Archivo por meses: agosto 2015

La increíble Reserva La Payunia: un viaje al «planeta de los volcanes»

La Reserva Provincial La Payunia es sin dudas uno de los lugares más espectaculares que se pueden llegar a visitar en Mendoza, en Argentina, y hasta me animaría a decir que quizá en el mundo entero. Y para la comunidad científica, y especialmente para los vulcanólogos, de seguro que es así, ya que La Payunia tiene la mayor concentración de volcanes del mundo, con más de 890 aunque por la extensión de la que hablamos, aún no se han terminado de registrar en su totalidad. Es un lugar único en el mundo, comparable sólo con la zona volcánica de Hawai.

3- Volcan al fondo

Las coladas de las erupciones empiezan a cubrirse de vegetación. Al fondo descansa en volcán.

Visitarla será una tarea obligada si se visita Malargüe, pero no por eso será sencillo. La reserva está a unos 130 km al sur de la ciudad mendocina y una vez dentro de ella sólo se puede circular por los caminos habilitados, ya que la preservación es algo prioritario. El camino es realmente largo pero interesante, y sobre el mismo podrás leer en un próximo post, pero el verdadero riesgo es perderse dentro de la reserva o tener algún problema con el vehículo en una zona donde no hay servicio de celular, el único tránsito que existe es el de las camionetas de las excursiones, y donde por la noche la temperatura baja hasta niveles donde no la vas a pasar nada bien.

7- Camino hacia alla

A la derecha se alza el Payun Liso. A la izquierda las formas corresponden al Payun Matru.

Sin embargo, repito, contratar una de las excursiones y visitar este lugar resulta obligatorio porque estando tan cerca no podés dejar de conocer estos paisajes impresionantes que, por tramos, parecen postales sacadas del Planeta Marte, con sus suelos de colores rojizos oscuros y donde los volcanes de distintas formas y alturas te tienen rodeado, literalmente. El suelo, mayormente recubierto por la pili, material volcánico salido a la superficie producto de las erupciones, tiene el color oscuro del basalto aunque también hay zonas de pili roja debido a la fuerte presencia de hierro, y entre ambos te dan la sensación de estar en otro planeta.

13- Panoramica de todos colores

En el suelo se mezclan el gris del basalto con el rojo del hierro, y a veces parece otro planeta.

Una de las atracciones principales de la reserva es el Volcán Payún Liso, el más alto de la zona con 3715 msnm. Sin embargo cuando el guía, en nuestro caso Félix, te empieza a contar detalles de la reserva, enseguida te das cuenta de que lo más interesante está hacia un costado. Allí se encuentra el Volcán Payún Matru, el de la colada más larga del mundo con una extensión de 186 km de lava expulsada en una erupción de tal intensidad que hizo ceder las paredes de la montaña y terminó por sellar el cráter del volcán, hoy ocupado por una laguna a la que sólo los escaladores tienen el privilegio de llegar. Las siguientes erupciones entonces no encontrarían el hueco necesario para salir a la superficie por lo que harían tanta presión contra el suelo que provocaron las elevaciones en los terrenos de alrededor, formándose así los volcanes satélites que se ven por todo lados.

2- Volcan tapado de nubes

A los fondos, el imponente Payun Matru y su colada tapados por un manto de nubes.

Allí, a tu alrededor, hay volcanes de todo tipo. Es más, todo es volcán. Cualquier elevación, por menor que se vea, por más deforme que parezca, es un volcán. Los trabajos científicos en la reserva siguen para poder investigar y datar cada uno de los volcanes y su actividad en las 450.000 hectáreas de superficie de la reserva, y aún cuando Félix nos dice que estas formaciones son de «retroarco» (es decir que están detrás del arco volcánico activo formado por la Coordillera de los Andes), y que se los considera extintos, enterarnos que la última erupción registrada no fue hace millones de años, sino hace apenas 300 te llena de incertidumbre.

10- Volcan Deforme

Aquí los volcanes tienen las formas que te imagines. En la foto el Volcán Herradura.

La excursión tiene tres paradas principales dentro de la reserva. La primera de ella es la del Campo de Bombas, piedras basálticas de todos los tamaños que están diseminadas por el suelo y que llegaron allí producto de la furia de una de las erupciones. Se trata de rocas en general porosas, ya que en su interior estaban llenas de gases que con el tiempo va saliendo y formando esos huecos característicos. Las formas que toman depende de qué tan rápido se hayan enfriado ya en la superficie.

11- las bombas

Las bombas son lava despedida en las erupciones solidificada en piedras de diferentes formas.

La segunda parada significativa es la del Museo de Cera donde se pueden apreciar rocas basálticas con las formas más locas, talladas por haber sido lava que salió a la superficie a través de una grieta abierta en el suelo y que ya afuera se endurecía convirtiénse en rocas con esas formas alargadas, derivadas de la grieta por la que surgieron, y en las cuales hoy los turistas buscan figuras conocidas.

14- Museo de cera

Félix conduciéndonos por el Museo de Cera, donde la lava tomó formas peculiares.

La tercera parada es la más impresionante de todas y se trata del Volcán Morado, hasta cuyo cráter uno puede caminar. La vista desde ese punto elevado es una panorámica espectacular de la reserva, pero lo más intenso es la sensación que uno tiene de estar al borde de un cráter que, alguna vez, expulsó una cantidad de magma letal para cualquier ser viviente que estuviera ahí mismo donde vos ahora.

20- El crater

El cráter del Volcán Morado es profundo y al estar en su borde impone respeto.

Esta excursión es la más cara que encontré en toda la travesía mendocina, en marzo de 2015 salía $750 per cápita si pagabas en efectivo y había un recargo si optabas por la tarjeta de crédito, pero como dije, es un imperdible de Malargüe. Además del traslado y el guía en sí, el precio incluye el almuerzo que consta de unos sandwiches a todo lujo y bebidas, y también de una merienda en el camino de regreso con café y tortas fritas caseras. Para donde mires, tenés la foto perfecta, así que las que tenía para ilustrar el post eran demasiadas para uno sólo, por lo que, además del post que haré sobre el «Camino a Payunia» y al igual que como pasó con el post de Caverna de las Brujas, el próximo jueves vas a poder visitar la galería de fotos completa de La Reserva Provincial La Payunia.

18- Fin del camino

¡Si te gustó este, no podés dejar de pasar el jueves!

¿Por qué un celular cuesta tanto en Argentina? Un sinsentido llamado Tierra del Fuego

Todo el que haya viajado al exterior en los últimos años, por ejemplo a Europa, Estados Unidos o simplemente a Chile, sabe que los precios de los electrónicos en Argentina son una verdadera locura. Seguramente si tenés en mente comprar algo de este rubro y vas a viajar próximamente, te estés aguantando la ansiedad de tenerlo ya para comprarlo afuera y hacer una diferencia, o comprar un mejor modelo al mismo precio, todo gracias al régimen de equipaje que te expliqué en este otro post. ¡O incluso al revés! Si viajás, buscás algo para comprar, aunque no sea una necesidad imperante, sólo por el hecho de saber que lo vas a conseguir a un precio envidiable. Ahora, ¿por qué se da este fenómeno?

En el post anterior concluimos que un elemento comparable como el Samsung Galaxy S6 comprado en Argentina tiene una diferencia de USD 950 con el mismo producto comprado en Estados Unidos, es decir que acá te sale un 140% más caro que allá. Además refutamos que el flete de llegada al país y que los aranceles de aduana fueran suficientes para justificar tan astronómica diferencia en el precio. Entonces ¿qué es lo que pasa? ¿Quién se queda con nuestra plata?

Samsung S6 US

Samsung S6 AR

Comparación de precios del Samsung Galaxy S6 de 32 GB en Estados Unidos y en Argentina.

Sobre los niveles de remarcación de los empresarios locales no vamos a poder hablar porque nos faltan elementos, pero lo que sí sabemos con certeza es que la cadena logística dispuesta por Argentina como política económica es una verdadera locura. A esta altura ya todos saben que los celulares y otros electrónicos «nacionales» se «producen» en Tierra del Fuego, y el que no lo sabía de por sí lo habrá notado por el sticker la última vez que compró. Ahora bien, lo pongo todo entre comillas porque eso poco tiene de industria nacional. En realidad, como muchos saben y otros tantos sospechan, lo que se hace en el sur es únicamente ensamblar piezas, en general importadas. O sea que de valor agregado hay muy poco.

Igual, ese no es el problema. El problema está aca:

BUE - RGA

Las piezas importadas llegan hasta Buenos Aires ya sea en buque o en avión, y luego tienen que viajar 2864 km. hasta Rio Grande, donde son ensambladas para luego ser distribuidas y vendidas como productos terminados, de los cuales el mayor mercado es, nada y más y nada menos, que Buenos Aires, a una distancia de 2864 km. de donde están ahora…

¿Suena lógico no? Sobre todo si mirás el mapa y ves la ubicación de Rio Grande. Imaginate al gerente local de una empresa de celulares explicándole a su CEO global cómo tiene que armar la logística nacional, y luego, mostrándosela en el mapa, y al tipo constentándole seguramente en inglés «Pero, los estás trayendo de nuevo al lugar exacto del que salieron!»…

No sólo eso, fijate ahora en la siguiente imagen que es un zoom de la anterior.

Cruce Ruta 3 a Chile

La RN 3 que une Buenos Aires con Ushuaia cruza la frontera hacia Chile y vuelve luego al territorio nacional. Es decir que tanto para enviar la mercadería hasta Tierra del Fuego como para volverla a traer al continente, no sólo tenés que pagar el flete, sino que además tenés que asumir los costos de los trámites aduaneros.

Cruce a TDF

El cruce del Estrecho de Magallanes se realiza con una barcaza que une las dos costas chilenas de Tierra del Fuego.

Considerá ahora no sólo la distancia que hay que transportar la mercadería (y lo insólito de hacerla ir y venir hasta la punta del continente), sino también el hecho de que la ruta allá en el sur durante el invierno se pone difícil. El hielo la hace resbaladiza y en no pocas oportunidades termina cerrada por la nieve, entonces un viaje cuyo tiempo de tránsito normal es de 4 o 5 días se te puede convertir fácilmente en 15 o 20. El dilema será entonces correr el riesgo de dejar a las fábricas sin insumos ante una eventualidad, u optar por volar la mercadería desde Buenos Aires, asumiendo un costo de transporte realmente alto.

Bueno, todo este infernal movimiento «anti-logístico» tiene un costo que se carga en el precio del producto obviamente, y que terminás pagando vos cada vez que comprás. A la pregunta entonces ¿es factible que un celular salga menos que lo que sale hoy en día? la respuesta es un «sí» determinante. Lo único que hace falta es poner en marcha un proceso más coherente y eficiente que reduzca los costos que tenemos que asumir los consumidores, porque en definitiva estamos pagando la ineficiencia de un sistema.

¿Qué sentido tiene entonces este extra costo?

Bueno, el área aduanera especial de Tierra del Fuego tiene beneficios impositivos para las empresas que se instalen allí con la intención de incentivar la actividad económica en una zona tan inhóspita y así mejorar el nivel de vida de sus habitantes. Ese es un objetivo loable sobre el que no podemos estar en contra. El problema está en que es totalmente ilógico tener un sistema nacional de producción en una punta del país, porque llegar a la otra punta será siempre muy caro. En todo caso sería más lógico regionalizarlo.

BUE - SGO

Lo que no queda claro es por qué se decidió llevar todo al extremo sur del país, cuando si es por favorecer el desarrollo regional, hay tantos otros lugares en los que trabajar, y que incluso son muchos mejores desde el punto de vista geográfico. Tucumán y Santiago del Estero son de las provincias más pobres del país, y están a 1246 y 1127 km. de la Capital Federal respectivamente, y para llegar hasta allí no hace falta salir del país, además de estar mucho más cerca que Rio Grande de otros mercados importantes, como ser Córdoba, Rosario y Mendoza, beneficiando a los consumidores de estas ciudades también con una sustancial mejora de costos.

BUE - TUC

Está claro que el hecho de que los productos se ensamblen en Tierra del Fuego no es el único motivo del alto precio que sufrimos los consumidores, pero no hay duda tampoco de que la logística es un factor determinante y que contribuye mucho en la construcción del precio, y que en este sentido el sistema sureño argentino es altamente ineficiente y falto de competitividad.

Desde los puntos de vista comercial y económico realmente no tiene sentido, así que si buscamos razones para este diseño de la producción nacional habrá que encontrarlas únicamente en la política. Desde la política surgirán por lo tanto también las mejoras que se le puedan hacer, que  como salta a la vista, son muchas y profundas. Mientras tanto, siempre es bueno que tengas al menos una idea de por qué estás pagando demás.