Las Estatuas de Madrid y sus curiosas historias.

Durante el walking tour por la ciudad de Madrid visitamos los puntos neurálgicos del centro y observamos varias estatuas de las cuales Karen, la guía, nos contó historias sorprendentes.

Quizá la más curiosa sea la de la estatua ecuestre del rey Felipe III ubicada en el centro de la Plaza Mayor. Durante los tiempos de la República se consideró que no era una buena idea mantener ese símbolo de la monarquía en un punto tan concurrido de Madrid, por lo que se trasladó el monumento fuera del alcance del público. Sin embargo, para 1931 durante la Segunda República no sucedió lo mismo, y la estatua fue atacada por los manifestantes.

estatua-con-luna

En los festejos por la proclamación de la Segunda República uno de los simpatizantes introdujo un petardo por la boca del caballo, única abertura de la estatua. Al estallar, el petardo destruyó el vientre del caballo esparciendo miles de pequeños huesos de pájaros alojados en su interior. De esta forma se descubrió que la estatua había sido durante años un cementerio de pájaros, los cuales entraban por la boca del caballo y luego, impedidos de caminar de regreso o volar por la inclinación del cuello, quedaban atrapados en el interior de una trampa mortal.

plaza-mayor-de-madrid

La escultura ha sido restaurada tal como la conocemos hoy, pero aún se pueden detectar signos de la Guerra Civil si uno mira con atención.

Otra estatua ecuestre de importancia es la de Felipe IV, ubicada en la Plaza del Oriente frente al Palacio Real. Según nos contó Karen, Felipe estaba celoso de la magnífica estatua de la Plaza Mayor que retrataba a su padre, Felipe III, y mandó a construir una aún más imponente, sobre la base de un retrato suyo que había pintado el genial Diego Velázquez, y que se puede ver en el Museo del Prado.

jardines-frente-al-palacio

Pero este trabajo fue todo un problema para el escultor Pietro Tacca, ya que la pintura mostraba al monarca sobre el caballo, y este parado sobre sus dos patas traseras, con las delanteras en el aire. Ni Tacca ni Velázquez encontraban forma alguna para montar la estatua en esta posición, y así se lo plantearon al rey, quién no aceptó cambios al respecto. Ambos artistas viajaron a Florencia entonces, en busca del hombre considerado como el más inteligente del mundo en esa época. El mismísimo Galileo Galilei los asesoró indicándoles que la solución era realmente simple: sólo había que construir maciza la mitad de abajo de la estatua, dejando la parte superior hueca. De esta forma el peso quedaría balanceado y el caballo podría ser eternizado sobre sus dos patas traseras.

estatua-ecuestre

Para finalizar la recorrida de monumentos madrilenses, en la misma Plaza del Oriente, a metros de la estatua de Felipe IV, hay una serie de esculturas que representan a diferentes monarcas relacionados con España. En total se construyeron 108 estatuas que estaban originalmente destinadas a decorar la fachada del Palacio Real, pero nunca llegaron a esos balcones. El motivo no se conoce bien, pero la leyenda dice que la reina Isabel era una persona muy supersticiosa, y que vio en un sueño cómo estas estatuas se le caian encima y la mataban. Así fue como se decidió distribuir las obras por diferentes puntos de España, algunas de las cuales se instalaron justo frente al Palacio Real, a metros de lo que era su ubicación originalmente planeada.

estatuas-frente-al-palacio

Así descubrimos un poco más sobre la hermosa Madrid y su historia, esta vez, a través de sus monumentos.

Espero que te haya gustado. ¡Hasta la próxima!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s