Archivos Mensuales: diciembre 2016

Caminando por el Parque El Retiro de Madrid para visitar a Lúcifer.

Un día de verano a pleno sol es ideal para salir a caminar por el enorme Parque El Retiro, el más importante ámbito al aire libre de Madrid. Ubicado en el centro de la ciudad, sus 125 hectáreas se extienden entre la zona de la Puerta de Alcalá y la Estación Atocha, y son un punto obligado para cualquier visitante.

acceso-puerta-alcala

Ingresando por el acceso que da justamente a la Puerta de Alcalá enseguida uno llega hasta el punto central del parque: el estanque, coronado por una monumental estatua del Rey Alfonso XII, es un punto de recreación fundamental, donde se pueden alquilar botes y salir a remar un rato.

alfonso-en-el-estanque

Menos espontáneo y por tanto, para mi gusto menos atractivo, también se puede comprar  el ticket y dar un paseo por el estanque en el “barco solar”, el cual es totalmente propulsado por energía alternativa (obviamente solar).

navegacion-estanque

Frente al estanque se encuentra la mayor concentración de gente que viene y que va, chicos dando sus primeras pedaleadas en bicis con rueditas y otros no tan chicos que ya dominan las dos ruedas como quieren, vendedores ambulantes, artistas callejeros… En fin, el parque allí es un espectáculo en sí mismo, y yo disfruté un rato de abstraerme y contemplar esa masa de gente, cada uno en lo suyo, como si hubiese estado mirando una película.

fuente

Siguiendo el recorrido por la margen contraria al monumento de Alfonso XII no tardaremos en llegar hasta el Palacio de Velazquez, una sólida construcción en ladrillo rojo custodiada por dos leones alados que hoy en día se utiliza como sala de exposiciones.

palacio-velazquez

Algo parecido sucede con el Palacio de Cristal, que también es utilizado para exhibiciones, aunque el palacio en sí, totalmente vidriado y estratégicamente ubicado frente a un estanque, constituye una atracción en sí.

palacio-de-cristal

Dentro del mismo el visitante puede contemplar distintas obras de arte, como ser el extraño buque que colgaba de cuerdas el día que yo pasé, o el péndulo, que lejos de estar siempre inmóvil, se acciona los lunes, miercoles y viernes de 10 a 12 horas.

el-pendulo

el-buque

Y algo que sí me llamó la atención y me atrajo un buen rato: la muestra retro que contenía desde radios viejas y televisores de tubo, hasta estas maravillas de cámaras fotográficas que fueran la gloria de décadas pasadas.

muestra-retro

Siguiendo por el mismo camino se llega finalmente al punto que, si bien no es central para la mayor parte del público, si lo fue en el pasado para alguna que otra secta satánica. De la Fuente del Ángel Caído se dice que es la única estatua del mundo dedicada a Satanás. Aunque esto seguramente sea un cuento, lo que sí es cierto es que está emplazada a exactos 666 metros sobre el  nivel del mar, y que durante un tiempo fue lugar de encuentro de adoradores del Diablo que llevaban a cabo sus ritos en ese lugar.

angel-caido

La estatua representa a Lúcifer cayendo de espaldas, en el momento en que es expulsado del Paraíso por enfrentarse a Dios, con serpientes enroscándosele tanto en las piernas como en la mano que utiliza de sostén. Como no podía ser de otra manera, hay quienes la consideran la escultura más bella de la ciudad.

lucifer

Ahora sí, habiendo estado en presencia del mismísimo Diablo,  caía el atardecer y, aunque aún ofrecía más cosas por recorrer, se hizo hora de dejar atrás el parque. Espero que ustedes también puedan conocerlo y disfrutarlo como yo, y que con algo de suerte también puedan conocer los rincones que me quedaron pendientes. Si es así, se aceptan comentarios para completar la crónica del parque!

rosaleda

¡Hasta la próxima!

Camino a la Laguna Diamante, en Mendoza.

Uno de los mejores paseos que se pueden hacer desde la ciudad de Mendoza es la visita a la hermosa Laguna Diamante, ubicada a un poco más de 220 kilómetros de la capital provincial, y a la que según Google Maps se llega en apenas 3 horas y 45 minutos. Sin embargo, la cosa no es tan simple como parece…

ingreso-a-la-reserva

Ingreso a la Reserva Laguna del Diamante.

El tiempo en sí no está nada mal, de hecho cuando fuimos nosotros Gendarmería estimaba 4 horas para ir y otras tantas para volver. El problema es que la laguna en sí, como te conté en este post que podés ver haciendo click aquí, está emplazada en medio de la Coordillera de los Andes, casi en el límite con Chile. Y el punto no es la distancia, sino la dificultad de un camino sinuoso, estrecho y no apto para vehículos bajos.

el-camino

Esto no quiere decir que tengas que conseguirte una 4×4 para hacer la travesía (aunque sí es el vehículo más acorde), pero sí que si viajás en un vehículo normal, lo hagas con mucha precaución y asegurándote de que esté “bien alto”. La montaña no admite pisteros… Por otro lado, salvo que tengas una camioneta o una 4×4, no es recomendable tampoco hacerlo con un vehículo propio: mucho mejor si alquilás uno, y más aún si lo usas en otros lados antes para conocerlo bien cuando te internes en Los Andes. Yo por mi lado lo hice con un Fiat Palio alquilado, similar al que tuve tantos años, y que como de costumbre me llevó a todos lados!

palio-en-la-pampa-avestruces

El Fiat Palio, fiel como siempre, aguantó el exigente camino de montaña.

Lo primero de todo será consultar el estado del camino: puede que esté intransitable para el tipo de vehículo con el que pensamos ir; o incluso que esté totalmente cerrado. Para ello hay que llamar a Gendarmería, cuyo teléfono para el puesto de la laguna es el 02622-422462. Con el visto bueno de los gendarmes estará todo listo, y sólo restará revisar el pronóstico del tiempo y salir bien temprano de la ciudad para aprovechar el día al máximo.

refugio-en-el-camino

La primer referencia luego del ingreso a la reserva: el refugio de Gendarmería Nacional.

Habrá que tomar hacia el sur por la RN40 y conducir hasta pasar San Carlos. Varios kilómetros más adelante se encuentra la muy pequeña localidad de Pareditas, en la cual nos debemos desviar. Una opción será ir por la vieja RN40 que se encuentra saliendo de la ruta y luego doblando hacia la derecha, pero en su momento los comentarios eran que estaba en muy mal estado, así que la mejor alternativa era tomar por la RP101, la misma que te lleva hasta el Dique Agua del Toro que podés ver en este otro post, y recorrer unos 28 km por asfalto hasta el desvío hacia la laguna, marcado con un dudoso cartel, hacia la derecha.

entrada-a-la-laguna

Desde allí serán 8 km hasta cruzarnos con la vieja RN40, y desde ahí 10 km más, todo de ripio en buen estado hasta llegar a la seccional de guardaparques. En ese punto hay que registrarse y pagar la entrada para seguir camino: unos 45 km más de ripio estrecho, en bastante mal estado por el viento constante, y manejando varias veces al borde del precipicio. Hay que hacerlo lento, con mucho cambio bajo y embrague constante, por lo que es algo cansador, pero la verdad que el paisaje bien que lo vale (como se ve en las fotos que ilustran este post); y la laguna ni hablar!

el-recorrido

El trayecto que estamos a punto de emprender.

Luego de dejar atrás el refugio de Gendarmería Nacional, casi apenas después de seguir camino luego de registrarnos, llegaremos a la primer planicie y descanso en el ascenso, donde los guardaparques sugieren frenar y tomar un respiro para admirar el paisaje. Se trata de la Pampa de las Avestruces.

pampa-avestruces-i

Con sus increíbles colores, la Pampa de las Avestruces es la más amplia planicie del camino.

Luego el camino se pone intenso y exigente, y al menos el que conduce ya no podrá mirar tanto por la ventanilla, porque en gran parte del trayecto el abismo está ahí, bien cerquita de uno, salvo que se quiera bajar como hacen estos simpáticos guanacos…

bajando-la-montana-al-trote

Los guanacos se escapan del auto bajando por la ladera. Seguirlos no es nada recomendable.

Luego de recorrer unos 25 km llegaremos al Arroyo Yauta, donde el agua que corre le pone un poco de color al paisaje.

arroyo-el-yaucha-i

El Arroyo Yauta baja con fuerza.

Y ya llegando casi al fin del recorrido nos encontraremos con un desvío por el cual llegaríamos al refugio del general…

desvio-hacia-los-refugios

Hacia la derecha, sendos refugios.

Ahora sí, ya estamos en lo más alto, y el camino comienza a bajar, hacia la laguna, de la cual nos regala una vista espectacular, aunque todavía a lo lejos…

laguna-diamante

Vista de la Laguna del Diamante mientras vamos bajando por el camino.

La visita a la Laguna del Diamante no sólo se disfruta estando allí, sino que llegar hasta ella también es una hermosa experiencia, salvo claro que sufras de vértigo. Es un lugar totalmente recomendable, y si te animás, no le tengas miedo a ir manejando. Es sólo cuestión de ser prudente detrás del volante y tener el vehículo en condiciones.

fin-de-la-senda

Fin de la senda vehicular. A partir de ahora, todo a pie.

Espero que puedan ir y disfrutarlo! Y por supuesto, si ya lo hicieron, dejen sus comentarios contando qué les pareció!