Archivo por meses: diciembre 2015

Courtyard Marriott: Un hotel ideal para spotters en el Dolphin Mall de Miami

La próxima vez que vaya a Miami voy a pensar seriamente en alojarme en el Courtyard Marriott. La elección del hotel esta vez corrió por parte de la empresa, ya que se trataba de un viaje laboral, y tuvo que ver más que nada con la cercanía al aeropuerto y a las oficinas, pero después de haberme alojado cuatro noches les puedo asegurar que además hay otras ventajas incluso más interesantes.

Frente de noche

La fachada del Courtyard Marriott vista de noche desde el estacionamiento del Dolphin Mall.

El Courtyard es un hotel de 4 estrellas con un excelente nivel de servicio. El personal es muy amable en todo momento (y hora) y siempre están a disposición por cualquier consulta o requerimiento que tengas (incluido que te falten paquetes que por Amazon figuran como entregados). Además, están en los pequeños detalles, como no cobrarte el agua mineral que agarrás en la recepción para llevar al cuarto, ya que en vez de frigobar completo las habitaciones tienen una heladerita donde podés refrigerar lo que hayas comprado afuera. Evidentemente una botellita de agua no les hace la diferencia, y que le hagan el gesto de «no hace falta» cuando está sacando la billetera a uno lo predispone muy bien.

Pasillo

El camino hacia tu descanso en la habitación está acolchado por una pulcra alfombra.

Las habitaciones son amplias y muy cómodas. La que me tocó en particular tenía un sillón super cómodo que con los horarios laborales no pude aprovechar como hubiera querido, y que hasta me habría gustado traérmelo a casa. Los pasillos, con suelos alfombrados, son muy silenciosos, y la limpieza diaria e impecable, como corresponde.

Habitacion

La habitación es amplia y cómoda, y cuenta con tabla para planchar las camisas antes de las reuniones.

Hasta aquí los aspectos generales, pero vayamos ahora a las ventajas extras que ofrece el Courtyard:

La principal para los amantes de las compras con buen crédito en las tarjetas es que se encuentra dentro del predio del Dolphin Mall, a unos escasos 100 metros de una de las entradas al shopping, aproximadamente. Podés dejar un surco de tanto ir y venir con bolsas y nadie te va a decir nada. También esto es muy bueno por si tuviste un problema con algún artículo y necesitás cambiarlo: estás ahí y podés hacerlo sin problemas. Por supuesto que esto de estar tan cerca del shopping es tanto una ventaja como un verdadero peligro también, financieramente hablando…

Cama

La cama King Size y muy cómoda. Detrás, a un costado de la entrada, se encuentra el baño.

La otra ventaja es que, al estar dentro del enorme predio del mall, el estacionamiento es el del mismo shopping, y por tanto, es gratis. Si bien es a la intemperie, el auto que te alquilaste lo podés dejar tranquilamente frente al hotel sin pagar un dolar adicional por ello.

Maquina de Hielo

En un espacio a medio pasillo cada piso tiene su máquina de hielo. En el clima de Miami no viene mal.

La tercer gran ventaja es muy sectorizada, pero a mi es la que más me gustó. El hotel está muy cerca del aeropuerto, y dentro de la línea de aproximación de una de sus pistas, motivo por el cual el paso de aviones de todos los tamaños y colores, a muy baja altura, es casi constante. Alojarse en este hotel será un verdadero placer para los spotters que de seguro le restarán largas horas al shopping para invertirlas en el estacionamiento cámara en mano.

Aviones sobre hotel

Aeronaves de todas clases viran casi sobre el hotel para finalizar su aproximación hasta el aeropuerto.

Algunos aviones viran casi sobre el predio para encarar la pista, pero los que vienen aproximando en línea recta te aparecen por detrás del edificio del hotel muy bajitos, y te permiten fotografías como ésta.

B757 AA N606AA

Un estirado Boeing 757 de American Airlines pasando justo sobre mi cabeza a muy baja altura.

Otra particularidad es que el hotel no cuenta con desayuno en sí, sino que directamente tiene un Starbucks dentro, en el área del comedor, donde uno puede comprar su desayuno tal como en un local normal, aunque aquí hay un empleado que cuando el pedido esté listo te acerca todo a la mesa. Para identificarte, al pagar te dan una especie de centro de mesa con el número de pedido. Para mi, que no me gusta la cadena cafetera, este es un punto en contra, pero seguramente para la mayoría es algo que suma.

A330F Tampa

Uno que no se ve por nuestros cielos: A330 carguero de Tampa Cargo, en final, ya con tren abajo.

Si bien al cotratarlo con el hotel directamente (por ejemplo a través de su página web) los precios de la estadía arrancan en los USD 180 por noche, en Despegar al momento de escribir este post con USD 149 ya te podés alojar. Siendo un 4 estrellas con estacionamiento gratis entiendo que es un precio razonable, aunque habrá que considerar que está alejado de Miami Beach por ejemplo, y que el desayuno debés pagarlo aparte todas las mañanas.

Balanza

20,3 Kilos: Estamos tranquilos para embarcar.

Otra cosa muy útil que no te cobran es la balanza que tienen a un costado del lobby. No podía ser de otra forma: con semejante ubicación es casi escencial pesar el equipaje para chequear que no esté excedido. Si lo estuviera, siempre podrás hacerte una corrida hasta el mall para comprar un carry on adicional. Total, ¡estando ahí no tardás nada!

Cenando en La Rosa de los Vientos

El martes pasado, último día feriado del fin de semana extra largo, nos encontró sin nada para cocinar en casa, lo cual fue la excusa perfecta para salir a comer afuera. La intención era una cena liviana así que googleando un poco encontramos un lugar donde aparentemente se podía conseguir un prometedor wok de pollo con vegetales. Reservamos y hacia allí nos dirigimos. Así descubrimos La Rosa de los Vientos.

Las mesas

El ambiente con las paredes decoradas y las mesas presentadas con singulares floreros.

Se trata de un lugar pequeño, pero muy cálido. Las mesas están bien distribuidas y por más que el salón no sea de grandes dimensiones la separación entre unas y otras es aceptable. El ambiente está pintado de rojo, pero con una iluminación tenue se torna agradable, y hasta relajante diría.

Cerveza tirada

Esa noche se podía elegir entre dos tipos de cerveza tirada.

Algo que me saca absolutamente es no poder escuchar lo que me dice mi compañero de mesa, y tener que elevar la voz para que me escuchen a mi. Ya sea por el murmullo de la gente o por la música al taco, es algo que me exaspera. La Rosa de los Vientos me encantó: no sólo musicalizan a un nivel razonable donde podés mantener una charla con quién estés, sino que además la música elegida me gusta particularmente. Esa noche estaban pasando en la tremenda pantalla gigante un recital tributo a George Harrison.

Pantalla Gigante

En la pantalla gigante pasaban conciertos con los que musicalizaban el ambiente.

La atención fue muy buena también, el trato muy cordial y siempre dispuestos a sacarte cualquier duda que tengas. Los precios son accesibles: dos platos con dos pintas de cerveza, un postre y un Martini nos salieron apenas más de $300. Y es destacable la variedad de cervezas importadas que tienen. Más allá de que alguna no estuviera disponible (específicamente la alemana Becks y la holandesa Grolsch), la oferta es amplia.

Dos Pintas

Un clásico de la degustación de cervezas: las pintas. Esta vez una rubia cremosa y una roja.

Un punto en contra del lugar es que, si bien tienen los logos en la puerta, las tarjetas de crédito las tienen suspendidas. Por suerte esto lo tienen indicado también con un cartel en la puerta y con otro en la carta que te entregan, cuestión que estés enterado antes de pedir del «only cash». Sin embargo, no poder optar por el pago con tarjeta, aún cuando sea momentáneamente, es algo que me pone mal, ya que ODIO tener que llevar (y arriesgar) efectivo.

Wok de pollo

El Wok de pollo y vegetales vino adornado con una ramita de romero.

La otra contra es que los platos que pedimos eran pequeños. Para nuestro caso que no queríamos comer mucho, estuvo bien, pero si venís con hambre quizá tengas que pedir un refuerzo. U otro plato que veas más contundente. Este punto por supuesto queda balanceado porque tanto la comida como el postre estaban exquisitos.

Pavita

La pavita al escabeche estaba exquisita.

En definitiva se trata de un lugar super recomendable, y al que de seguro volveré. Está ubicado en Defensa 1376, en el barrio porteño de San Telmo.

Resumen de La Rosa de los Vientos.

Las Buenas:

  • El ambiente, con música suave.
  • Los precios accesibles.
  • La variedad de cervezas.
  • La comida.
  • El servicio.

Las Malas:

  • Momentáneamente no aceptan tarjetas.
  • Los platos (al menos los que pedimos nosotros) son pequeños.

¡Casi me olvido! Esta también es otra buena:

No cobra cubierto

¡Gracias por pasar! Te espero la semana que viene en otro post de Ahicito!