Archivos Mensuales: julio 2015

Leyendas en azul profundo: La Laguna de la Niña Encantada.

“Había una vez una hermosa princesa india que se llamaba Elcha. Su belleza era realmente llamativa y era la alegría de la tribu.” 

Así comienza la leyenda que se puede leer en un pulcro cartel a orilla del agua, a unos 6 kilómetros de Los Molles, en Malargüe, provincia de Mendoza. La Laguna de la Niña Encantada es un lugar para visitar de paso hacia o desde Las Leñas y que puede combinarse con una parada en El Pozo de las Ánimas, que está muy cerca y también tiene sus leyendas.

Estacionamiento

Al salir de la Ruta Provincial 222 se estaciona y se cruza el río por el Puente de Elcha rumbo a la laguna.

Se trata de una formación geológica hoy de forma semicircular y llena de un agua con unos colores azulverdosos que serán el éxtasis de los ojos. Un lugar que, aunque pequeño, es dueño de una belleza increíble; muchísimo más si uno tiene la suerte de no coincidir con ningún contingente grande de turistas: en ese caso el agua serena y transparente que deja ver tanto el suelo de la laguna como la fauna ictícola que habita en ella y el silencio profundo del lugar funcionarán como un verdadero tranquilizante para todo aquél que llegue de la frenéticamente acelerada ciudad, y por supuesto, pueda hacer la pausa y disfrutarla.

Propiedad Privada

El ingreso está demarcado por la tranquera y reza claramente que es propiedad privada.

Si bien no se llegan a ver, debajo del piso de la laguna se extiende una cantidad de túneles formados por la acumulación de bloques de roca. Los afluentes subterráneos le suministran un agua cristalina que en combinación con la lava expulsada en épocas pasadas por los cráteres del norte de esta zona volcánica hacen de esta laguna un lugar único.

Aguas Verdes

La roca de origen volcánico cubre los afluentes que alimentan la laguna subterráneamente.

Lo que no es único es el hecho de que, como otros paisajes dignos de ser visitados que encontramos en el viaje, la laguna se trata de un recinto privado. Llama la atención que montañas o espejos de agua naturales formen parte de una propiedad privada, pero celebramos que se los pueda visitar y que el precio de la entrada sea además algo lógico para lo que debe ser la mantención del lugar.

Peces en el agua

El agua es tan transparente que permite fotografiar sin problemas a las truyas que nadan en ella.

Con la salvedad, claro, de la cripta con la imagen de la virgen ubicada al fin del sendero justo al margen de la laguna, que realmente no se entiende qué hace ahí porque queda totalmente fuera de lugar. No por estar en contra de la Iglesia y sus imágines, sino porque uno no encuentra la relación entre ésta y la laguna. Esto, sumado a los puntos de selfie especialmente diseñados para dejar la cámara en automático y autoretratarte, y a los totalmente artificiales miradores, da cuenta de que está muy armado para el turismo y ahí un poco la magia se pierde, aunque cuando mirás el fondo de la laguna a través del agua autóctonamente transparente esa sensación se te va enseguida.

El rio

Al río se lo veía angosto pero a juzgar por el puente debe crecer bastante.

Es una lástima que se pueda apreciar la laguna sólo a lo lejos sin poder bajar a tocar el agua, porque la verdad que tanta cristalinidad tienta, más en un día de calor como ese en que la visitamos; pero por otro lado es también entendible y hasta esperable que así sea. Si estuviera habilitada a que nos bañemos en ella, difícilmente podría conservarse en ese estado tan puro.

Laguna entre las piedras

Los colores azul y verde se fusionan de forma increible y cambian con el correr de las horas.

Así es este lugar que podés conocer luego de cruzar el río por el Puente de Elcha. En él se mezclan la tranquilidad y belleza del lugar, los devotos católicos que van a dejarle sus ofrendas a la virgen, y las leyendas sobre una historia de joven amor indígena que ante un casamiento arreglado, encuentra la muerte en estas frías aguas de la coordillera dándole un sello de misticismo.

Los precios

En la entrada están publicados los precios: $20 para adultos y la mitad para menores. Jubilados $15.

Tendrás que ir y conocerlo por vos mismo. Y quizá si vas bien temprano tengas algo de suerte como un buen hombre que me encontré ahí y que se dio el lujo de filmar el paso de las horas sobre el agua casi desde el amanecer, con los cambios de colores y tonalidades que eso supone. De seguro un espectáculo maravilloso digno de ser registrado en un excelente timelapse. Quizá algún día vuelva con este objetivo y te pueda mostrar el video en este mismo blog.

Anuncios

El impresionante Pozo de las Ánimas

Hay paisajes a los que cuando uno llega siente que se encoge. Son ejemplos de esto la inmensidad del mar, la base del Aconcagua o el mirador del Fitz Roy o de las Torres del Paine, por nombrar sólo algunos de los que conozco. Pero difícilmente nos pase eso frente a… un pozo. Salvo, que el que tengas en frente sea el Pozo de las Ánimas.

A mitad de camino del Valle de las Leñas, sobre la Ruta Provincial 222 se ubica una increíble formación geológica llamada “dolina”, que es ni más ni menos que un pozo con un espejo de agua dulce en el fondo. En este caso, en realidad, se trata de dos grandes cavidades separadas una de otra por una pequeña pared de tierra. El origen de estas formaciones son cavernas subterráneas creadas por las filtraciones y la acción de las napas freáticas que terminan provocando el hundimiento de los terrenos en la superficie hasta lograr lo que hoy en día se ve a simple vista.

Vacas en la 222

La Ruta Provincial 222 es transitada, pero no sólo por vehículos a motor…

Lo que te saca el aliento es el tamaño y la profundidad, en especial de la olla principal, cuyo perímetro está protegido por un alambrado para evitar que se produzca algún accidente. No quiero pensar en cómo salir de allí si te llegás a caer. Según un estudio de 1981 el pozo tiene 200 metros de diámetro y una profundidad hasta la superficie del agua de 80 metros, mientras que el agua en sí, hasta el punto más profundo del pozo cuenta con otros 21 metros de profundidad.

Ingreso al Pozo

El ingreso al Pozo de las Ánimas desde la ruta puede pasar desapercibido.

Llegar hasta allí es muy fácil, pero habrá que estar atento a la cartelería porque uno puede pasar fácilmente de largo sin darse cuenta por la ruta. Quizá algo similar le pasó a la tribu chilena que perseguía a sus vecinos de este lado de la coordillera, hace muchos años atrás. Dice la leyenda que los fugitivos sólo se relajaron cuando dejaron de oír los gritos de sus perseguidores, y que al volver atrás al día siguiente con la luz del sol, unos gemidos llamaron su atención, guiándolos hasta la boca del enorme pozo que se había abierto debajo de los pies de los atacantes en cuyo fondo se quejaban los moribundos. A partir de allí, la formación fue conocida como “El lugar donde lloran las ánimas”.

Pozo Profundo

Con 80 metros desde la superficie hasta el agua, el pozo impone respeto.

La visita es una parada en la ruta, con lo cual es gratuita y puede durar unos minutos o todo lo que uno quiera. Es ideal para hacer una parada en el viaje a Las Leñas, o para acercarse de paso a la Laguna de la Niña Encantada que está muy cerca, y a la que vas a conocer en alguno de los próximos posts.

Galería fotográfica de La Catedral de La Plata.

Hay lugares con paisajes que te deslumbran, en los que si tenés una cámara fotográfica a mano el problema principal será decidir hacia dónde disparar, y ante la imposibilidad de tomar una decisión correcta uno termina gatillando hacia todos lados, muchas veces incluso parado desde el mismo lugar, porque cada punto cardinal ofrece una imagen que vale la pena. A unos 70 kilómetros de la Capital Federal, en el céntro geográfico de la Ciudad de La Plata, su Catedral genera este tipo de impulsos. No son paisajes los que te obligan a levantar la cámara y apuntar, sino los detalles en las paredes y ventanas, lo alto de sus columnas, y la gran cantidad de obras de arte y ornamentos que se alzan aquí y allá.

Una excursión fotográfica por una iglesia que tiene el poder de impresionar incluso al más ateo. Pasá y visitá en imágenes la Catedral de La Plata.

Catedral

Las torres principales fueron lo último en construirse pero al hacerlo se siguieron los planos de Beinot al pie de la letra. En la fachada hay 57 imágenes religiosas construídas en símil piedra.

Estatuas entrada

Cruz fachada

Al ingresar lo que impacta de inmediato es el tamaño del edificio y lo alto de los techos, aún cuando ya viéndolo desde el exterior deberías esperarte algo así.

Techos y ventanas Pasillo Interior Altar menor

Los diferentes niveles de luminosidad dentro de la iglesia dan para jugar al claroscuro con la cámara.

Claroscuro

Los vitrales son una obra de arte en sí mismos. Los primeros llegaron en 1937 desde Alemania pero el estallido de la Segunda Guerra Mundial obligó a comprar los demás en Francia.

Techos y ventanas Organo Fuente con vitral

La madera tiene mucha presencia dentro de la iglesia.

Interior madera Obras de Arte Atrio

Pero como en todo templo católico, las imágenes dominan la escena.

Virgen Primer Plano Estatuas 2

Algunas invitan a jugar con la cámara y las perspectivas.

Perspectiva

Otras, como el Vía Crusis, son casi obligadas.

Via Crusis

Y por supuesto la más importante es siempre la de Jesús crucificado.

Jesus

Mientras que la más impactante es Jesús luego de que lo bajaran de la cruz.

Jesus ya crucificado

Así pasó la excursión fotográfica por la Catedral de La Plata. Si querés saber más sobre esta impresionante iglesia y aún no lo hiciste, te recomiendo pasar por el post anterior. Y por supuesto, la próxima vez que visites la capital bonaerense no dejes de entrar a este templo.

La imponente Catedral de La Plata: una obra de arte en sí misma.

Como en toda ciudad capital, cuando uno llega a La Plata se hace obligatorio una vuelta por el centro cívico y la plaza principal, pero en este caso hay un edificio en particular que resalta por sobre todo lo demás. Con sus 7000 metros cuadrados y 112 de alto si consideramos las dos inmensas torres de la fachada, la Catedral de La Plata se alza imponente frente a la Plaza Moreno y ostenta el récord de ser el más grande templo neogótico de Sudamérica, e incluso uno de los más grandes del mundo, razón por la cual figura inscripta en los mármoles de la Basílica de San Pedro en Roma.

Altar Mayor

La sillería del coro y el Trono Arzobispal se construyeron en 1936 con roble de Eslabonia.

No hace falta que seas católico para disfrutar de esta visita. Basta tan sólo con querer apreciar la rebuscada y sobrecargada arquitectura del edificio, los relieves en sus paredes y columnas o las obras de arte que hay en su interior. Tanto por fuera como por dentro la catedral quita el aliento.

Estatuas

La catedral está llena de obras de arte por donde se la mire.

Luego de un fallido concurso internacional para su contrucción se le encomendó al ingeniero Pedro Beinot el desarrollo del proyecto para el templo. El en ese entonces Director de Obras Públicas de la ciudad se inspiró en las catedrales góticas de Amiens en Francia y de Köln en Alemania. Dos años después de la fundación de La Plata, el 30 de abril de 1884 se colocaría la piedra fundacional de la iglesia, cuya construcción comenzaría al año siguiente y finalizaría recién en 1999 cuando la Fundación Catedral tomara a su cargo la restauración del edificio y la construcción de las dos enormes torres que habían quedado inconclusas en 1932, año de su inauguración oficial.

Estatua exterior

57 imágenes religiosas de entre 3 y 4 metros de alto se alzan en la fachada de la Catedral

Desde el exterior ya se la ve imponente con su fachada de ladrillos rojos a la vista, pero la sensación de estar parado al pie de la escalinata y mirar hacia arriba es difícil de explicar. Por sobre las paredes las imágenes religiosas se alzan por todos lados, algunas incluso de aspecto un tanto tenebroso.

Columnas

Los primeros vitrales son de Alemania. La 2da Guerra obligaría a encargar el resto a Francia.

Y el interior es algo que no defrauda. Las expectativas que te haya generado la vista exterior de la catedral se verán totalmente cumplidas una vez dentro. Los techos elevadísimos están decorados con relieves, lo mismo que las columnas. Y ni hablar de la cúpula del altar mayor con estatuas custodiándola alrededor, iluminadas por un tenue tono amarillento.

Cupula

Las imágenes de la cúpula central permanecen iluminadas con un sereno color amarillo.

Es realmente difícil describir con palabras lo que te vas a encontrar en este lugar. Lo mejor es que vayas y lo conozcas vos mismo, pero si todavía no podés, o si ya fuiste y querés volver a verlo, te invito a pasar el jueves que viene por la galería de fotos de La Catedral de La Plata para ver todas las imágenes que no entraron en este post.

Mientras tanto, a modo de adelanto, te dejo este impresionante video de la catedral, captado desde un drone que la recorrió por dentro.

Si te gustaron las imágenes, no faltes el jueves!

La Cascada de Manqui Malal: caminata paleontológica.

En Malargüe hay muchas excursiones para hacer y algunas de ellas se pueden combinar para aprovechar mejor el día. En este sentido, la visita a la Caverna de las Brujas que podés ver en este post es ideal para empalmarla con la caminata hasta la Cascada de Manqui Malal. Yendo hacia el sur por la RN 40, a unos 30 km de distancia de la ciudad de Malargüe, en la zona conocida como Cuesta del Chihuido, vas a encontrar el portón de ingreso que podés ver en la foto de portada de este post.

Agua Cascada

El agua de la cascada cae desde 30 metros de altura.

Se trata de una pequeña cascada de unos 30 metros de altura alimentada por agua de vertiente que, si es verano, uno agradece infinitamente que sea potable. Para llegar hasta ella habrá que realizar una caminata de aproximadamente media hora de duración, denominada “paleontológica” debido a la gran cantidad de fósiles marinos que uno va encontrando a medida que avanza. Cabe recordar que esta zona estaba cubierta por el océano hace millones de años atrás, cuyos rastros aún hoy podemos ver por doquier.

Fosil

Los fósiles marinos son visibles en las piedras a lo largo del recorrido.

El ingreso es únicamente con guía y a valores del verano 2015 tiene un costo de $50 que se pagan en el lugar. Yo la visité en marzo, y aún no siendo temporada alta las salidas eran casi constantes: si había gente interesada al rato de que volviera un grupo salía el siguiente. Lo único que cambiaba era que a esa altura del año había quedado una sola guía, mientras que en temporada son varios.

Fosil Gigante

Algunos fósiles son de tamaño considerable…

El recorrido es muy tranquilo y para quién esté interesado en el tema de los fósiles resultará interesante. Si ese no es tu caso seguramente con la espectacularidad de otras excursiones en los alrededores esta no será la que más destaque, pero caminar entre las “Bardas del Cóndor” (traducción de Manqui Malal de su mapuche original al castellano) será una buena opción para bajar un cambio y hacer algo más tranquilo. Si estás con chicos, seguro que el llegar a la cascada y refrescarte bajo el chorro de agua será un momento muy disfrutable.

Camino Esforzado

La caminata es apta a todas las edades, aunque en algún punto hay que trepar.

Si llegás en horas del mediodía el lugar cuenta con un restaurant que se amolda a todos los bolsillos. Podés comerte tanto unas empanadas a $12 cada una o bien gastarte unos $190 para probar el chivito que se lo veía venir en platos contundentes. Claro que no es recomendable para la previa a la caminata bajo el sol fulminante, pero si ya estás de vuelta y el presupuesto lo aguanta puede ser una buena opción.

El camino

Las paredes de piedra llamadas “bardas” junto a los cóndores le dan el nombre al lugar.

La provincia de Mendoza está llena de lugares interesantes para visitar, y de a poco en Ahicito Nomás te voy contanto las que conocemos. Visitar el blog es una opción totalmente gratuita, así que te espero por acá la semana que viene!