwood Walls pueden no tener el mejor aspecto. La recomendación cuando fui fue evitar ir a pie, porque mejor prevenir que curar.

Así pasamos por este pintoresco vecindario de Miami. Un lindo lugar para recorrer un par de horas, parar a almorzar o a tomar algo, y luego seguir viaje hacia otro punto de la ciudad. Pero de eso hablaremos en un próximo post.

La Pulpería de Juan Moreira, en Navarro.

Ubicada sobre la calle número 24, llamada ahora Av. Dr. Alfredo Sabate en honor a un reconocido historiador de Navarro, y que antiguamente fuera el Camino Real hacia Buenos Aires, se levanta con ladrillo a la vista el edificio más antiguo de la ciudad, con excepción de la iglesia. Se trata de la Pulpería de Juan Moreira, construída en 1823 a escasos metros del cementerio.

Allí nos atendió gentilmente Daniel, el dueño del lugar, oriundo de la zona sur del Gran Buenos Aires que pasa los fines de semana en Navarro, lugar de donde es su familia. Así es como un día compró el lugar y comenzó a restaurarlo con el objetivo de dejarlo tal cual como era en la época del tristemente célebre gaucho Juan Moreira. Y es que la pulpería actualmente lleva su nombre porque él vivía allí, a pocas cuadras, ya fuera en la casa de su suegro o en un hotel cercano, según fuera la ocasión, y por lo tanto solía frecuentar la vieja pulpería del Vasco Ochoa. Sin ir más lejos, Daniel nos cuenta que justo antes de cometer uno de sus crímenes a pocas cuadras del lugar, el gaucho paró en el local para tomar algo.

El lugar es pequeño pero así y todo se las arregla bien para albergar gran cantidad de cosas. En un esfuerzo por recrear el local lo más fielmente posible, Daniel descubrió la reja que separa el sector del pulpero del salón para los clientes, que había quedado empotrada dentro de una pared. También se dedicó a rastrear elementos que pertenecían a la pulpería para devolverlos a su sitio, como es el caso del “dispenser” ubicado sobre el mostrador.

Pero además Daniel es todo un coleccionista y apasionado por la historia, por lo que el lugar está repleto de antigüedades que nada tienen que ver con Juan Moreira. Entre todo aquello mi ojo clínico se posó sobre un nombre más que conocido: se trataba de una cigarrera de metal, viejo souvenir de vuelo de Lufthansa.

Y algo que no me hubiese llamado la atención si Daniel no hubiera estado ahí para explicar los detalles: colgada de una pared se encuentra una cerámica de tonalidades grises y blancas, que perteneció al increíble hotel Edén, en La Falda, Córdoba; aquél en el cual algunos creen que Adolf Hitler se ocultó luego de la derrota en la Segunda Guerra Mundial, y luego de hacerle creer al mundo que se había suicidado en el bunker de Berlín.

Pero volviendo a lo local y a la ciudad de Navarro, pasamos un largo rato hablando con Daniel sobre la figura de Moreira y sus fechorías. Se trataba de un gaucho vecino del pueblo que tuvo la desgracia de enamorarse y casarse con la mujer que, a su vez, pretendía el teniente alcalde del pueblo, Juan Córdoba. Tanto que el mismo día del casamiento comenzaron sus problemas, al cobrársele una multa por haber hecho la fiesta sin autorización de las autoridades. A eso se sumó una deuda de $10.000 que un pulpero de la zona había contraído con el gaucho y que nunca le devolvió. Al denunciarlo, sin documentación que lo avalara como acreedor, Juan Moreira fue detenido durante 48 horas por el teniente alcalde, bajo el cargo de reclamar lo que no le pertenecía. Absolutamente indignado por esta injusticia, el gaucho se tomó represalia matando al pulpero de 10 puñaladas (una por cada $1000 que le debía) y a Córdoba. En esta última trifulca caerían también otros dos policías que estaban con el alcalde en ese momento, dando comienzo a la etapa del gaucho rebelde que se conoce sobre este personaje.

Claro que no podemos dejar de referirnos tampoco a la fase política de Moreira, ya que en un principio ligado al Partido Autonomista llegó a ser guardaespaldas de su líder Adolfo Alsina, para luego terminar enrolándose en el Partido Nacionalista. Eran épocas en las cuales los procesos electorales eran un tanto oscuros, y el voto se hacía a “viva voz”, por lo que los servicios de hombres como el que nos ocupa eran muy valorados por los partidos políticos a la hora de sumar votantes.

Pero no sólo de historias de gauchos se nutre la Pulpería de Juan Moreira. En el jardín, al costado del edificio, resalta una estatua. No estuvo siempre allí, sino que es originaria de Huacho, localidad peruana en la que el General San Martín desembarca luego de libertar Chile, para librar las últimas batallas por la independencia del extremo sur latinoamericano. Esta estatua estaba en la estancia que se le cedió al comandante argentino para que la utilizara como cuartel general durante la campaña libertadora en Perú. Y allí seguía en los años 60, cuando en aquella zona una reforma agraria había entregado esas tierras a los campesinos que quizá priorizando necesidades más básicas, poco inclinados estaban a valorar el arte y la historia. Así es cómo un militar argentino, de intercambio en Perú, se termina trayendo la estatua al país con el objetivo de salvarla de su inminente destrucción, y que luego de varias idas y venidas termina aquí, en los jardines de la pulpería, accesible a todos los que quieran pasar por Navarro a conocerla y enterarse de su historia.

Y eso no es todo. Porque como en todo lugar con tantos años, no podían faltar en este edificio las historias de fantasmas. Y allí está, colgada de una de las paredes, la lápida de Juan Crovetto, asesinado por el gaucho Moreira el 13 de octubre de 1905. De hecho, entre tantos objetos de colección, lo extraño no es encontrarse con esta pieza que más que a un museo pertenece a un cementerio. Lo sobrenatural es el mismo hecho de que esté allí, expuesta, en una pared en la que nadie la colgó, ya que simplemente apareció un día ahí.

Y hay más historias de fantasmas, aún más sorprendentes que la de la lápida, de esas que te erizan la piel al escucharlas. Pero esas no te las voy a contar yo. Si querés conocerlas, un fin de semana hacete unos kilómetros hasta Navarro, buscá la Pulpería al 1780 de la Av. Sabate (calle 24), y pedile a Daniel que te las cuente.