Archivos Mensuales: noviembre 2018

El Museo Presidente José Evaristo Uriburu, en Salta.

Popularmente conocido como “La Casa de Uriburu”, el viejo edificio de adobe que alguna vez perteneciera al Presidente de la Nación José Evaristo Uriburu fue declarada Monumento Histórico Nacional y alberga un museo en el que se puede apreciar cómo se vivía en la Salta de antaño.

Se trata de una típica casa salteña tipo chorizo, donde las habitaciones se suceden unas a otras a lo largo de un patio que corre en su lateral. El museo cuenta con un total de seis salas y muestra muebles y artefactos de uso cotidiano en diferentes épocas. El paso del tiempo, de sala en sala, se hace patente con el cambio de mobiliario, especialmente cuando comienzan a aparecer piezas importadas desde metrópolis diferentes a España (principalmente Francia), marcando el punto donde se abre el comercio. Antes de ese momento, ese tipo de muebles sólo se podían obtener a través del contrabando.

Destacan además las alacenas empotradas en la pared (factibles de ser construidas debido a la enorme profundidad que tenían las paredes de aquella época). En esos enormes huecos se instalaban estantes que eran protegidos por puertas de madera que se mantenían cerradas con llave. Allí se guardaban cosas importantes y caras, como ser las frutas que en aquella época llegaban hasta Salta desde Catamarca.

Otra casa que llama mucho la atención es el antiguo altar con imágenes religiosas que normalmente había en toda casa de la época. Según la costumbre de aquellos tiempos, allí patrones y criados se juntaban a rezar, convirtiéndose en un punto de encuentro entre ambos estratos sociales. Allí mismo, un deposito de agua bendita a cuyo contenido se podía acceder abriendo una pequeña canilla.

El el patio trasero una de las habitaciones recrea una cocina de la época, que aunque mucho más pequeña que una cocina real, sirve para darse una idea de cómo era la vida allá por el 1800. La puerta está flanqueda por un antiguo mortero de algarrobo y un aparato que se usaba para filtrar el agua que sacaban del aljibe, ya que de por sí no era potable, por lo que había que hacerla pasar por esta piedra para, luego de horas quizá, lograr obtener un vaso con líquido apto para el consumo.

Uriburu fue Presidente de la Nación entre 1895 y 1898 y compró esta casa en 1810. Fue su familia quién la donó al Estado en 1947 y finalmente en el 55 fue convertida en museo. Se la puede visitar pagando un bono de apenas $10 (precio de julio 2018) e incluye visita guiada y hasta conocer la biblioteca donde se destacan libros de historia salteña, mapas antiguos e incluso manuscritos del Siglo XVIII. Ubicada en Caseros 147, muy cerca de la plaza principal, se recorre rápidamente y bien vale una visita.

Las paradisíacas playas de Tulum, en la Rivera Maya, México.

Es un hecho, cuando uno piensa en México, y puntualmente en la Rivera Maya, automáticamente piensa en playas de ensueño. Por mi parte yo no soy un hombre de playa, para nada, y mi principal motivación para viajar hasta estas latitudes era conocer las ruinas de la cultura maya, motivo por el cual visitamos Tulum y Cobá (a ambos posts accedés haciendo click en el link correspondiente), pero debo reconocer que las playas mexicanas también captaron finalmente mi atención.

Como ya les conté anteriormente, nuestra base en la Rivera Maya fue Playa del Carmen, y sinceramente debo decir que allí la playa no me gustó demasiado. El agua es azul cristalino y más bien tibia, es cierto; pero la menos Mamitas es una playa angosta donde los hoteles y bares ocupan gran parte de la superficie con sus mesas y reposeras, y el espacio público que queda es realmente pequeño y se llena de gente, casi al punto de estar uno encima de otro. Salvando las distancias, la concentración de gente me hizo recordar las playas céntricas de Mar del Plata en el pico de la temporada veraniega. Claramente no es lo que había ido a buscar.

Pero durante la excursión a las ruinas arqueológicas tuvimos oportunidad de pasar algunas horas en las playas de Tulum y ahí la cosa cambio. Lejos de la industrialización que caracteriza a Playa del Carmen y (supongo ya que no conozco) también a Cancun, en las cercanías a las ruinas arqueológicas las playas se mantienen más bien vírgenes.

De hecho cuando visitas las Ruinas de Tulum, desde las mismas se puede acceder a la playa que esta directamente abajo de las mismas, así que más que recomendable ir en short de baño a la excursión.

Y viniendo por la ruta que llega hasta las ruinas, la cual esta rodeada permanentemente por selva, a algunos cientos de metros antes de llegar a la zona arqueológica (es poca distancia, de hecho nosotros la hicimos caminando) hay un acceso que se adentra por la jungla hacia el mar, y sale a la Playa Pescadores.

En el momento en que fuimos nosotros estaba desierta y era exactamente lo que quería de una playa del caribe: arena blanca, agua azul y calentita, prácticamente nada de gente y casi ninguna infraestructura (apenas una red de voley y unas reposeras junto a un barcito donde comprar algo, pero con caminar algunos metros por la arena, ni siquiera eso). Paz total.

Detalle a tener en cuenta: enseguida se nos acercó un muchacho para ofrecernos una navegación en bote y admirar las ruinas desde el agua; e intentando convencernos nos contó una leyenda sobre el templo del Dios del Viento que luego, según descubrimos, resultó ser totalmente falsa. Así que ya saben, si quieren pasar un rato navegando en bote está bien, pero ojo con este tipo de ofertas de procedencia dudosa, porque es probable que sea simplemente tirar dinero a la basura.

Para agendarlo entonces, cuando preparen la mochila para ir a Tulum, hay que agregar traje de baño, ojotas, gorra  y anteojos de sol, porque no se pueden ir de allí sin pasar aunque sea un rato en esas playas.