Archivos Mensuales: diciembre 2018

Gracias 2018! Bienvenido 2019!

Faltan escasas horas para que, una vez más, demos el salto hacia un nuevo año. Momento en que uno se toma un tiempo para parar la pelota unos minutos, mirar hacia atrás y ver qué pasó durante los últimos doce meses, para dónde queríamos ir y dónde efectivamente terminamos.

Para Ahicito Nomás el 2018 ha sido un año más que importante. Dimos un gran salto, logrando duplicar la cantidad de visitas recibidas el año anterior, mientras que en términos de visitantes fuimos más allá y crecimos un 220%. Cifras que realmente eran impensadas al comienzo del año, y que debo enteramente a cada uno de ustedes que cada semana pasan por el blog, leen, “megustean” y comentan.

Sinceramente ver cómo el blog crece me da una satisfacción enorme. Por mi lado demanda organización, tiempo y esfuerzo para preparar y escribir cada uno de los posts, especialmente considerando que no vivo de esto ni nada que esté relacionado, por lo que cada una de las publicaciones surgen en mi tiempo libre, especialmente invertido en este proyecto, pero con mucho gusto y pasión, porque este blog es mi cable a tierra, mi forma de relajarme y desenchufarme de los problemas para recargar energía y encararlos con más fuerza, y principalmente porque es algo que disfruto mucho hacer y no hay nada mejor que compartir con los demás algo que a uno lo apasiona. Y si eso que comparto le gusta a ustedes, muchísimo mejor!

Aunque no sea mi sustento de vida, la verdad que me lo tomo con mucha responsabilidad y seriedad. El proyecto empezó allá por 2014 con publicaciones semanales y desde ya hace rato elevé la apuesta para publicar dos veces por semana. Desde que tomé esa decisión, la frecuencia de publicaciones se ha mantenido, y aunque con esfuerzo, cada semana han estado esos dos posts. Así cierro el 2019 con igual número de publicaciones que en 2018, pero con el doble de visitas, lo cual me pone inmensamente feliz.

Muchas gracias a todos ustedes por pasar regularmente, leer, comentar y hacer que el blog se mantenga cada vez más vivo, con más fuerza. Son ustedes los que me dan la energía necesaria para llevarlo adelante.

El 2019 será un año especial para Ahicito Nomás. Aunque las publicaciones en el actual host WordPress comenzaron en noviembre de 2014 con el post “Ahicito Nomás se mudó”, esta aventura comenzó el 4 de mayo de aquél año, por lo que el próximo 4 de mayo el blog cumplirá 5 años de publicaciones ininterrumpidas.

Un nuevo año, un nuevo desafío. Y muchas cosas nuevas por venir y por publicar. A ustedes sólo les pido que sigan acompañando y participando con sus comentarios. No me queda más que desearles a todos un muy feliz comienzo de año, que el 2019 traiga paz, salud y prosperidad, y que coleccionen una enorme cantidad de gratos momentos con aquellos que más aman, porque de eso está hecha la vida, de momentos, y hay que disfrutarlos al máximo.

Desde acá, les dejo un fuerte abrazo, un GRACIAS ENORME, y nos vemos (o mejor dicho nos leemos) el año que viene!

 

Un té en La Casa de Piedra de Colonia San Miguel, en Olavarría.

Salir a la ruta y recorrer las colonias alemanas del partido de Olavarría, como te contamos en el post que podés leer haciendo click aquí, puede dar hambre. Por eso, lo mejor es acercarse a Colonia San Miguel a la hora de la merienda, y buscar su famosa “Casa de Piedra”.

Así lo hicimos nosotros y con ayuda de Google Maps no fue difícil llegar al destino. Como su nombre lo indica, Casa de Piedra es una antigua construcción, de la época fundacional de la colonia, levantada literalmente con piedras. Su fisonomía le da un aspecto muy particular que hace pensar en lo acertados que estuvieron sus dueños al bautizar el lugar con aquél nombre.

Casa de Piedra es una casa de té de tradición netamente alemana, donde se puede degustar gastronomía de aquella zona del viejo continente. Según se indica, la especialidad del lugar es la torta rusa, pero nosotros no nos limitamos a probar esa únicamente, y nos inclinamos por un té acompañado por una buena variedad exquisitas tortas.

El interior del lugar es tan particular como su aspecto exterior. En la decoración destacan tanto las artesanías como las antigüedades, mezcladas de ese modo especial que quedan agradables a la vista y crean un lindo ambiente donde pasar un buen rato.

Casi obligadamente, mientras esperaba que llegara el té con las tortas pasé un rato caminando alrededor del salón admirando los detalles de la decoración.

Los carteles, no tienen desperdicio. Algunos de ellos merecieron su respectiva foto.

Más allá de la ironía, los precios son acordes a lo que te sirven. No porque no tengan grandes promociones donde comen 10 y paga 1 es un lugar caro. La calidad de los productos, muy buena. Un lugar de esos que hay que conocer, y donde hay que degustar cosas ricas porque no nos va a defraudar.

 

Como suele suceder en estas casas de té, la vajilla en la que te sirven es un capítulo aparte. En un rincón, una alacena era un buen resumen de lo que les digo.

En el exterior hay espacio también al aire libre, que de hecho cuando fuimos era donde estaba concentrada toda la gente. Se veía que habían estado almorzando algunas de las delicias que allí se sirven, seguramente algo de tradición alemana.

Casa de Piedra es un buen lugar donde hacer un alto en la excursión cuando estés por Colonia San Miguel. Para tenerlo en cuenta, cuando estés por los alrededores de Azul o de Olavarría.