Archivos Mensuales: febrero 2017

Volando por primera vez en el MD-80 de Andes hacia Puerto Madryn.

Debo comenzar este post diciendo que el vuelo a Puerto Madryn no fue uno más. Desde hacía tiempo que venía esperando la oportunidad de probar el servicio de Andes Lineas Aéreas y, en particular, de poder viajar en el mítico MD-80. Encima las buenas noticias de planes de expansión por parte de la aerolínea incluyen la renovación de su flota por B737, con lo cual de a poco los MD empezarán a desaparecer del Aeroparque Metropolitano y entonces se acotan en el tiempo las chances de subirse a una de esas viejas máquinas. Pero finalmente, este mes pude darme el gusto.

checkin

Llegué a Aeroparque casi con las dos horas de antelación que corresponden, y por supuesto, con el web checking previamente hecho en casa a fin de agilizar los trámites en el aeropuerto. Sin embargo los puestos de Andes estaban tranquilos, con muy poca gente checkeando, así que el trámite de despacho de equipaje fue muy rápido. Si bien tenía el boarding pass digital en mi celular, el muchacho que me chequeó me imprimió uno en papel.

md-en-plataforma

Seguridad fue también un trámite muy ágil ya que los tres scanners estaban funcionando, así que tuve tiempo de comprarme un café a modo de desayuno y sentarme a tomarlo mirando la plataforma. Allí estaban dos MD de Andes, uno al lado del otro, en posición remota bajo la lluvia. Por momentos era impresionante el agua que caía (y sino pregúntenle a la gente de Aerohandling).

cubriendose-de-la-lluvia

A esa altura de la mañana ya tenía la batería del celular medio muerta, así que me puse a buscar dónde cargarlo. Aquí me llevé una sorpresa, ya que recuerdo que antiguamente (o no tanto) había una especie de centro de carga con varios tomas al final de la terminal, pero ya no más. El único lugar que encontré para hacerlo está en el nuevo Hard Rock Café, a la altura de la Puerta 14. Desde allí pude ver cómo se iba formando desde temprano la cola sin sentido en la Puerta 13: apenas apareció el personal de Andes ya todos se levantaron como si tuvieran resortes ya sabemos dónde y armaron una muy prolija fila, aunque nadie había llamado al embarque y la gente de Andes no daba signo alguno de estar próximos a hacerlo.

embarcando

Luego de una fuerte demora durante la cual los inentendibles pagofacileros de siempre practicaron su deporte favorito de estar parados sin más, inició el embarque y bajamos por escaleras hasta la planta baja, donde los micros de Intercargo nos pasaban a buscar para llevarnos hasta el pie del avión que habríamos de abordar bajo una intensa lluvia.

abordando

Se trataba del MD-83 matriculado LV-CCJ, con casi 30 años de edad, que comenzara a volar para Spanair en 1988 hasta que en 2009 fue transferido a Andes Líneas Aéreas. Ya el hecho de abordarlo era emocionante, pero las fotos del momento escasearon por razones climáticas. Las mismas razones por las que el ATC disponía una mayor distancia entre despegue y despegue, lo cual generó que saliéramos con más de media hora de retraso. El despegue fue por cabecera 13 luego de una larga estancia en el punto de espera, mientras se alternaban las salidas de los aviones que teníamos adelante con los aterrizajes de los que iban llegando.

el-interior

Al momento del despegue los motores del MD se ponen a pleno y suenan como ningún otro (algo que podés comprobar vos mismo si vas a Aeroparque y ves salir o llegar uno de estos aviones), y con la particularidad de acelerar a pleno con los frenos puestos, hasta llegar al punto X en el que el piloto los desactiva  y salís impulsado (vos hacia atrás, el avión hacia adelante).

el-servicio

Luego de rotar el ascenso fue pronunciado y constante hasta superar el nivel de las nubes y salir a un cielo limpio y calmo, luego de lo cual el vuelo fue muy sereno y permitió disfrutar del servicio de abordo, compuesto por un paquete de galletitas snack de queso, una magdalena y una galletita de limón recubierta de chocolate, acompañadas por una bebida.

pmy-desde-el-aire

Ya sobre la provincia de Chubut, la aproximación se hizo sobrevolando la Península de Valdés, ingresando desde el mar para atravesar la ciudad de Puerto Madryn y luego virar a la izquierda girando 180° para encarar la pista. En este video que te dejo a continuación puede verse esto, incluida una linda vista desde el aire de la pista de aterrizaje mientras el MD cumplía el circuito de aproximación.

Si bien el vuelo fue sereno, el toque en Madryn fue duro, casi violento. El desembarco se realizó por ambas puertas, y no dudé en dirigirme hacia la trasera para poder bajar por la escalerilla propia del MD e, incluso, sacarle foto al motor izquierdo casi desde abajo, ante los gestos de la TCP que pensaba que yo no sabía para dónde ir y me hacía señas intensamente para que me dirigiera hacia el edificio de la terminal.

el-motor

Entrar en el edificio es todo un shock. Uno desemboca directamente de la pista a la sala de reclamo de equipaje, la cual es diminuta y prácticamente no da abasto para albergar la cantidad de gente que llega en un sólo vuelo. Identificar tu equipaje y retirarlo en esas condiciones es todo un suceso, y el tiempo que hubo que esperar para que la cinta comenzara a correr fue sorprendentemente largo si uno considera lo chico del aeropuerto y lo cerca que estaciona el avión.

esperando-el-equipaje

Hay que considerar que el aeropuerto de Trelew en estos precisos momentos está cerrado por reformas en su pista de aterrizaje hasta el 2 de abril, y todos los vuelos que allí operaban regularmente fueron trasladados a Puerto Madryn. Mientras puedan atender uno por vez las cuestión no será nada cómoda pero sí manejable; el problema va a estar si por algún motivo se juntan dos vuelos ya que las instalaciones no están preparadas para manejarlo, tal como se verá en un próximo post cuando te cuente el vuelo de regreso hasta Buenos Aires.

frente-al-md

Así fue mi primer experiencia en un MD, y con Andes Líneas Aéreas, una empresa argentina que apuesta al crecimiento de la industria aeronáutica en nuestro país y trabaja en pos de lograr ese objetivo.

Próximamente publicaré los posts del viaje por el sur. Allí te espero!

Anuncios

Galería de Imágenes: Madrid en fotos.

Cuando viajo me gusta registrar los lugares que visito a través de la fotografía. Si uno tiene un paisaje imponente delante el tema resulta simple: la foto es casi obligada, y seguramente gatille hacia donde se gatille saldrá algo digno de mostrar. En la ciudad el tema no está tan claro, pero también hay imágenes que son casi obligadas. En el viaje que hice a Europa me puse un desafío diferente: intentar registrar momentos que muestren cómo es la vida allí, y de ese objetivo personal que se convirtió en un hilo conductor invisible de mi lente, surgió este post basado en imágenes.

Así pues, la foto de portada del post es la icónica Puerta de Alcalá, todo un símbolo de Madrid, que se encuentra allá, al final de la avenida.

calles-madrilenas-ii

Pero su retrato no estaría acorde a la temática del post si no tuviéramos allí el “momento selfie” del viaje.

selfie-en-la-puerta-de-alcala

Otro símbolo de la ciudad es el cambio de guardia en el Palacio Real.

cambio-de-guardia

En el otro extremo de la pomposidad del acto oficial de la realeza están las manifestaciones políticas de la gente común, como el acto del Partido Animalista en plena Puerta del Sol.

partido-animalista

Claro que cuando no hay convocatorias políticas, las calles de Madrid están tranquilas durante las tardes veraniegas.

calles-madrilenas

No pasa así los domingos a la mañana, cuando la Feria El Rastro se llena de gente.

hormiguero-de-gente-en-el-rastro

Allí están los que venden…

pensativa

Y los que compran…

ese-de-alla

En un proceso que a veces requiere de concentración…

atendiendo-a-los-clientes

Pero donde también hay lugar para la pasión…

el-10-en-miniatura

Y por supuesto, para divertirse escuchando buena música!

encarando-la-camara

Música sentida de verdad…

la-suplica-ii

Llega la tarde y es momento de alejarse del tumulto de gente para disfrutar de un poco de verde. El Parque El Retiro es ideal para sentarse a leer un buen libro al aire libre.

leyendo-en-el-parque

Aunque si te descuidás van a querer pintarte.

retrato-callejero-en-el-retiro

Mientras que lo que se lee en el Parque de la Montaña no son libros, sino los mensajes del Whatsapp.

chequeando-el-celular

Hace mucho calor, hay que buscar una forma de combatirlo.

combatiendo-el-calor

Pero aún así están quienes se animan a transpirar un poco en una clase de yoga al aire libre.

yoga-en-el-parque

Cae el sol en Madrid, pero lo que no merma es el sentimiento que sienten dos enamorados, y que se les nota en la mirada, y en la foto…

amor-al-atardecer

Y para finalizar, nada mejor que la foto del ocaso visto desde el Templo Debod.

puesta-de-sol

Todos los posts sobre mi visita a Madrid los podés encontrar en este link.

Subimos hasta el imponente Cristo Redentor, en Mendoza.

Hace algunas semanas atrás te conté sobre la excursión de alta montaña que hicimos en Mendoza y que nos llevó por los innumerables caracoles de Villavicencio. Luego de parar en Uspallata (y fuera de programa, en el Fortín Picheuta para esperarnos), el punto cumbre del paseo es, sin duda alguna, el ascenso hasta el famoso Cristo Redentor.

cristo-1er-plano

Primer plano del Cristo Redentor de Mendoza

Ubicado a 4000 m.s.n.m., prácticamente en la frontera exacta entre Argentina y Chile, el Cristo es un monumento dedicado a la paz y la amistad internacional entre ambas naciones. El símbolo adquiere gran significado por el momento en que fue erigido en aquellos parajes: en mayo de 1902 los presidentes de Argentina y Chile firmaban los Pactos de Mayo dejando la determinación de la frontera bilateral en manos de los británicos y cerraban así un largo capítulo de confrontaciones y rumores de guerra en la zona más austral del continente.

valle

Vista de los valles de los Andes desde el Monumento al Cristo Redentor.

Son numerosas las placas emplazadas al pie del Cristo que recuerdan estos hechos y sus sucesivos aniversarios, pero esta de Rotary Club es una de las más significativas que encontré, con las palabras del obispo Jara en el discurso de inauguración del monumento.

placa-rotary

El Cristo es una parada obligada en el viaje mendocino y se puede visitar tanto con agencias de turismo que organizan la excursión como por cuenta propia, si uno tiene auto o alquiló uno, algo que puede ser altamente recomendable en Mendoza como te conté en este post. Eso sí, si lo hacés por agencia consultá bien y asegurate de que vayan a hacer el ascenso, ya que se de gente que fue y se quedó en Las Cuevas, sin subir.

subiendo

El pueblo de Las Cuevas, visto desde la camioneta, mientras ascendíamos camino al Cristo.

Hacerlo será toda una experiencia, ya que el camino de ripio es sinuoso y muy angosto, al punto de caber por momentos un sólo vehículo. En esos casos, por supuesto, el que sube (y por tanto hace el mayor esfuerzo) es el que tiene prioridad de paso.

prioridad-al-que-sube

Si bien se dice que el Cristo está forjado con el bronce fundido de los cañones que utilizó el Ejército Libertador durante la guerra de la  independencia, eso no está del todo claro y pareciera ser más un mito que otra cosa. Lo que sí sabemos que no es un mito es que por este preciso lugar marchó la columna al mando del General Las Heras, cuando en 1817 cruzó la coordillera rumbo a Chile.

chile

Hay presencia tanto argentina como chilena en el lugar.

Si uno va a Mendoza con idea de subir al Cristo hay que tener en cuenta la fecha del viaje: durante el invierno la nieve cubre estos lugares y hace imposible el paso, así que la época más recomendable son los meses de verano. En mi caso, lo hice en marzo, y así estaba el paisaje:

vista-de-chile

Otro punto a considerar es que se sube mucho, y que allí arriba, por más verano que sea, el viento corre con fuerza y la temperatura baja. Fundamental llevarse un abrigo, que si además es rompevientos, mucho mejor. Pero por más soleado que esté el día no subestimen el frío de la montaña a 4000 metros de altura.

el-cristo-desde-el-hito

El viento es muy fuerte y baja considerablemente la temperatura, aún en días de mucho sol.

Y si se animan a desafiar el viento que viene con fuerza en contra y casi no te deja caminar, se pueden mandar a trepar por el costado del monumento hasta el monolito que marca el punto exacto de la frontera entre ambos países, y cuyo cartel indica Argentina de un lado, y Chile del otro.

hito

Allí mismo hay algunos puestos donde uno puede proveerse de un chocolate caliente y algo para comer, nada para despreciar con el frío de esas alturas. Y luego de calentar un poco el cuerpo, ya será hora de emprender el descenso hacia Las Cuevas.

adelante-y-atras

Del casi pueblo fantasma de Las Cuevas ya hablaremos en un próximo post. Siempre y cuando bajes del cristo con cuidado, porque dicen que es peligroso. aconcagua

Un imperdible de Mendoza, por lo imponente de la estatua, lo magnífico del paisaje, la historia del lugar y lo que representa para argentinos y chilenos.

Trekking en Ushuaia: Ascenso al Glaciar Martial.

Cuando uno busca caminatas para realizar en la ciudad más austral del mundo el Glaciar Martial no puede faltar entre las opciones a revisar. Ubicado en las afueras de Ushuaia, con unos 1050 metros de altura sobre el nivel del mar, desde su mirador se puede apreciar una vista privilegiada del Beagle y de la ciudad.

mirador-del-glaciar

Si bien hasta este lugar se puede llegar en auto o taxi, tomando la calle Aldo Motter hacia la parte alta de la ciudad, que luego pasa a convertirse en Luis Fernando Martial, una buena opción si se tienen ganas y estado físico aceptable, será la de llegar caminando atravesando el bosque.

subiendo-en-la-silla

Se trata de una muy linda caminata por entre la vegetación patagónica, casi tomando un atajo ya que se va cortando transversalmente la calle Martial que va ascendiendo haciendo curvas y contracurvas, por lo tanto se camina mucho menos que yendo por el asfalto. Eso sí, es un tramo cansador porque uno va en constante ascenso.

ush-desde-la-base-de-la-silla

Finalmente se llegará hasta la aerosilla, que no es ni más ni menos que el principio. Allí se tiene la opción de hacer el ascenso a pie, o pagar el ticket para subir en la aerosilla, alternativa que, por supuesto, luego de la caminata por el bosque, fue la que tomamos nosotros. La vista de la ciudad desde la estación de llegada es espectacular y te va dando una idea de lo que será verla desde el glaciar. Incluso con un poco de zoom se ven los techos azules  del aeropuerto Malvinas Argentinas y su pista casi sobre las aguas del Beagle.

aeropuerto-desde-base-silla

Una vez que te relajaste con la impresionante vista del paisaje y descansaste lo suficiente, será hora de volver a mirar hacia adelante, porque el sendero te espera. Allí hay varias opciones, como ser el sendero “del bosque”, cada uno bien señalizado e indicando la dificultad. Pero por supuesto, nosotros vinimos para recorrer el sendero “Del Glaciar”. Ahora sí, a atarse bien las botas de trekking, porque elegimos el más difícil.

hacia-alla

El primer tramo realmente te da mucha confianza. Es sencillo, caminando en terreno llano y disfrutando del paisaje que, aún en pleno verano, presenta mucho hielo.

hielo-en-el-camino

Pero luego lo simple se termina y la subida se empieza a poner difícil. El ritmo se desacelera, y si la condición física no es óptima seguramente haya que hacer algunas paradas intermedias para tomar algo de aire. Se pone difícil, pero en ningún modo imposible, así que es cuestión de no bajar los brazos, tomar aire cada vez que se necesite, y seguir subiendo, intentando mantener un ritmo lo más constante posible para no enfriarse en plena subida.

caminando-sobre-la-nieve

Pasado el tramo complicado se llegará a un punto con menor pendiente, pero más peligroso, ya que aún en verano hay que caminar por encima de la nieve. Hay que tener mucho cuidado con dónde uno pisa, ya que puede haber grietas en el hielo que son un verdadero peligro, y además, caminar a través de la nieve que a su vez está en pendiente se hace difícil porque es fácil resbalar. Ese tramo es más descansado, pero hay que hacerlo con pie de plomo y prestando mucha atención, incluso cuando se va avanzando sobre las huellas de alguien que pasó antes.

fin-del-sendero

El último tramo vuelve a tener una pendiente pronunciada y por tanto, a hacerse duro, pero allí los que te cruzás que ya se vuelven suelen darte ánimo, avisándote que ya casi estás. Un último esfuerzo y llegás al fin del sendero. Hacia un lado el glaciar, una masa compacta de hielo que sigue subiendo por la ladera de la montaña; hacia el otro lado, el vacío y una vista impresionante de la ciudad de Ushuaia.

monolito

Si te gustan la caminata y las vistas panorámicas tenés que visitar el Glaciar Martial cuando estés por Ushuaia. Habrá que revisar el clima y llevar ropa acorde. Fundamental el calzado de trekking, preferentemente impermeable; y abrigo, preferentemente con capucha para mitigar el viento que corre ahí arriba.

agua-del-glaciar

Luego de un rato de disfrutar del paisaje y del logro de haber llegado, podés bajar y hacer alguno de los otros senderos, más tranquilos; o directamente volver a la ciudad a degustar un muy bien merecido chocolate caliente. Total, ya podés decir que llegaste al Martial!

Viajando de Barcelona a Bruselas con Vueling, la low cost de Iberia.

Este vuelo, y por ende este post, comenzó mucho antes de que pusiera un pie sobre el viejo continente, siquiera. Comenzó en el living de casa, cuando buscando alternativas para volar de Barcelona hasta Bruselas descubrí que la página de Vueling.com no me aceptaba como medio de pago una tarjeta de crédito emitida en Argentina. No es la mejor manera de comenzar, como se podrán imaginar, pero mi consulta al twitter de la línea aérea fue contestada casi al instante por… un amigo bloggero!! Era el Portu de @carreteandoblog que me sugería intentar comprar el vuelo desde la página de su empresa madre, Iberia. Y así lo hice, así que arranco el post con un consejo viajero: si les pasa lo mismo, busquen el vuelo que les interesa en la web de Iberia y comprenlo por allí!

Ahora sí, ya en tierras españolas el día comenzó extremadamente temprano ya que tenía un vuelo que abordar a las 7 de la mañana, motivo por el cual tuve que gastar EUR 39 en un taxi hasta el aeropuerto.

La Terminal 1 del Aeropuerto Internacional de Barcelona es completamente de Vueling, línea que tiene su base allí (y que según se dice utilizará para operar vuelos low cost desde esa ciudad española hasta Buenos Aires). Allí tienen separado lo que es el check in del baggage drop, pero igualmente a esa hora de la mañana no estaba ni el loro, así que el trámite fue muy rápido.

hall-bcn

Los trámites de seguridad también fueron muy rápidos. El aeropuerto tiene carteles indicativos que estiman la demora que uno va a tener en el proceso de los scanners, pero lo que yo tardé no estuvo ni cerca del tiempo estimado. Es algo más sencillo que en otros aeropuertos ya que no te hacen descalzar ni tampoco separar la laptop en bandejas aparte. Eso sí, aguas de más de 100 ml. no hay forma que pasen. Cada maestro con su librito, y cada policía aeroportuario con su método de control…

De tan ágil que fue todo, cuando ya estaba en preembarque mi vuelo no tenía puerta asignada aún!

sin-info

Como no había ingerido nada más que una botellita de agua mineral que había llevado conmigo, aproveché para sentarme y desayunar algo antes de volar. La única referencia que tenía era que el sector del que partía mi vuelo era el B, así que opté por un local que está allí. Una vez que faltaban 40 minutos para el vuelo (como indicaban los carteles) revisé si me habían asignado puerta para descubrir que tenía que ir hasta la B63, estando  yo en la B10. La T1 de Barcelona es enorme, así que me puse enseguida en movimiento, para llegar cuando estaban comenzando el abordaje.

gate

Una particularidad de este gate es que no tiene manga, ni tampoco sale directo a la plataforma, sino que desemboca en una angosta escalera que lleva a un segundo hall, donde se espera a los micros de la empresa de rampa que te conducen hasta el pie del avión. El embarque resultó ser muy lento; no puedo aseverarlo pero estoy casi seguro que era un solo micro que iba y venía llevando pasajeros del gate hasta el avión.

abordando-por-atras

Lo bueno de eso fue que tuve tiempo de hacer algunas fotos, aunque por la poca luz de la hora, con ISO al mango.

desde-la-escalera

Abordé lentamente por adelante mientras esperábamos al micro con el próximo contingente de pasajeros, y allí pude espiar el cockpit y descubrir que tendría una comandante mujer…

la-comandante

Hacía muy poco que había aparecido la noticia de algunos pasajeros que se supuestamente se bajaron de un avión de Aerolineas al enterarse que el piloto era mujer, así que salieron algunos comentarios alusivos con los seguidores de twitter que estaban despiertos a esa hora. Lejos de querer bajarme, yo estaba encantado!

El embarque se atrasó tanto que finalizó 10 minutos después del horario programado para nuestro despegue. Entonces la comandante se presentó y tiró la mala noticia: estábamos esperando la autorización de ATC para el despegue (o sea, de la torre de control), y estimaba unos 25 minutos más de demora.

trafico-en-punto-de-espera

Finalmente despegamos con casi 45 minutos de atraso, y en la cabecera de pista se veía que había mucho tráfico a esa hora: uno atrás de otro, los aviones iban haciendo fila para posicionarse en alguno de los tres puntos de espera. Y la mayoría era de Vueling…

playas-bcn-desde-el-aire

Hay que tener en cuenta que Vueling es una aerolínea de bajo costo, y por lo tanto se caracteriza por incluir únicamente el asiento en el ticket. El resto se cobra extra. Eso incluye por ejemplo el equipaje, para lo cual lo más conveniente es comprar el extra al momento de sacar el ticket, lo cual es más económico que hacerlo en el aeropuerto al despachar. Y por supuesto, también te cobran todo lo que consumís a bordo, lo que implica que hasta si querés un café tenés que sacar la tarjeta de crédito.

winglet-amarillo

El vuelo fue muy tranquilo, y más allá de la demora que les comenté, no hubo ningún problema. Además estuvo amenizado por mi compañero de asiento belga que, si bien había estado toda la noche en el aeropuerto sin dormir, ahora que tenía la oportunidad de reclinar su asiento y disfrutar estaba empeñado en sugerirme rutas para recorrer y puntos para visitar en Bruselas. Y algunas de las recomendaciones las tomé y las verán más adelante en el blog!

brussel-airlines

En Bruselas descendimos y en la terminal nos mezclamos con los pasajeros que esperaban para volar. El recorrido hasta el sector de las cintas de equipaje fue realmente largo (claro, yo acostumbrado a llegar a Aeroparque), y en ese trayecto me encontré con un metegol en pleno sector de preembarque.

metegol-en-bru-apt

Por supuesto que, al ser un viaje interno entre estados de la Unión Europea, es como de cabotaje y no se hace migraciones, así que retiré mi valija y salí hacia la ciudad, no sin antes tomar una foto de la plataforma, con la torre de control a lo lejos.

plataforma-bru

Bienvenidos a Bélgica, un hermoso país que como sugerí en un post anterior, no hay que dejar de visitar! Próximamente todos los posts!